El Canciller Schröder Inaugura la Nueva Fábrica de Opel

  • Se considera la fábrica de automóviles más moderna del mundo
  • Gran productividad y calidad, máxima flexibilidad y ergonómicas excelentes
  • El nuevo Vectra es el primer modelo que sale de la línea de esta nueva planta

Rüsselsheim. Las nuevas instalaciones de producción de Opel en Rüsselsheim han sido oficialmente inauguradas hoy por el Canciller Gerhard Schröder. La nueva planta de automóviles establece estándares innovadores y se puede afirmar que es la más moderna de todo el mundo. La gran productividad, el estricto aseguramiento de la calidad, la máxima flexibilidad y los estándares ejemplares de ergonomía son, entre otras, las características de estas avanzadas instalaciones de fabricación de automóviles, que han sido diseñadas y construidas de acuerdo con el Sistema de Producción de Opel, con una inversión de 750 Millones de Euros, lo que supone un récord que supera a lo que cualquier otro fabricante de automóviles alemán haya invertido en una nueva planta similar en los últimos años. Dicha inversión garantizará unos 6.000 puestos de trabajo en componentes y en la producción del vehículo en las instalaciones de Opel en Rüsselsheim.

En su discurso en la ceremonia de inauguración, presidida por el Canciller alemán, Gerhard Schröder, el Presidente y Consejero Delegado de Opel, Carl-Peter Forster ha afirmado: “La puesta en marcha de nuestra nueva planta indica el comienzo del futuro de Opel. Nuestras nuevas instalaciones de producción de Rüsselsheim establecerán los estándares para toda la industria del automóvil”. Entre los invitados a la inauguración han asistido el Primer Ministro del estado alemán de Hesse, Roland Koch, y el alcalde de Rüsselsheim, Stefan Gieltowski. Koch ha descrito el compromiso de la compañía con su ciudad natal, situada a orillas del río Main, como un paso importante hacia la consecución de un éxito duradero del estado de Hesse como ubicación industrial.

Tradicionalmente, Opel ha jugado un papel de liderazgo en la implementación de nuevos sistemas de producción. Cuando se introdujo por primera vez el Sistema de Producción de Opel en las instalaciones de la compañía en Eisenach, éste influyó en la producción moderna de automóviles de todo el mundo. El trabajo en esa planta, en el estado alemán de Turingia, comenzó en 1992, y todavía en la actualidad es considerada como la que marcó la pauta para una segunda revolución industrial. El concepto se ha ido mejorando constantemente hasta alcanzar hoy en día una etapa que queda representada en la nueva planta de producción de Rüsselsheim. Sin embargo, los procesos dinámicos han sido parte del Sistema de Producción de Opel desde el principio y asegurarán que los procesos de producción continúen siendo optimizados de acuerdo con los futuros desarrollos. Este enfoque dinámico mantendrá la nueva planta de producción a la cabeza de la fabricación de automóviles y asegurará que se continúe ofreciendo productos de gran calidad.

La planta de Rüsselsheim en su conjunto nació en el ordenador. Cada elemento de la estructura de los edificios, incluyendo la organización de la planta y los procesos optimizados del trabajo, se desarrollaron en realidad virtual. Los ingenieros y los programadores hicieron amplio uso de una planta tridimensional, y de planos de diseño y herramientas de simulación innovadoras. La animación por ordenador en tres dimensiones permite que se representen las condiciones reales con tal exactitud que las previsiones de los expertos en simulación nunca han cambiado más de un uno por ciento en la planta completa de forma real.

Programa de Aseguramiento de la Calidad con Cero Defectos

El primer modelo en salir de las líneas de producción es el nuevo Opel Vectra, que en breve competirá para alcanzar una posición de liderazgo en el mercado de berlinas de tamaño medio. Con la plena capacidad de tres turnos al completo, la planta es capaz de fabricar hasta 270.000 vehículos al año. Tanto la maquinaria instalada como las estructuras de organización son altamente flexibles para asegurar que todas las versiones del nuevo Vectra, que pasan por la línea, estén sometidas a un amplio programa integral de aseguramiento de la calidad. Este eficiente sistema de control de calidad se basa en el principio de “cero defectos”. A ningún empleado de ningún punto del proceso de producción se le permite aceptar un elemento defectuoso, proveniente de la estación de trabajo anterior, o entregar un trabajo suyo defectuoso a la siguiente estación del proceso de producción. Para conseguir que la plantilla ponga este principio en práctica, se han tomado una serie de medidas. El instrumento más importante es que cada empleado tiene derecho a parar la línea de producción si existe el riesgo de que no se cumplan los estrictos criterios de calidad. Además de esto, el personal de Aseguramiento de la Calidad chequea cada vehículo según unos estándares definidos con precisión. “La calidad de nuestros vehículos ya se sitúa considerablemente por encima de la media de la industria en la actualidad. El estricto programa de aseguramiento de la calidad del nuevo Opel Vectra nos ayudará a continuar esta tendencia positiva”, ha asegurado el Presidente y Consejero Delegado de Opel, Carl-Peter Forster.

Esta entrada fue publicada en Opel. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario