Ceremonia de Colocación de la Primera Piedra de la Nueva Planta de Opel en Rüesselsheim

La inversión más importante realizada en Alemania – 820 millones de marcos (69.759 millones de Ptas

Adam Opel ha celebrado la ceremonia de colocación de la primera piedra de su nueva planta de automóviles en Ruesselsheim. La presencia del Canciller alemán, Gerhard Schröder, el Secretario del Tesoro alemán, Hans Eichel, la Ministra de Asuntos Sociales de Hesse, Marlies Mosiek-Urbanh, el Alcalde de Ruesselsheim, Stefan Gieltowski, el Presidente – Consejero Delegado de Adam Opel AG, Robert W. Hendry y el Director de la Planta de Ruesselsheim, Michael J. Wolf, ha remarcado la importancia de la inversión de 820 millones de marcos (69.759 millones de Ptas) para el futuro de la compañía en general y de la zona de Ruesselsheim en particular. Robert Hendry declaró: “Sin duda, la construcción de esta nueva planta del Siglo XXI es el factor más importante de nuestro programa de inversiones en Alemania, el cuál contempla llegar a los 9.000 millones de marcos (unos 766.000 millones de Ptas) hasta el año 2004”.

Aumentando la Competitividad

La nueva planta de Ruesselsheim, que comenzará a funcionar a comienzos del año 2002, será una de las fábricas de automóviles más modernas del mundo y asegurará a largo plazo unos 6.000 puestos de trabajo. Gracias a unos acuerdos de tiempos de trabajo más flexibles y a un diseño de producción de alta tecnología, la nueva planta ofrece unas condiciones ideales para mantener una posición de líderes en competitividad en la escena internacional. Utilizando el desarrollado sistema de producción Opel, será ejemplar en términos de productividad, de respeto medioambiental, calidad y seguridad en el trabajo. Con todo ello, 270.000 turismos serán fabricados en una línea de producción conjunta trabajando a tres turnos. Funcionando de una forma similar a la de la planta de Opel en Eisenach (Alemania), la nueva planta de producción de automóviles asegurará el mayor grado de flexibilidad.

Hendry explicó que Opel es el único fabricante de automóviles que va a construir una nueva planta de producción con todos sus equipos y sistemas sobre una instalación existente y directamente adyacente a las actuales instalaciones de producción. La fabricación continuará mientras se construyen las nuevas instalaciones. Está previsto que esté terminada hacia el año 2005, con el trabajo dividido en tres fases: La primera comienza con la colocación de esta primera piedra para las áreas de producción y acabado final, que según se prevé serán cubiertas a finales de septiembre de este año para asegurar que la instalación de equipamientos de proceso pueda comenzar. En el año 2002, comenzarán a salir de la nueva línea de producción los primeros coches de uno de los dos modelos fabricados en Ruesselsheim. El segundo modelo será añadido un año después. La construcción finalizará en el año 2005 al completar la nave de pintura.

Utilización de recursos

La decisión de construir una nueva planta en Ruesselsheim y no hacerlo en una zona completamente nueva destaca el compromiso de Adam Opel AG tanto con Alemania como con la ciudad de Ruesselsheim, con todos los vínculos históricos asociados a la sede histórica de la compañía. Según Robert Hendry, la razón para tomar esta decisión ha sido el utilizar las ventajas inherentes a esta ubicación: En particular, la concentración de producción de vehículos y componentes, la proximidad al Centro Internacional de Desarrollo Técnico de Opel (ITDC) y el contacto directo con otros órganos funcionales. Como otros factores positivos, Hendry mencionó la destacable infraestructura de toda la región y la mano de obra muy experimentada y cualificada disponible en Rüsselsheim.

Concepto de logística avanzada

La nueva instalación productiva, que se está construyendo al lado de la actual planta de ensamblaje, contará con un sistema de administración de materiales inteligente a su disposición que permite unos procesos de producción efectivos y orientados a la demanda: Según unas secuencias de producción planificadas con suma precisión, los materiales y componentes requeridos están disponibles en el momento adecuado en el punto de ensamblaje correcto.

Aprendizaje de la mano de obra

Parte del nuevo concepto está dirigido a modernizar radicalmente los programas de trabajo de la planta para incrementar la progresión que se necesita para salvaguardar la estabilidad competitiva de la compañía y sus productos. El Director de la planta Michael J. Wolf resumió la situación a la que los trabajadores tendrán que hacer frente en los próximos meses y años: “Nuestro equipo tiene una oportunidad única de dar forma al futuro de una manera decisiva”. Por este motivo, los empleados deben de estar completamente informados de los principios que subyacen en el nuevo sistema de producción de Opel, antes de comenzar la producción de la nueva planta en el 2002. Poco después de que la decisión de la inversión fuera tomada en mayo de 1999, la compañía inició el primer programa de información dirigido a los 9.700 empleados de la planta para motivarles para el cumplimiento del objetivo común basándose en un aprendizaje completo. El training tenía un objetivo común: convencer a los empleados de Opel de la necesidad de trabajar en pequeños equipos para conseguir una mayor especialización que la que se tenía anteriormente y para readaptarse a muchas áreas.

Esta entrada fue publicada en Opel. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario