DaimlerChrysler presenta el F 400 Carving, un prototipo con tecnología de chasis dinámico

En el próximo Salón del Automóvil de Tokio, DaimlerChrysler mostrará un prototipo especial: el F 400 Carving, un vehículo de investigación equipado con sistemas dinámicos diseñado para dotar a los coches del futuro con una mayor seguridad activa, mejor control dinámico y más placer de conducción.

La principal innovación del F 400 Carving consiste en un sistema que varía el ángulo de caída de las ruedas exteriores entre 0 y 20 grados al tomar una curva, dependiendo de la situación. Junto con unos neumáticos de perfil especial, el sistema aumenta en un 30 por ciento de la estabilidad lateral en relación a la de un vehículo con ángulo de caída fijo y neumáticos convencionales.

La máxima aceleración lateral que puede soportar el F 400 es de 1,28 g, es decir un 28 por ciento más que la que pueden soportar los actuales coches de competición.

El control activo de caída en el F 400 Carving va de la mano con otro nuevo concepto: el de los neumáticos con banda de rodadura asimétrica. Cuando el F 400 pasa por una curva, las ruedas exteriores al viraje se inclinan hacia adentro, dejando en contacto con el suelo sólo la zona interna de la banda de rodadura. Esta zona presenta una sección ligeramente redondeada. Tanto el dibujo como la composición de esta zona de la cubierta se han diseñado para garantizar un paso por curva con elevada seguridad y direccionabilidad. Al circular en recta, sin embargo, son las bandas de rodadura exteriores las que permanecen en contacto con la calzada. Estas otras áreas llevan un dibujo más convencional, aunque muy experimentado, que garantiza un bajo ruido de rodadura a elevada velocidad.

Menor riesgo de derrapar y distancias de frenado más cortas

El F 400 Carving es una especie de laboratorio rodante de investigación para los ingenieros de Stuttgart, que utilizarán para desarrollar el indudable potencial de esta nueva tecnología de chasis: además de proporcionar una excelente estabilidad direccional en curvas, la nueva tecnología asegura un mayor nivel de seguridad activa en emergencias. Si, por ejemplo, existe riesgo de derrapar, el ángulo de caída de la rueda se adapta automáticamente. De esta forma, el aumento en estabilidad lateral mejora el efecto del ESP. Por otra parte, ante una frenada de emergencia, las cuatro ruedas pueden inclinarse el ángulo necesario de modo instantáneo y reducir así la distancia de frenado a 100 Km/h en cinco metros.

Adicionalmente al control activo de caída, el F 400 Carving va equipado con dirección electrónica (steer-by-wire) y suspensión activa hidroneumática adaptativa. Pero el
F 400 es también un escaparate tecnológico en materia de iluminación: la luz procedente de lámparas xenón situadas bajo el capó se trasmite a los faros a través de conductores de fibra óptica. Esta técnica permite aprovechar la gran luminosidad de las lámparas de xenón y el ahorro de espacio en beneficio del diseño. Unas lámparas adicionales situadas en el borde superior de las aletas se encienden al tomar curvas, iluminando así el interior para eliminar zonas ciegas.

Esta entrada fue publicada en Mercedes Benz. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario