Avensis, innovación y dinamismo europeos

La tercera generación del Avensis está ya disponible en su amplia red de concesionarios. Lanzado en 1997, su cuota en el segmento D europeo logró alcanzar el 8% en 10 años. Ahora, con la reducción en las emisiones y en el gasto de combustible, Toyota espera alcanzar las 100.000 unidades en el continente, confiando en una mayor penetración en los países del Este. Desarrollado por dos equipos de ingeniería, uno japonés y otro europeo, el nuevo Avensis se ha fabricado en y para Europa en la factoría de Reino Unido.
Uno de los grandes retos era la reducción de emisiones y consumos; la tecnología Toyota Efficiency Drive aplicada a nuevos motores de gasolina y diésel y transmisiones avanzadas ha conseguido una reducción media de 6,7 gramos/Km y el consumo también se ha optimizado.
Disponible en dos carrocerías, Sedán y Cross Sport, ambas bajo el diseño Vibrant Clarity, que proyecta potencia y dinamismo sin excluir la elegancia y manteniendo un alto nivel aerodinámico y capacidad de maletero. El capó avanzado y el pilar trasero retrasado le crean una identidad propia para sus 4.695 mm (4.765 en el Cross Sport), con una batalla de 2.700 mm y 1.480 de altura y 1.810 de anchura. La nueva plataforma ha permitido un mayor ancho de vías.
Los materiales interiores son de alta calidad y en colores negro o gris-beige, y el desplazamiento de pilares aumenta la percepción de espacio interior. Como opción, el Cross Sport admite techo panorámico. De los tres acabados, el Executive presenta la consola en un material de carbón de bambú. Las esferas del velocímetro y del tacómetro están iluminadas.
Valvematic
La tendencia hacia las motorizaciones de gasolina por la equiparación de precios ha llevado a Toyota a introducir la tecnología Valvematic, que posibilita la apertura y reglaje óptimo de las válvulas para un rendimiento superior, una combustión más eficaz, eliminación de pérdidas en el bombeo, mayor apertura de la admisión y retardo en la entrada del aire al motor. El propulsor 1.6 va asociado a una caja manual de seis marchas, su potencia es de 132 CV y el par de 160 Nm. El propulsor 1.8 litros permite elegir entre la caja manual de seis relaciones o la transmisión automática Multidrive S de variador continuo. Su potencia alcanza los 147 CV y su par motor es de 180 Nm, cifrándose las emisiones en 154 g/Km.
Las mecánicas diésel D-4D, también bajo normativa Euro V, ofrecen un mayor par a bajas velocidades, inyectores piezoeléctricos y raíl común de nueva generación, así como una presión de inyección de las más altas, 2.000 bares. El motor de 2.0 litros de 126 CV va asociado a una caja manual de seis velocidades. El par motor es de 300 Nm y las emisiones se anuncian en 134 g/Km. El 2.2 litros monta de serie un filtro de partículas con la transmisión manual de seis marchas. La potencia es de 150 CV y el par motor alcanza los 340 Nm. Las emisiones se anuncian en 147 g/Km, modelo Sedán.También está disponible la transmisión automática Autodrive S de seis velocidades, con 169 g/Km de emisiones. Los motores de gasolina se fabrican también en el Reino Unido y los diésel en Polonia. Próximamente aparecerán en el mercado nuevas transmisiones automáticas y un modo secuencial de siete marchas.
Otros detalles técnicos son el nuevo chasis fabricado bajo los conceptos de estabilidad, agilidad, confort y sensibilidad, combinado con unas excelentes y cómodas suspensiones y una amplia lista de elementos de seguridad activa y pasiva. La gama de precios va desde los 22.900 euros hasta los 29.550, incrementándose el Cross Sport en 1.000 euros más.
Esta entrada fue publicada en Toyota. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario