El departamento de Blindados de Mercedes-Benz celebra su 80 aniversario con la nueva limusina de representación oficial S 600 Pullman

Ya el primer Mercedes-Benz blindado de la historia era una versión Pullman del modelo Nürburg 460 (W08) presentado en 1928. Le siguieron, a principios de la década de los treinta, el «Gran Mercedes» 770 (W07), con el que el emperador japonés Hirohito disfrutaba de una protección personal conforme a su rango, y las variantes blindadas de los modelos 500 (W08) y 770 (W 150). En los años sesenta, el legendario Mercedes-Benz 600 asumió las funciones de vehículo oficial, papel que desempeñaría durante casi treinta años, no sólo al servicio del Gobierno de la República Federal de Alemania, sino también de altos dignatarios de numerosos países y muchas casas reales. Otras ejecuciones blindadas del Mercedes-Benz S-Guard sucedieron a estos célebres modelos. La más reciente es el S 600 Pullman Guard.

Al igual que los vagones de viajeros de gran capacidad y dotados de comodidades especiales de los que procede el nombre pullman, el S 600 Pullman Guard ofrece una amplitud excepcional y máximo confort. Su generoso interior es fruto del aumento de la batalla en 115 cm respecto a la versión larga de la Clase S, alcanzando ahora 4.315 mm. Su longitud total de 6.356 mm otorga al S 600 Pullman Guard un formato regio. La nueva limusina Mercedes-Benz Guard brinda a sus ocupantes no sólo el máximo nivel de confort, sino también un espacio opulento para reuniones presididas por la discreción, así como todos los equipos necesarios de telecomunicación y entretenimiento. Para tener todo bajo control en cualquier situación y disfrutar en todo momento de un ambiente sumamente confortable e individual.

Proyectada sobre la base del S 600
El S 600 Guard, el modelo tope de gama de Mercedes-Benz Guard, constituye la base técnica de la nueva limusina Pullman. La propulsión corre a cargo de un motor V12 biturbo que a partir de sus 5.513 cm³ de cilindrada desarrolla una potencia de 517 CV y un impresionante par máximo de 830 Nm.

El tren de rodaje y la estructura básica del vehículo se han sometido a importantes modificaciones. Añadir simplemente una pieza de prolongación no garantiza a largo plazo la estabilidad necesaria para hacer frente a la mayor batalla. Con las medidas de adaptación se crea una sólida base para montar importantes (aunque también pesados) elementos de protección especial. Por otro lado, la nueva limusina de representación oficial ha visto incrementada la altura del techo, lo que permite un acceso aún más cómodo y mayor libertad de movimientos. En la parte posterior del habitáculo, tras la pared separadora, pueden viajar a todo confort cuatro personas en cómodos asientos dispuestos frente a frente, como es habitual en los Pullman.

Blindaje integrado para una excelente seguridad
El Mercedes-Benz S 600 Pullman Guard protege eficazmente a sus exigentes ocupantes frente a ataques terroristas. El nivel de protección máxima (B6/B7) especificado para este modelo ha sido reconocido y homologado por instituciones oficiales, y satisface incluso otros requerimientos que trascienden las normas, establecidos y verificados por instancias oficiales e independientes. Su carrocería blindada actúa a modo de escudo invulnerable incluso a los disparos efectuados con armamento militar, y ofrece una eficaz protección contra metralla de granadas de mano y otros artefactos explosivos. Otros elementos de seguridad son los neumáticos con propiedades de rodaje de emergencia, el depósito de combustible autohermetizante y el extintor de incendios. A fin de ofrecer una protección realmente excepcional, la limusina Pullman se fabrica blindada desde el primer hasta el último tornillo: los elementos de protección y refuerzo en puertas, pared posterior, laterales, techo interior, salpicadero, etc. no se añaden a posteriori una vez concluido el automóvil de serie, sino que se integran en la carrocería desde un principio, en un proceso de producción independiente. De este modo se incorpora una especie de coraza al habitáculo completo. Los especialistas incluyen en el concepto de seguridad integrada los largueros del techo, las cerraduras y las juntas de puerta, así como las fijaciones de los retrovisores exteriores. El resultado es un vehículo con el nivel de calidad propio del sello Mercedes y con un grado de protección óptimo incluso en las zonas a las que sería imposible acceder en una fase posterior a la producción.

Otra ventaja del blindaje integrado es que los elementos de protección no se convierten en un lastre para la carrocería del vehículo, sino que refuerzan su estructura. Este concepto permite además incorporar en la estructura de la carrocería, desde el principio, todos los refuerzos necesarios a consecuencia del mayor peso de los elementos de protección adicionales. De este modo queda garantizada una durabilidad fuera de serie y la elevada calidad que caracteriza a los modelos de serie de la marca automovilística de Stuttgart.

En los modelos Guard se mantienen intactos también el excelente confort y sua-vidad de marcha y el excepcional comportamiento en ruta de los modelos de se-rie. El generoso dimensionamiento de los componentes del tren de rodaje y de los frenos garantiza un comportamiento rutero prácticamente idéntico al de los modelos de serie, de forma que el conductor disfruta en todo momento del placer de conducir un auténtico Mercedes con grandes reservas dinámicas. Además, el tren de rodaje está diseñado de forma que el aumento de peso no repercute negativamente sobre el confort.

Muchos años de estrecha cooperación con autoridades y cuerpos de seguridad nacionales e internacionales sientan la base de la alta calidad de los vehículos blindados de la marca de la estrella. Gracias a esta intensa colaboración desde hace decenios, los especialistas de Mercedes-Benz amplían continuamente su competencia en producción y desarrollo, y pueden hacer frente a las más altas exigencias gracias a su gran experiencia en materia de seguridad personal y ba-lística. Gracias a la protección especial integrada, la calidad de las pinturas y de la pro-tección anticorrosión se sitúa al mismo nivel de los vehículos de serie Mercedes-Benz. Al igual que todos los modelos Guard, las limusinas Pullman pueden acudir a cualquier taller autorizado Mercedes-Benz en todo el mundo para efectuar los trabajos periódicos de mantenimiento. De este modo se disfruta de un servicio postventa al más alto nivel, de gran fiabilidad y sin complicaciones burocráticas.

Aniversario: 80 años de protección especial de fábrica con Guard
La empresa Mercedes-Benz, inventora del automóvil, se ha comprometido siempre a perfeccionar la técnica automovilística al más alto nivel y a establecer nuevos referentes. Este elevado grado de autoexigencia es válido también para los vehículos blindados, como demuestra la singular tradición de la marca de la estrella en este campo. Con el modelo Nürburg 460 de 1928 Daimler-Benz fue la primera empresa que equipó de fábrica sus limusinas con componentes especiales capaces de proteger eficazmente a sus ocupantes frente a disparos y atentados con explosivos. Desde entonces, la empresa de Stuttgart lleva ocho décadas investigando nuevos materiales y efectuando sistemáticamente tareas de desarrollo que han situado a Mercedes-Benz en una posición privilegiada en la fabricación de vehículos blindados.

Al Mercedes-Benz Nürburg 460 con protección oficial le siguieron en los años treinta y cuarenta las variantes blindadas del «Gran Mercedes» 770 y de los modelos 500 y 540 K.

En septiembre de 1963, Mercedes-Benz presentó un nuevo y exclusivo vehículo de representación oficial acorde a las más altas exigencias: el legendario Modelo 600. Poco después de su presentación, el Gobierno alemán expresó a Daimler-Benz el deseo de disponer de una variante blindada para los altos mandatarios que visitaban el país. Comenzaba así para los ingenieros de Stuttgart una nueva era en la fabricación de vehículos blindados, que exigía replantearse algunos principios (debido, entre otras cosas a que se iba imponiendo el principio de carrocería autoportante). Dado que en aquel entonces ningún otro fabricante alemán producía vehículos blindados de fábrica y las berlinas Mercedes-Benz gozaban de enorme prestigio entre los gobiernos de todo el mundo, surgió una estrecha cooperación entre las autoridades alemanas y Daimler-Benz. Durante el curso de la misma, la marca automovilística de Stuttgart dio forma a nuevos planteamientos técnicos. Esta intensa colaboración contribuyó a crear la base de las normas europeas actualmente en vigor que establecen los distintos niveles de protección para automóviles blindados.

En 1970, tras diversos atentados perpetrados a diplomáticos en Latinoamérica, se registró un repentino aumento de la demanda de vehículos de protección especial. Daimler-Benz ofreció una respuesta adecuada con sus vehículos blindados del modelo 280 SEL 3.5. Con las actividades del grupo terrorista RAF en Alemania en la década de los setenta creció de nuevo la demanda de este tipo de automóviles. Mercedes-Benz fabricó variantes con protección especial de los modelos de ocho cilindros 350 SE, 350 SEL, 450 SE y 450 SEL que se suministraron a una serie de clientes seleccionados, entre los que se encontraban instituciones estatales y Gobiernos de distintos países de Europa y ultramar.

Desde entonces, todas las generaciones siguientes de la Clase S se han puesto a disposición de los clientes también en versión blindada: tanto las berlinas de la serie 126 como los modelos de las series 140, 220 y la actual 221. Junto a los S-Guard, Mercedes-Benz ofrece hoy en día variantes de protección especial de sus modelos de las Clases E (E-Guard) y G (G-Guard).

Mercedes-Benz ofrece protección alta y protección máxima
Mercedes-Benz aprovecha el know-how adquirido a lo largo de muchos años para proporcionar respuestas a las más distintas amenazas en todo el mundo, y ofrece sus modelos Mercedes-Benz Guard con diferentes niveles de protección según la norma europea:
• Vehículos de protección alta (B4): resisten impactos de munición para pistola de gran calibre y están pensados especialmente para hacer frente a la creciente delincuencia relacionada con el consumo de drogas y a la brutalidad cada vez mayor de los atracadores callejeros.
• Vehículos de protección máxima (B6/B7): oponen eficaz resistencia ante la amenaza de un atentado terrorista. Su carrocería blindada actúa a modo de escudo frente a los disparos efectuados con armamento militar, mucho más violentos que la munición de pistola. Además opone resistencia a la metralla de granadas de mano y otros artefactos explosivos.

Esta entrada fue publicada en Mercedes Benz. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario