DE CARRERAS EN LOS CAMPOS ELÍSEOS

La relación histórica entre Citroën, la aventura y la competición es el leit-motiv de la segunda temporada del C_42, el espacio de la marca de los dos chevrones en el número 42 de los Campos Elíseos de París. Desde el autocadena B2 de 1923 hasta el C4 WRC de nuestros días, la exposición “C_Sport!” exhibe los vehículos legendarios que han marcado la historia de Citroën y que han hecho vibrar a los aficionados al automóvil.

El deporte y la aventura forman parte del ADN de Citroën desde los años 20 y 30, la época de la travesía del Sahara y de los legendarios “Crucero Negro” y “Crucero Amarillo”. Un gen que se ha visto coronado por el éxito y que ha demostrado históricamente la fiabilidad, la innovación y la resistencia a condiciones extremas de los vehículos de la marca. Los Xsara WRC y C4 WRC ganadores del Mundial de Rallies son, por ahora, el último capítulo de esta larga historia.

Todos los visitantes que se acerquen al C_42 podrán contemplar 8 vehículos míticos, como el autocadena B2, héroe de la Travesía del Sáhara, el 2 CV6 Raid Afrique, que recorrió 8.000 kilómetros de pistas entre Túnez y Abiyán (Costa de Marfil), el coupé DS 21 Prototype, la versión del “Tiburón” para competición, el ZX Rallye Raid, vencedor de la primera edición del Rally París-Moscú-Pekín en 1992, el Xsara WRC, con el que Sébastien Loeb ganó los Mundiales de 2004, 2005 y 2006, el C4 WRC, con el que venció en la pasada edición del Campeonato Mundial de Rallies y el C2 Super 1600, campeón de España en 2005, con Dani Sordo al volante. Como guinda, estará presente el C4 By Loeb, un turismo que lleva las sensaciones de la competición a la conducción diaria.

Cuatro meses de éxito

Citroën está causando sensación en la avenida más emblemática de la capital francesa. En los primeros cuatro meses de apertura del C_42, este espacio ha recibido a más de 600.000 visitantes, lo que supone una media de 7.500 personas al día, con picos de 16.000 visitantes, en algunos fines de semana.

Esta entrada fue publicada en Citröen. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario