El nuevo Alas de Gaviota de Mercedes-Benz

Por primera vez en los más de 40 años de vida de la marca prestacional de Mercedes-Benz, AMG presenta un deportivo de desarrollo propio, el Mercedes-Benz SLS AMG. El súperdeportivo apasiona con su carga de tecnología única: Carrocería y chasis de aluminio con puertas en ala de gaviota, motor central delantero AMG 6,3 litros V8 con 571 CV y engrase por cárter seco, cambio de siete marchas de doble embrague. El idóneo reparto de pesos de 48 /52 por ciento entre los ejes delantero y trasero, así como el bajo centro de gravedad acentúan la deportividad sin compromiso de este deportivo.

La utilización del aluminio para la carrocería y el chasis hace que el peso en vacío de este coche sea de 1620 Kg., lo que arroja una relación peso/potencia de 2,84 Kg/CV. El par máximo de 650 Nm se alcanza a 4.750 rpm en este motor de aspiración. El alas de gaviota acelera de 0 a 100 Km/h en 3,8 segundos y alcanza una velocidad máxima de 315 Km/h.

La utilización de componentes de elevada rigidez compensa el incremento de carga procedente del aumento de potencia del motor. Los pistones forjados, una bancada reforzada, la estructura del cárter optimizada y un engrase mejorado con una bomba de muy alta presión, se encargan de la durabilidad del grupo. Pese a las mayores cargas y solicitaciones del material, el peso del motor se ha reducido, pesando 206 Kg y arrojando una relación peso/potencia para el motor de 0,36 Kg/CV, lo que le sitúa en primer rango a mucha distancia de sus competidores. Adicionalmente y debido a las medidas tomadas en refrigeración y lubricación del motor, su consumo homologado no supera los 13 l/100 Km.

El motor V8 de 6,3 litros AMG entrega su abundante potencia a través de un ultraligero árbol de transmisión en fibra de carbono – similar al utilizado en los Clase C del DTM. El cambio va montado en el eje trasero (esquema transaxle) y va conectado al motor a través de una tubería que aloja el árbol de transmisión. Las ventajas de esta sofisticada solución están asociadas con la rigidez de la unión entre el motor y el cambio necesario ante el enorme par suministrado. Un nuevo cambio AMG de doble embrague y siete velocidades se encarga de transferir el par a las ruedas sin tirones al cambiar de marcha. El conductor puede elegir entre cuatro tipos de escalonamiento para el cambio de marchas, desde el más confortable hasta el más deportito, incluyendo la función RACE START. El diferencial autoblocante, integrado en la carcasa del cambio, se encarga de una óptima motricidad.

Los discos de freno cerámicos, de gran diámetro, pesan un 40% menos y los neumáticos, especialmente desarrollados para el SLS AMG, de 265/35 R 19 delante y 295/30 R 20 detrás, procuran un excelente aplomo y agarre.

Esta entrada fue publicada en Mercedes Benz. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario