EL NUEVO AUDI TT COUPÉ: PASIÓN POR LA POTENCIA

Nos encontramos ante un automóvil de culto, todo un icono. El Audi TT, lanzado al mercado el otoño de 1998, ha conquistado con ímpetu el segmento de los coupés deportivos y ha dado al perfil de la marca un nuevo significado. Audi presenta ahora la segunda generación de este fascinante modelo. El nuevo TT Coupé se presenta aún más dinámico que su predecesor, tanto en el diseño como en la transmisión de fuerza y el tren de rodaje.

Ya el diseño del nuevo Audi TT Coupé es símbolo inequívoco de la majestuosidad, la estabilidad y la fuerza de un deportivo de pura sangre. La poderosa estructura básica y la estrecha y baja franja acristalada de las ventanillas constituyen una escultura de líneas discretas. El equipo de diseño de Audi ha perfeccionado con delicadeza el código óptico del modelo predecesor, basado en la combinación de círculos y cúpulas. El nuevo TT causa un efecto de mayor extensión y parece, aún estando parado, ansioso por moverse hacia delante; las tensas superficies de chapa realzan la impresión de movimiento dinámico. En comparación con su predecesor, el TT ha crecido 137 mm de largo, con lo que se sitúa en 4.178 mm, y 78 mm de ancho, siendo el total de 1.842 mm.

La carrocería se ha fabricado en aluminio y acero según el método de construcción Space Frame ASF desarrollado por Audi. Por primera vez se han empleado distintos materiales a la vez. Un 69% de la carrocería consta de aluminio; los componentes de acero que suponen el 31% restante se encuentran en la zaga con la intención de repartir de forma equilibrada las cargas de los ejes. Con la intención de aumentar la propulsión, al alcanzar los 120 km/h, un spoiler emerge del portón del maletero.

También el nuevo Audi TT está disponible en principio en su versión coupé de 2 + 2 plazas; el modelo Roadster, totalmente independiente, saldrá al mercado más adelante. En sus medidas básicas, el maletero, al que puede accederse con facilidad gracias a las grandes dimensiones del portón, tiene una capacidad de 290 litros; al abatir el respaldo de los asientos traseros, el volumen aumenta hasta los 700 litros. Los asientos deportivos garantizan una excelente sujeción lateral y están disponibles con tres tapicerías de cuero diferentes.

El cockpit está estrictamente orientado al conductor y perfectamente distribuido desde el punto de vista ergonómico. En él vemos reflejado en distintos elementos el diseño circular ya clásico del TT, por ejemplo en los difusores de aire centrales.

Para la propulsión se ha optado por dos potentes motores de gasolina. El cuatro cilindros 2.0 TFSI con inyección directa de gasolina FSI y turbocompresor rinde 200 CV (147 kW). Es capaz de acelerar al Audi TT con caja de cambios manual de seis marchas hasta los 100 km/h en solo 6,4 segundos y le permite alcanzar una velocidad punta de 240 km/h. El 3.2 V6, un motor de aspiración con característico sonido, rinde 250 CV (184 kW). Sus prestaciones: 5,7 segundos de 0 a 100 km/h y 250 km/h de velocidad máxima (limitada electrónicamente).

Ambos motores están equipados con una caja de cambios manual de seis velocidades, aunque el equipamiento opcional ofrece la posibilidad de montar el dinámico cambio de doble embrague S tronic. Mientras que el cuatro cilindros integra tracción delantera, el V6 distribuye su par motor tanto al eje trasero como delantero a través de la tracción integral permanente quattro; una tecnología exclusiva en el segmento de los coupés deportivos.

El tren de rodaje dinámico de Audi ha sido perfeccionado y sometido a nuevos ajustes para su implementación en el TT Coupé. Una de las características de este tren de rodaje es un comportamiento del volante neutral que tiende al subviraje hasta la situación límite. La concepción deportiva proporciona placer de conducción, agilidad y un majestuoso comportamiento en marcha.

En ensanchamiento de la vía con ruedas más grandes de 16 a 19 pulgadas y las numerosas intervenciones en el ámbito de la elastocinemática han sido aspectos de gran importancia para los ingenieros de Audi. El nuevo eje trasero de varios brazos proporciona un óptimo dinamismo en marcha que alcanza en nivel de un deportivo de competición.

Como opcional puede optarse por el sistema de amortiguación de alta tecnología Audi magnetic ride. En el aceite de los amortiguadores circulan minúsculas partículas magnéticas.

Al aplicar una tensión, estas partículas modifican en cuestión de milisegundos la línea características de la amortiguación. La regulación adaptiva proporciona, en función de la situación de conducción y de la selección del conductor, un alto confort de rodadura y un dinamismo consecuentemente deportivo.

El equipamiento de serie del nuevo Audi TT incluye un climatizador automático y un volante de cuero deportivo que como característica presenta la parte inferior achatada. El volante no solo combina de forma excelente con el vehículo deportivo, sino que además facilita el acceso y la salida del mismo. Los difusores de aire, los radios del volante y numerosos elementos de mando han mantenido su diseño en aluminio.

En cuanto al equipamiento opcional, los clientes pueden optar entre distintas soluciones técnicas, entre ellas el sistema de iluminación dinámica en curva adaptive light y la ayuda de aparcamiento Audi parking system.

En el nuevo TT se presenta una nueva generación de equipos de audio. Equipos que se caracterizan por su ultramoderna técnica de recepción y reproducción, así como por su intuitivo manejo: seis teclas de función, denominadas softkeys, permiten el control de diversas funciones según el menú seleccionado. El equipo de radio Chorus con reproductor simple de CD pertenece al equipamiento de serie. Para los teléfonos móviles se suministra una interfaz Bluetooth. El funcionamiento del teléfono puede manejarse por medio del MMI, el volante multifuncional o a través de comandos por voz. El manejo del sistema de navegación opcional se basa en el ejemplar sistema MMI procedente de las gamas Audi A6, A8 y Q7.

Esta entrada fue publicada en Audi. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario