CITROËN C3 PICASSO, AL VOLANTE DEL PRIMER MODELO DE LA NUEVA ERA DE LA MARCA

Basta mirarlo para darse cuenta de que no es como los demás. De aspecto moderno y desenfadado, en las distancias cortas, el C3 Picasso marca la diferencia. Prueba de ello son sus antagonismos: un perfil de cubo con formas redondeadas y una silueta exterior compacta frente a un interior amplio y espacioso. A bordo, el C3 Picasso es la expresión inequívoca del recién estrenado eslogan de la marca: Créative Technologie. El monovolumen de nueva generación de Citroën llegará al mercado español en abril.

Al entrar, destaca el habitáculo, confortable. Se ha diseñado pensando en facilitar la vida a bordo, tanto al conductor como al resto de los pasajeros y en él los protagonistas son el espacio y la luz. De hecho, lo primero que llama la atención es su luminosidad, gracias a una amplia superficie acristalada, que puede llegar a los 4,52 m2 con el techo panorámico, que se ofrece como opción. El parabrisas de tres partes con montantes finos permite una visibilidad periférica incomparable. Ésta, combinada con la altura de los asientos, favorece la sensación de dominio de la carretera.

Especialmente ergonómico, con todos los mandos al alcance de la mano del conductor, el Citroën C3 Picasso permite adaptar fácilmente el puesto de conducción a las características de cada uno, ya que ofrece diferentes reglajes de los asientos y un volante que se regula en altura y profundidad. Equipamientos como el regulador/limitador voluntario de velocidad, de serie desde el segundo nivel de acabado, contribuyen al confort y a la seguridad al volante. Aparcar es más fácil con la ayuda al estacionamiento trasero, de serie en las versiones Exclusive.

Abrir el portón de su maletero permite descubrir su modularidad y una capacidad que no defrauda, 500 litros VDA bajo bandeja, en configuración 5 plazas. En muy poco tiempo, el interior del Citroën C3 Picasso puede experimentar un cambio total. Esta transformación se puede realizar de una forma sencilla e intuitiva, siendo las opciones variadas: los asientos traseros se pueden fraccionar y deslizar independientemente hasta 150 mm, además, se pueden abatir con una sola mano y en un solo movimiento, gracias a unos mandos dispuestos en la parte superior de los mismos. Abatidos los asientos, se cuenta con un espacio de carga totalmente plano hasta el respaldo de los asientos delanteros. Cuando se necesita aún más espacio, el asiento del pasajero delantero se puede plegar en forma de mesa, en algunas versiones.

Diseño, modularidad, luminosidad y espacio, son algunas de las bazas del Citroën C3 Picasso, pero, al volante, se puede comprobar que también lo son la escasez de ruido en su interior; así como su comportamiento en carretera, gracias a una unión con el suelo eficaz; y su manejabilidad, gracias a su tamaño compacto y a un reducido radio de giro. La dirección eléctrica es de asistencia variable, estando el grado de asistencia ligado a la velocidad de la marcha y al ángulo del volante. Así, la dirección es más firme a alta velocidad, para una mayor seguridad, y más ligera a baja velocidad, para facilitar las maniobras.

Bajo el capó se encuentran unos motores económicos y respetuosos con el medio ambiente, que ofrecen un excelente comportamiento en carretera. Dos motores de gasolina, el VTi 95 y el VTi 120, con un nivel de emisiones inferior a 160 g/km de CO2, y dos diésel HDi 90 y HDi 110 FAP que, cuando el vehículo incorpora neumáticos de 16 pulgadas emiten 125 y 130 g/km de CO2, respectivamente, lo que les permite contar con la firma Airdream®, que identifica a los vehículos de la gama más respetuosos con el entorno.

Todos los C3 Picasso incorporan, de serie, ABS con ayuda a la frenada de urgencia y repartidor electrónico de frenada, así como airbag de conductor y pasajero. En el acabado SX son también de serie los airbag laterales delanteros y de techo en plazas delanteras y traseras y el ESP (este último con el motor HDi 110 FAP).

Esta entrada fue publicada en Citröen. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario