EL FILTRO DE PARTÍCULAS (FAP): TECNOLOGÍA AL SERVICIO DEL MEDIO AMBIENTE

Cuatro años después de su comercialización, el filtro de partículas (FAP) sigue siendo una innovación que se adelanta a las futuras normas de protección medioambiental de la Unión Europea.

Presente en el C4, el Xsara Picasso, el C5 y el C8, el filtro de partículas elimina casi todas las emisiones de partículas diésel y de humo negro. El nuevo motor V6 HDi del Citroën C6 también contará con él. Este filtro retiene las partículas sin quemar rechazadas por el motor y garantiza su combustión. De este modo, el nivel de emisiones de partículas del motor HDi, especialmente bajo, gracias a la tecnología de la inyección directa common rail, es aún menor. El sistema FAP refuerza así las cualidades del motor diésel, en cuanto a protección del medio ambiente.

El FAP sigue estando en pleno desarrollo, lo que ha permitido llevar las operaciones de mantenimiento cada 120.000 km, gracias al uso de un nuevo aditivo. Mientras que las primeras generaciones del FAP lo precisaban cada 80.000 km, las más recientes lo requieren, dependiendo de los vehículos y la motorización, entre 120.000 km y 180.000 Km. La aplicación de un nuevo elemento filtrante y de un nuevo aditivo permitirá un FAP sin mantenimiento.

Esta entrada fue publicada en Citröen. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario