Ayudas al motor

Publicado el 20-01-09 , por Expansión

En su empecinado intento de esconder los problemas de la economía española bajo la alfombra del dinero público, el Gobierno quiere repartir cuanto antes los 800 millones prometidos al sector del automóvil.

De esa cifra, 690 millones serán préstamos a tipo cero y sin avales y 110 millones ayudas directas para formación e ingeniería. Es palpable que la industria del motor es una de las más golpeadas por el frenazo de la economía, pero las medidas paliativas sólo servirán, en el mejor de los casos, para enmascarar las dificultades y ganar algo de tiempo.

Sería un error, como advirtió el viernes el responsable de Industria de la UE, Günter Verheugen, que los Estados se dejaran arrastrar a una competición de subsidios de incierta eficacia o, peor aún, por un equivocado afán proteccionista, como pretende Sarkozy en Francia, dispuesto a entrar en el capital de su industria automotriz.

Los remiendos siguen sin ser la solución para una industria que, más allá de las iniciativas de urgencia, requiere de los gobiernos la configuración de un apropiado marco competitivo, pero que también debe solventar sus propios problemas estructurales. Los mismos que le han llevado al actual escenario de sobreproducción, con un stock de más de 400.000 vehículos sin vender en España.

Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario