El coche biónico de Mercedes-Benz

DaimlerChrysler está utilizando un nuevo concepto de vehículo para examinar el enorme potencial de la biónica en el desarrollo del automóvil y ha obtenido unos resultados sobresalientes en consumo de combustible y emisiones con una combinación de tecnología pionera en motores diésel y métodos innovadores del control de emisiones.

Para diseñar el coche biónico, los ingenieros de Mercedes-Benz han recurrido por primera vez a un ejemplo específico de la naturaleza, que no sólo conjuga las ideas de aerodinámica, seguridad, confort y compatibilidad medioambiental del coche en términos de detalles, sino también de forma y estructura como un todo; el ejemplo ha sido el pez cofre (ostracion cubicus).

A pesar de su cuerpo en forma de paralelepípedo, o cofre, este pez tropical está, de hecho, extremadamente perfilado y cuenta con una hidrodinámica ideal. Con un modelo a escala construido de la manera más fiel posible al pez cofre, los ingenieros de Stuttgart lograron alcanzar en el túnel de viento un coeficiente aerodinámico de sólo 0,06.

Esta entrada fue publicada en Mercedes Benz. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario