ECONIMÍA, ECOLOGÍA Y PLACER DE CONDUCCIÓN: MERCEDES-BENZ SPRINTER CON TECNOLOGÍA BLUEEFFICIENCY

La palabra clave es BlueEFFICIENCY: Mercedes-Benz reúne bajo este
título las tecnologías avanzadas que aumentan la eficiencia de los vehículos y optimizan el consumo de combustible y las emisiones. Por tanto, es sinónimo de rentabilidad y sostenibilidad. El paquete de eficiencia y la tecnología NGT en la Sprinter son ejemplos de esta filosofía. La actual generación de la furgoneta cuenta con una técnica de propulsión nueva que define el estándar en su segmento, conjugando economía con ecología y placer de conducción. Menos consumo, menos emisiones y mayores prestaciones: esto es lo que Mercedes-Benz entiende por eficiencia.

Paquete de eficiencia: nuevos motores, cambios y otros componentes

La Mercedes-Benz Sprinter es un ejemplo muy significativo de la vía inteligente elegida por la marca para mejorar la rentabilidad y la protección del medio ambiente sin renunciar a prestaciones razonables y al placer de conducción. En este caso, BlueEFFICIENCY es sinónimo de un paquete de eficiencia formado por el motor de 4 cilindros de nuevo desarrollo (OM 651), el nuevo cambio (ECO Gear) y la función de parada y arranque ECO.

Nueva generación de motores diésel: excelente rendimiento

Los nuevos motores diésel de la Mercedes-Benz Sprinter se distinguen por su máxima eficiencia. En especial el nuevo grupo CDI de cuatro cilindros. Con tres escalones de potencia, de 95 CV, 129 CV y 163 CV, esta mecánica cubre prácticamente todos los requerimientos a una furgoneta grande en el segmento de la Sprinter. El propulsor de cuatro cilindros con 2,15 litros de cilindrada entrega un par motor de 250 Nm, 305 Nm o 360 Nm y alcanza por tanto una capacidad de aceleración más que considerable. Un dato notable: el par motor máximo está disponible a partir de las 1.400 o incluso las 1.200 rpm (versión intermedia de potencia), es decir, a un régimen extremadamente bajo. Los motores de la Sprinter son un ejemplo perfecto de la moderna filosofía de downsizing.

Las prestaciones de primera son fruto de la excelencia técnica del motor.

Dos árboles de levas en cabeza, turbocompresor con turbina de geometría variable para la motorización básica o bien turbocompresor doble para las dos versiones de mayor potencia, inyección directa de combustible common rail con una presión de inyección máxima de 1.800 bares, inyectores de siete orificios con válvulas electromagnéticas, intercooler de mayor tamaño: este elenco incluye solamente las medidas principales que aumentan la eficiencia de los motores perfeccionados.

La regulación variable de los grupos secundarios ahorra combustible

El paquete de eficiencia de la Sprinter incluye una regulación variable de los grupos secundarios en función de la demanda: una novedad en el mundo de las furgonetas. Por primera vez en un motor diésel, la bomba de aceite con regulación eléctrica adapta con autonomía y de forma progresiva el volumen de transporte. También trabajan en régimen variable los eyectores de aceite para refrigeración de los pistones. Y el alternador opera solamente cuando es necesario. El resultado: a diferencia de los componentes convencionales, los grupos secundarios mencionados consumen energía solamente cuando se necesitan.

Los motores de la Sprinter: limpios en todas las condiciones de operación

Las numerosas medidas de eficiencia implementadas reducen el consumo, en beneficio de la economía del propietario y del medio ambiente. La recirculación de gases de escape con refrigeración intermedia en dos etapas reduce las emisiones. A diferencia de otros propulsores, el nuevo motor trabaja con una tasa elevada de recirculación de gases de escape, también a plena carga. Por este motivo, la Sprinter es especialmente limpia en todas las condiciones de operación.

Los gases de escape restantes se depuran en el catalizador por oxidación y en el filtro de partículas. Todas las versiones de potencia y peso de la furgoneta cumplen ya los criterios de homologación Euro 5. Como equipo opcional puede encargarse una Sprinter que satisface los valores límite más exigentes todavía de la norma VEM (vehículo ecológico mejorado).

La durabilidad forma parte del equipo de serie

Otro aspecto de la eficiencia es la durabilidad de los equipos. Los intervalos de cambio de aceite y mantenimiento de la furgoneta son de 40.000 y 80.000 km respectivamente. Además, estos intervalos son flexibles y se supervisan en el ordenador de mantenimiento incorporado de serie ASSYST. Según el tipo de uso del vehículo pueden lograrse intervalos de mantenimiento de hasta 100.000 km.

El accionamiento de los árboles de levas por medio de ruedas dentadas y una cadena corta mejora la fiabilidad y la durabilidad en comparación con otras opciones. Lo mismo puede decirse del propulsor completo de la Mercedes-Benz Sprinter: al menos un 90% de los motores alcanza un kilometraje de 350.000 km sin necesidad de un repaso general. Sin duda, una cota muy respetable teniendo en cuenta los datos de potencia y par motor de los compactos motores.

V6 CDI: técnica brillante, perfeccionada una vez más

El motor V6 OM 642 con tres litros de cilindrada, el único grupo de seis cilindros incorporado en una furgoneta europea, convence igualmente desde el punto de vista de la eficiencia. Su técnica brillante, basada en un bloque motor de aluminio y cuatro árboles de levas en cabeza, se beneficia de las mismas medidas que los motores de cuatro cilindros. A éstas hay que sumar el uso de inyectores piezoeléctricos y, en combinación con el equipo de aire acondicionado, un ventilador con acoplamiento hidrodinámico y regulación electrónica en función de la demanda. Gracias a estas modificaciones, el V6 CDI alcanza una potencia nominal de 190 CV y un par motor máximo de 440 Nm.

El nuevo cambio reduce el consumo y aumenta el dinamismo

El paquete de eficiencia de la actual Sprinter incluye además el nuevo cambio manual de seis velocidades ECO Gear desarrollado específicamente para las furgonetas. Este grupo aporta una contribución esencial al bajo consumo de combustible y a la manejabilidad y el dinamismo mejorados de la nueva generación de la Sprinter. Un rasgo destacado es el escalonamiento especialmente amplio del cambio, con desmultiplicación corta en la primera marcha y una sexta marcha larga para mantener reducido el número de revoluciones. Este dimensionamiento específico para la furgoneta contempla situaciones típicas de conducción, como la puesta en marcha en pendiente con remolque o los recorridos largos por autopista.

En general, el nuevo cambio reduce claramente el nivel medio de revoluciones del motor en aras de un consumo más bajo y, por consiguiente, una mayor rentabilidad. Esto va unido a menores emisiones de gases de escape y acústicas y a un mayor confort de conducción.

Propulsión a la medida: dos desmultiplicaciones del eje disponibles

Como hasta ahora, los compradores de una Sprinter pueden elegir entre distintas desmultiplicaciones para el eje trasero. La relación más corta ofrecida hasta ahora ha perdido importancia a raíz de la mayor capacidad de aceleración de los nuevos motores y el mayor escalonamiento del cambio. No obstante, sigue formando parte de la oferta por deseo expreso de los clientes, que la utilizan en aplicaciones especiales. El comprador de una Sprinter puede elegir por tanto entre dos desmultiplicaciones diferentes para cada motorización. De ese modo, en combinación con la amplia escala de motores, es posible adaptar la Sprinter a cada campo de aplicación.

Ahorro considerable, sobre todo con kilometrajes elevados

Las ventajas económicas del menor consumo son especialmente llamativas si el kilometraje es elevado: con un kilometraje anual de 50.000 km, la nueva generación de la Sprinter ahorra, según el modelo, de 250 a 750 litros de combustible. Si el kilometraje aumenta a 150.000 km, se triplica este ahorro, que alcanza una cifra de 750 a 2.250 litros. Para el comprador de una nueva Sprinter, esto significa un beneficio económico de cientos o miles de euros cada año. Al mismo tiempo, el menor consumo ayuda a preservar los recursos naturales y reduce considerablemente las emisiones contaminantes.

En paralelo con este desarrollo ha mejorado claramente el dinamismo de la Sprinter. La combinación de motores nuevos y más potentes con las nuevas cajas de cambio redunda en una mayor capacidad de aceleración. Más importante todavía en la práctica es la mayor elasticidad.

Menos consumo, menos emisiones y mayores prestaciones: esto es lo que Mercedes-Benz entiende por eficiencia.

Función de parada y arranque ECO: la parada del motor en cada detención ahorra hasta un 8% de combustible

El paquete de eficiencia representado por el término BlueEFFICIENCY incluye también la función de parada y arranque ECO. Esta función automática se basa en una verdad muy sencilla: un motor que no gira no consume combustible. Con su ayuda, los conductores de la actual generación de la Mercedes-Benz Sprinter pueden ahorrar combustible, en beneficio de la economía de su empresa y del medio ambiente. La función de parada y arranque ECO, introducida por primera vez en primavera del año pasado, está disponible también para la Sprinter con la nueva generación de motores diésel.

La función de parada y arranque ECO significa: si el vehículo está detenido al ralentí, se para automáticamente el motor. Las posibilidades de ahorro son considerables: en promedio, la Sprinter con función de parada y arranque ECO precisa hasta 8% menos combustible en el tráfico urbano. En algunos casos, los conductores han podido reducir el consumo hasta un 20%, en función del tipo de utilización del vehículo y la densidad del tráfico. En esta misma proporción disminuyen también las emisiones de CO2. Al mismo tiempo, la parada del motor ayuda a reducir las emisiones acústicas.

Sprinter: la primera furgoneta con dispositivo de parada y arranque

La función de parada y arranque ECO brinda grandes posibilidades de ahorro, especialmente al circular en ciudad y si hay que esperar con frecuencia a causa de un atasco o delante de un semáforo en rojo. La función de parada y arranque ECO apaga automáticamente el motor si la detención dura más de tres segundos y no hay ninguna marcha acoplada. El motor arranca inmediatamente si el conductor pisa el embrague, si suelta el freno o si el vehículo comienza a rodar. El proceso es tan rápido que no se pierde en absoluto tiempo al cambiar de color el semáforo. El ventilador y los faros permanecen conectados con el motor apagado.

Ecológico, seguro y confortable a la vez

Un sofisticado equipo electrónico vela por la seguridad: si el vehículo comienza a rodar por sí mismo, se arranca inmediatamente el motor, a fin de garantizar la servoasistencia del freno y la dirección. Si hay una marcha acoplada, el motor arranca solamente si se pisa el pedal del freno hasta el fondo. Además un sistema lógico de seguridad comprueba que está cerrado el capó: es decir, que no hay riesgo de lesiones si se pone en marcha el motor. Además, el sistema puede desactivarse accionando un interruptor en el tablero de instrumentos.

Con el fin de evitar arranques en frío y un recalentamiento del motor, el sistema opera exclusivamente si la temperatura del líquido refrigerante es de 40 a 100 grados. La función de parada y arranque ECO se desactiva si la tensión de la batería es demasiado baja. También se tiene en cuenta el confort de los ocupantes: a fin de asegurar la potencia calorífica necesaria para la calefacción del habitáculo, el motor permanece en marcha durante las detenciones si la temperatura exterior es inferior a cero grados.

La función de parada y arranque ECO está disponible como paquete de eficiencia para todas las furgonetas Sprinter con motor diésel de cuatro cilindros y cambio manual ECO Gear. El sobreprecio de 265 euros (sin impuestos) se amortiza en muy poco tiempo en el tráfico urbano.

Reducción clara del consumo y de las emisiones

El paquete de eficiencia formado por los nuevos motores de par elevado, el nuevo cambio y la función de parada y arranque ECO permite conducir de forma serena y muy relajada. El nivel de revoluciones bajo y las numerosas innovaciones técnicas reducen claramente las emisiones de gases de escape y el consumo de combustible. En los motores de cuatro cilindros, el consumo mixto en el ciclo normalizado europeo es de 0,5 a 1,0 l/100 km menor en comparación con los modelos anteriores. La diferencia es más acusada aún en el V6 CDI: en función de la configuración, el consumo mixto puede ser hasta 1,5 litros menor cada 100 km. La función automática de parada y arranque ECO contribuye a ahorrar hasta un 8% adicional de combustible en el tráfico urbano.

La Sprinter NGT: una tecnología BlueEFFICIENCY

Con efecto inmediato, la Sprinter NGT ostenta también el distintivo «BlueEFFICIENCY» en las aletas delanteras.
Limpia y al mismo tiempo rentable: la propulsión por gas natural compagina aspectos aparentemente contradictorios. La nueva Sprinter NGT (Natural Gas Technology) con propulsión monovalente o bivalente de gas natural subraya esta apreciación: Emisiones claramente inferiores de contaminantes y de ruido, costes de explotación mucho menores y mayor autonomía en combinación con el propulsor de serie son algunas de sus ventajas.

Mercedes-Benz ofrece la Sprinter 316 NGT y 516 NGT con propulsión mono o bivalente por gas natural con distintas carrocerías. Bivalente significa lo siguiente: la Sprinter circula normalmente con gas natural, pero el conductor puede conmutar a gasolina si es necesario, accionando un interruptor en el tablero de instrumentos. El motor básico, un grupo de gasolina de cuatro cilindros, desarrolla 115 kW (156 CV) y entrega un par motor de 240 Nm.

BlueEFFICIENCY: perspectivas de futuro

Por positiva que sea la acción del paquete de eficiencia implementado en la Mercedes-Benz Sprinter, no es más que uno de los numerosos pasos previstos para reducir el consumo y el impacto ambiental de los vehículos, recogidos bajo el término BlueEFFICIENCY. El objetivo, en un plazo previsible, es una conducción exenta de emisiones. Mercedes-Benz presentó en el Salón Internacional de Vehículos Industriales IAA 2008 el concepto Vito BlueEFFICIENCY, un anticipo de las furgonetas del futuro. Este prototipo de Mercedes-Benz, basado en una Vito 115 CDI, demuestra el progreso que puede alcanzarse con medidas precisas a partir de las furgonetas de serie existentes.

La función de parada y arranque ECO —incluyendo la gestión de la batería y del alternador—, el paquete aerodinámico, un sistema de cámaras en vez de retrovisores exteriores, los neumáticos de baja resistencia a la rodadura, la bomba auxiliar de la servodirección ECO y el nuevo cambio manual ECO Gear para furgonetas ayudan a reducir el consumo de la Vito BlueEFFICIENCY en 1,5 litros/100 km en comparación con el modelo original, conocido ya por su bajo consumo. En cifras absolutas, esto equivale a un consumo mixto en el ciclo normalizado europeo de 6,7 l/100 km.

Ahorrar sin renunciar a nada: El curso de conducción económica para conductores de furgonetas reduce los costes y ayuda a preservar el medio ambiente

• Cursos de conducción económica Mercedes-Benz para todo tipo de vehículos
• Curso de conducción económica específico para furgonetas
• Cientos de participantes avalan el éxito del concepto
• 10 consejos para conducir de forma eficiente

Cualquier usuario de ordenadores, teléfonos móviles, cámaras y muchos otros aparatos lo sabe de sobra: por buena y moderna que sea la técnica, no sirve de mucho si el usuario no sabe utilizarla correctamente. Esto mismo puede decirse de las furgonetas, como la Mercedes-Benz Sprinter con tecnología BlueEFFICIENCY: conocer los diferentes componentes de su paquete de eficiencia es un requisito básico para poder utilizarlos precisa y conscientemente, con el fin de ahorrar combustible y costes y reducir las emisiones de CO2 y el impacto ambiental. El curso de conducción económica de Mercedes-Benz para la Sprinter informa detalladamente a conductores y jefes de flota acerca del uso adecuado de la técnica del vehículo y un estilo de conducción económico. De ese modo, los conductores de una furgoneta con la estrella pueden aprovechar su técnica para una conducción rentable y ecológica.

Un efecto secundario muy importante: un estilo de conducción rentable equivale a un trabajo relajado y, por consiguiente, seguro. Además, el estilo de conducción económico defendido por Mercedes-Benz no supone una renuncia al placer de conducir ni a una velocidad razonable. Al contrario: en la práctica, aumenta incluso la velocidad media alcanzada.

Cursos de conducción económica Mercedes-Benz para todo tipo de vehículo

La formación para los conductores de Mercedes-Benz goza de una fama excelente, casi legendaria. Ninguna otra marca cuenta con una oferta comparable. Un equipo de instructores con experiencia ayuda a los conductores a dominar a la perfección su propio vehículo y a optimizar tanto la seguridad como la eficiencia. Desde hace más de 40 años se ofrecen cursos para conductores de camiones; desde hace 16, cursos para conductores profesionales de autobuses y autocares, y desde hace 12 años se organizan cursos para conductores de turismos. En este último programa se integra el curso de conducción económica para furgonetas, introducido por Mercedes-Benz en el año 2006.

No existe un modo más económico de ahorrar: optimizando el estilo de conducción puede lograrse un ahorro sensible de combustible y puede disminuirse de forma apreciable el desgaste: un argumento imbatible a favor de los cursos de conducción económica. En una flota de vehículos, el ahorro de combustible puede alcanzar dimensiones enormes. Al mismo tiempo, es probablemente la contribución más económica a la reducción de las emisiones de CO2.

Curso de conducción económica específico para furgonetas

El temario del curso de conducción económica para conductores de furgonetas se basa en el programa para conductores de turismos, eminentemente práctico y acreditado desde hace más de un decenio. No obstante, se han adaptado los módulos a las expectativas de los usuarios de este tipo de vehículos. En el centro se encuentran los diez consejos para una conducción económica, expuestos de forma clara con ayuda de ejemplos reales tomados del trabajo diario de un conductor de furgonetas. Como es natural, las explicaciones sobre los atributos técnicos de los vehículos se han adaptado a las particularidades de las furgonetas.

Una buena mezcla de teoría y práctica

El curso de conducción económica de un día de duración ofrece a los conductores una buena oportunidad para familiarizarse en la práctica con el principio básico que favorece un uso rentable de la furgoneta: «régimen bajo, carga elevada». El primer recorrido de prueba, al comienzo del curso, se lleva a cabo con el estilo acostumbrado de conducción, y se miden el consumo de combustible, la frecuencia de cambio de marcha, el régimen y el tiempo necesitado. A continuación se explican los fundamentos teóricos en varios campos: física aplicada a la conducción, diagramas característicos de consumo, curvas de potencia, desmultiplicaciones del cambio y mucho más. Como regla general, asumiendo prestaciones idénticas, un motor precisa menos combustible a bajas revoluciones y en una marcha más larga que a un régimen más alto en una marcha más corta, a pesar de que para ello haya que pisar más a fondo el acelerador.

Los instructores transmiten también consejos importantes acerca de la presión de inflado de los neumáticos. Y es que aproximadamente un 30% de los vehículos circulan con poco aire en los neumáticos: he aquí una posibilidad inmediata de ahorro de combustible. Al mismo tiempo, una presión de inflado adecuada ayuda a minimizar los riesgos para la seguridad. La sección teórica incluye sesiones de demostración por parte de los instructores. Después del segundo recorrido de prueba, en el que los conductores ponen en práctica los nuevos conocimientos, los participantes suelen mostrarse sorprendidos de la enorme influencia que tiene el estilo de conducción sobre el consumo. Otro aspecto esencial: el estilo de conducción económica de Mercedes-Benz no aumenta la duración de los recorridos y, además, incrementa la seguridad.

Cientos de participantes avalan el éxito del concepto

El curso de conducción económica se ofrece a nivel internacional. En 2006/2007, los instructores formaron en tres turnos a tres docenas de conductores de UPS France. En el año 2008, unos 330 participantes de Nestlé Schöller en Alemania, 24 conductores de empresas municipales y unos 150 conductores mejicanos de furgonetas aprendieron el manejo rentable de su vehículo. Durante el primer semestre de 2009 se impartieron cursos a casi 80 empleados de Nestlé Schöller y a diez instructores de Mercedes-Benz Turquía en Estambul. Estos últimos transmitirán sus conocimientos a los conductores en su país.

El efecto de ahorro de los cursos de conducción económica está comprobado. Los conductores de la flota de Nestlé Schöller, por ejemplo, se convencieron de la eficacia de los consejos recibidos para ahorrar combustible, más allá de los cursos organizados a la medida para su empresa. En la flota, formada por unas 300 furgonetas, el ahorro de combustible ha alcanzado dimensiones considerables. Además, el estilo preventivo de conducción practicado por los conductores ayuda a disminuir el desgaste de los vehículos.

Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario