EL AUDI Q7 ESTRENA NUEVA MECÁNICA DE GASOLINA

La incorporación a la gama Q7 del nuevo motor V6 de 3.6 litros dotado de inyección directa de gasolina FSI abre una nueva vía de acceso al SUV de Audi en lo que a mecánicas de gasolina atañe. Se trata de un propulsor de elevado rendimiento, con 280 CV a 6.200 rpm, y que cuenta con un amplio margen de utilización, gracias a su elevado par máximo, 360 Nm, disponible entre 2.500 y 5.000 rpm.

La gama Audi Q7 cuenta ya, con la llegada del nuevo motor V6 3.6 FSI, con una mecánica diesel y dos de gasolina. La entrada en liza del nuevo motor aporta, por tanto, el equilibrio perfecto, convirtiéndose en la motorización de acceso a la gama de gasolina y el complemento ideal al propulsor estrella, el 4.2 FSI.

El nuevo V6 posee un ángulo entre sus dos bancadas de cilindros de 10,6 grados. Ese valor, extraordinariamente contenido, permite afirmar que se trata de una mecánica muy compacta. Su capacidad cúbica alcanza los 3,6 litros y cuenta con un bloque de acero de fundición gris. En cuanto a su distribución, de calado variable y con árboles de levas movidos por cadenas, cuenta con un accionamiento sin fricción de las válvulas por medio de balancines flotantes de rodillo con compensación hidráulica. Ello, junto con la eficacia del sistema de inyección directa de gasolina FSI, contribuye a unos contenidos niveles de emisiones, así como a un óptimo rendimiento termodinámico. Desarrolla una potencia máxima de 280 CV a 6.200 rpm, situándose su par máximo en 360 Nm entre las 2.500 y las 5.000 rpm.

No es de extrañar, por tanto, que las prestaciones que el nuevo motor V6 3.6 FSI permite alcanzar al Q7 conviertan al SUV de Audi en una auténtica referencia entre los automóviles de su clase. Así, el Audi Q7 3.6 FSI quattro invierte tan sólo 8,5 segundos en alcanzar los 100 km/h partiendo desde parado, alcanzando una velocidad punta de 225 km/h (con suspensión convencional), que se convierten en 230 km/h en la versión dotada de suspensión neumática, gracias a la menor altura de casco de ésta y, por tanto, a su menor resistencia aerodinámica al avance.

Para transmitir tamaño rendimiento al suelo, el nuevo propulsor encuentra su complemento ideal en una caja de cambios automática tiptronic de 6 velocidades. Su escalonamiento permite extraer el máximo de esta mecánica, caracterizada por su amplio margen de funcionamiento. Se trata de una caja de elevado rendimiento, capaz de gestionar valores de par máximo de hasta 750 Nm sin mayores dificultades, y muy compacto y ligero (80 kg), lo que la convierten en el aliado ideal de la nueva mecánica.

El Audi Q7 incorpora de serie tracción permanente a las cuatro ruedas quattro. Su diferencial central de tipo Torsen de última generación, con una división del par motor de serie de 40:60 (eje delantero/eje trasero) dirige la potencia a las cuatro ruedas, tanto dentro de la carretera como fuera de ella, consiguiendo de esta forma la máxima tracción y estabilidad lateral, los requisitos previos para conseguir seguridad y una óptima dinámica de conducción. De esta manera, el conductor se beneficia, gracias también a la distribución de carga mediante un eje equilibrado virtualmente, de una mayor agilidad y precisión de la dirección, lo que hará mantener la tracción bajo control.

En cuanto al equipamiento del nuevo Audi Q7 3.6 FSI quattro, su dotación de serie y las opciones disponibles se equiparan a las de la otra versión V6 de la gama, el 3.0 TDI.

La comercialización de esta versión es inmediata y su precio es de 56.480 euros, impuestos incluidos.

Esta entrada fue publicada en Audi. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario