De nuevo el primer automóvil de la historia

Después de 115 años del nacimiento del primer automóvil, en 1886, el Classic Center de Mercedes-Benz construye una pequeña serie de réplicas, lo más fieles posible al original, del “Coche a Motor Patente Benz”. La única unidad original que Karl Benz donó personalmente al Museo Alemán, en Munich, en 1906, se ha utilizado como modelo muestra a reproducir. Ya existen pedidos de coleccionistas europeos para estos coches, que se entregarán listos para conducir, a un precio de 56.000 euros (sin IVA ni costes de transporte).

Cuando Karl Benz registró la patente el 29 de enero de 1886 para su vehículo propulsado por un motor de gas, poco se imaginaba que este invento cambiaría el mundo. Al construir réplicas exactas de este tres ruedas con el que Karl Benz abrió una nueva dimensión en movilidad, el Classic Center de Mercedes reanuda la leyenda y la revive en el siglo XXI.

Al igual que en el original del Coche a Motor Patentado, que se exhibe en el Museo Alemán, la réplica del primer automóvil Benz va propulsada por un motor monocilíndrico refrigerado por agua con una cilindrada de 954 cm3. Gracias a su ligero chasis tubular y a sus gráciles ruedas de radios, el conjunto sólo pesa 265 kg, por lo que sus 0,75 CV le permiten alcanzar la respetable velocidad -para 1886- de 16 Km./h. Toda una leyenda en movimiento.

Esta entrada fue publicada en Mercedes Benz. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario