Conducir con las ventanillas cerradas permite ahorrar hasta un 25% al llenar el depósito

ImageConducir con las ventanillas cerradas, llevar los neumáticos a punto o mantener una velocidad media de 90 kilómetros por hora en carretera puede llegar a rebajar la factura de combustible entre un 10 y un 25%, según el Manual de Conducción Eficiente editado por el Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía (IDAE) difundido hoy la Dirección General de Tráfico (DGT).

Esta guía para una “conducción en verde” incide en los beneficios de las técnicas de conducción eficiente en los viajes, porque no sólo permiten ahorrar combustible y, por tanto, dinero, sino que reducen hasta en un 15% la emisión a la atmósfera de gases contaminantes y en especial, de CO2.

Los expertos recuerdan que el 40% de estas emisiones tienen que ver con el transporte por carretera.

Para conseguir este ahorro, la guía recomienda comprobar mensualmente que los neumáticos lleven la presión correcta, porque de no ser así, se podría incrementar el consumo de carburante hasta en un 4%.

Lo mismo ocurre si se traslada demasiado equipaje, ya que cada cien kilos de peso, se consume un 6% más. Otro de los consejos tiene relación con las ventanillas, porque según la guía, está probado que a 25 grados, el aire acondicionado aumenta el consumo de combustible un 12%. Sin embargo, las ventanillas bajadas en carretera provocan un incremento de consumo mayor. Por eso se recomienda utilizar el aire cuando se circula a altas velocidades y llevar las lunas bajadas en los trayectos urbanos.

Los expertos señalan además algunas técnicas de conducción como utilizar marchas largas y mantener las distancias de seguridad para evitar frenazos y aceleradas con su consecuente consumo innecesario.

Asimismo, sugieren arrancar el vehículo sin pisar el acelerador y mantener, siempre que sea posible, una velocidad uniforme.

En este sentido, la DGT incide en que conducir a altas velocidades aumenta el consumo de combustible. “Los fabricantes de automóviles hacen los cálculos sobre consumo de combustible de sus vehículos a 90 kilómetros por hora, velocidad a la que menos consumo se produce. En cambio a 120km/h se consume un 30% más”, señala la guía

Esta entrada fue publicada en Seguridad en coches. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario