CAMINO DE LE MANS CON TOM KRISTENSEN

En una columna semanal, el record man de victorias en Le Mans aporta su visión personal sobre la carrera de resistencia más famosa del mundo y sobre los preparativos del Audi Sport Team Joest.

Esto se anima por momentos: La semana que viene comenzaremos las pruebas de nuestra nueva ‘criatura’, el R15 plus. Es el coche con el que deseamos devolver el trofeo ganador de Le Mans a Audi, por poco que les guste la idea a nuestros amigos de Peugeot.

El objetivo de Audi no ha cambiado: la victoria. La obtención de la tercera plaza el año pasado no era el resultado que nuestros jefes tenían en mente. Y, por supuesto, no era el resultado que ninguno de los pilotos perseguíamos. Allan, Dindo y yo sabemos perfectamente que el peldaño más alto del podio de Le Mans es lo máximo. Pero conseguirlo es difícil. Le Mans es una carrera extremadamente dura en la que pueden pasar muchas cosas sorprendentes, como en el año 2007, cuando debimos retirarnos mientras liderábamos la carrera con claridad. Peugeot ganó la carrera el año pasado, y en esta ocasión nosotros tenemos el reto de derrotarlos.

Nada más terminar la edición 2009, los ingenieros prepararon una larga lista de especificaciones. Cada pieza fue comprobada minuciosamente a lo largo de los últimos meses en el departamento de diseño, en los bancos de pruebas y en los tests de validación de los componentes en circuito. Todos esos componentes han sido montados y el resultado es el R15 plus con el que vamos a comenzar a probar la próxima semana.

El coche se desplazó de Frankfurt hasta los Estados Unidos a bordo de un avión de carga de Lufthansa. En el destino lo recibieron los hombres del Audi Sport Team Joest, que ya lo tienen listo para el test. Yo llegaré allí el lunes y estoy deseando empezar a rodar.

Probablemente sabréis que el R15 plus no es un coche completamente nuevo, sino una evolución. Se han mejorado numerosos detalles que deberían constituir un notable paso adelante. Se ha puesto un énfasis especial en el apartado de la aerodinámica, la evolución del motor y la transmisión, la eficiencia del sistema de refrigeración y el aprovechamiento de los neumáticos.

Los resultados de las simulaciones y de las pruebas en el túnel de viento serán ahora refrendados en la pista, de modo que podamos acumular todos los datos posibles para continuar mejorando el vehículo. Nuestro objetivo es alcanzar la especificación óptima a la altura de la carrera de Spa en mayo, ya que en ese lugar se producirá nuestro ensayo general para las 24 Horas de Le Mans de este año.

A lo largo de sucesivos tests que han sido programados antes de la carrera de Spa, resultará crucial para todo el equipo – desde los mecánicos hasta los pilotos – trabajar exactamente del mismo modo que se hará en la carrera. De esta forma, el equipo podrá continuar mejorando su compenetración, y detectar y corregir los posibles puntos débiles antes de enfrentarnos al reto de Le Mans.

Antes de terminar, permitidme que os ponga al día de la positiva evolución de mi lesión del pie izquierdo: el lunes pasado ya me quitaron la horrorosa bota que me sujetaba el pie¿.

Tom Kristensen
AUDI

Esta entrada fue publicada en Audi. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario