C-MÉTISSE: UNIÓN DE PASIÓN Y RAZÓN

Coincidiendo con el Salón del Automóvil de París 2006, Citroën desvela el C-Métisse. Con este prototipo, la marca abre una nueva vía, proponiendo un coupé con carácter, dotado de un alto nivel de confort a bordo, con unas prestaciones destacables y respetuosas con el medio ambiente.

Por sus proporciones, el color de su carrocería rojo fuego, la espectacular apertura de sus puertas y sus omnipresentes cromados, este coupé, dotado de 4 plazas y 4 puertas, reaviva la pasión por los automóviles Gran Turismo.

El C-Métisse cuenta con un puesto de conducción dotado de los últimos avances tecnológicos y con las excelentes prestaciones que le aporta un sistema de propulsión híbrido diésel con una arquitectura muy particular. Aprovechando el mismo sistema que el prototipo C4 Hybride HDi, presentado por Citroën a principios de año, el C-Métisse se distingue por la ubicación de sus motores eléctricos, en las ruedas traseras. Esta configuración es más acorde con las prestaciones del vehículo y optimiza su capacidad de tracción. Perfectamente adaptada al carácter del C-Métisse, demuestra el dominio de Citroën de las diferentes arquitecturas híbridas y su compromiso con la reducción del consumo y de las emisiones de C02.

Como vehículo de gama alta, el C-Métisse mima a los pasajeros ofreciéndoles un espacio amplio y tres asientos tapizados con cuero blanco, de un confort ejemplar.

Esta entrada fue publicada en Citröen. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario