DaimlerChrysler entrega a la ciudad de Madrid el primer autobús propulsado por pilas de combustible

• Primera prueba comercial mundial con autobuses propulsados por pilas de combustible integrados en grandes flotas
• 30 autobuses especiales Mercedes-Benz en diez ciudades europeas
• La Comisión Europea respalda los proyectos CUTE y ECTOS

Madrid – DaimlerChrysler ha aprovechado la ocasión que brindaba la celebración del Congreso Mundial de la UITP en Madrid para entregar al alcalde de la ciudad el primer autobús urbano Mercedes-Benz Citaro propulsado por pilas de combustible. Se trata del primero de los tres autobuses de cero emisiones que empezarán a prestar sus servicios en el intenso tráfico urbano madrileño.
De aquí a finales de año habrá 30 autobuses Mercedes-Benz de estas características circulando en diez grandes ciudades europeas. La Comisión Europea patrocina este programa de ensayo práctico de vehículos con pilas de combustible, el más ambicioso que existe en la actualidad a escala internacional, aportando 21 millones de euros para los proyectos CUTE (Clean Urban Transport for Europe) y ECTOS (Ecological City Transport System). Los principales objetivos son comprobar cómo se desenvuelven los vehículos en la práctica diaria, poner a prueba la infraestructura necesaria y averiguar el grado de aceptación que alcanzará esta nueva tecnología entre la opinión pública. El test de grandes flotas que está punto de empezar tendrá como escenario las ciudades de Amsterdam, Barcelona, Hamburgo, Londres, Luxemburgo, Madrid, Porto, Reykjavik, Estocolmo y Stuttgart.
La ausencia total de emisiones y el funcionamiento silencioso de estos autobuses constituyen ventajas decisivas en el tráfico urbano. El Dr. Thomas Weber, miembro de la Junta Directiva de DaimlerChrysler responsable de Investigación y Tecnología, afirma: “Los pasajeros se quedarán asombrados de ver con qué confort se desplazan por la ciudad, en un vehículo que apenas hace ruido y que no contamina para nada el medio ambiente. El servicio de autobuses urbano proporciona el entorno ideal para comprobar la viabilidad de las pilas de combustible como propulsión del futuro. Nos alegramos de que la Comisión Europea conceda ayudas a las compañías de transporte público, ya que el proyecto no sólo se centra en la técnica de accionamiento sino también en la infraestructura necesaria en torno a la pila de combustible. Es una condición indispensable para implantar con éxito este sistema exento de emisiones contaminantes.”
Los principales desafíos del futuro consistirán en seguir reduciendo los costes y aumentar la autonomía y disponibilidad de los vehículos. Para alcanzar esta metas será preciso establecer cooperaciones con otras empresas. Con este objetivo, DaimlerChrysler ha iniciado la llamada “California Fuel Cell Partnership” y participa en el proyecto “Japan Hydrogen Fuel Cell Demonstration Project”, para dar nuevos impulsos que fomenten el desarrollo de las pilas de combustible.

Proyectos europeos “Clean Urban Transport for Europe” (CUTE) y “Ecological City Transport System” (ECTOS)
La población de las áreas metropolitanas cada vez insiste más en que se tomen medidas para reducir las emisiones y el ruido ocasionado por el tráfico urbano. Con el fin de adquirir mayor experiencia en el uso diario de las pilas de combustible y observar al mismo tiempo la viabilidad de una infraestructura de suministro de hidrógeno, en 2001 se lanzó el proyecto europeo CUTE (“Clean Urban Transport for Europe”), en el que cooperan entidades públicas y privadas. Las compañías de transporte público de las ciudades participantes colaboran con las eléctricas para crear una red de repostaje de hidrógeno. Cada ciudad puede ensayar la variante de generación de hidrógeno que prefiera, recurriendo a la energía solar, hidráulica o geotérmica, o bien a la transformación del vapor procedente del gas natural. Estas inversiones en particular cuentan con la aportación de fondos de ayuda de la Unión Europea, canalizados a los proyectos CUTE y ECTOS.
A partir de mediados de 2003 se empezarán a suministrar los autobuses, en tandas de tres vehículos por cliente. El período de pruebas abarcará dos años, en el curso de los cuales se quieren recabar datos detallados sobre las posibilidades de mejora de la técnica, de la infraestructura y de los requisitos en materia de mantenimiento, servicio técnico y asesoramiento postventa.
“Los autobuses urbanos Citaro dotados de pilas de combustible acercan esta tecnología innovadora y ecológica a la población urbana. Miles de pasajeros tendrán ocasión de desplazarse en vehículos propulsados por pilas de combustible, pudiendo hacerse una idea concreta de cómo son,“ declaró Wolfgang Diez, director de la División Autobuses/Autocares DaimlerChrysler, al entregar el primer Citaro con pilas de combustible en el Congreso Mundial de la UITP celebrado en Madrid.
El Mercedes-Benz Citaro con pilas de combustible
Con este sistema ecológico, el autobús Mercedes-Benz Citaro, de doce metros de longitud, tiene una autonomía aproximada de 200 kilómetros y una capacidad de transporte de hasta 70 pasajeros, en función de la distribución interior y del equipamiento elegido por el cliente. Tanto la unidad de pilas de combustible, con una potencia de salida de más de 200 kW, como las bombonas con el hidrógeno comprimido a 350 bares, van instaladas en el techo del Citaro. La velocidad máxima que pueden desarrollar estos autobuses es de 80 km/h. El motor eléctrico y el cambio automático van ubicados en la parte posterior del vehículo. Los tres accesos sin escalones, la plataforma baja que se extiende a lo largo de todo el autobús, hasta su parte trasera, y el funcionamiento silencioso aseguran un transporte cómodo y agradable para los pasajeros.
Del prototipo a la miniserie
El Citaro con pilas de combustible tiene permiso para circular en el servicio urbano de línea, se fabrica como los de serie en la fábrica de DaimlerChrysler en Mannheim y se somete a las pruebas de homologación habituales. El Citaro es el sucesor del NEBUS (New Electric Bus), un prototipo basado en el autobús urbano Mercedes-Benz O 405, que se lanzó al mercado en 1997. Desde entonces, este vehículo ha demostrado con creces su excelente rendimiento y su acertada técnica en numerosas ciudades de todo el mundo.
Con la generación actual de autobuses urbanos, la tecnología de pilas de combustible abandona definitivamente la fase de investigación y da un gran paso adelante hacia la consecución de un funcionamiento rentable y un servicio postventa adecuado.

Esta entrada fue publicada en Mercedes Benz. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario