Aumenta la ventaja del sistema xDrive sobre sus competidores: BMW permanece como líder del mercado en 2008 entre los automóviles 4×4 del segmento premium.

La tecnología de manejo superior se vuelve cada vez más popular entre los clientes: en todo el mundo se han vendido por encima de 323.000 vehículos con el sistema inteligente de tracción en las cuatro ruedas; el éxito se solidificará en 2009 con la llegada de otros modelos xDrive.
BMW ha consolidado en 2008 su posición de liderazgo en el mercado mundial de los automóviles 4×4 del segmento premium, aumentando de nuevo la distancia que le separa de sus más importantes competidores. En todo el mundo se han vendido 323.293 vehículos dotados del sistema inteligente de tracción en las cuatro ruedas xDrive. El líder del mercado ha logrado incrementar de nuevo en un uno por ciento su volumen de ventas de automóviles 4×4, a pesar de las retadoras condiciones que atraviesa el mercado automotriz. La evolución positiva demuestra que los clientes son cada vez más conscientes de las cualidades del sistema en relación con las de sus competidores. En comparación con el año 2007 casi pudo duplicarse la ventaja del xDrive respecto al segundo lugar del segmento.
El número de vehículos dotados de xDrive dentro del volumen de ventas total de la marca BMW aumentó en 2008, llegando a ser del 27 por ciento. Este contínuo éxito es el resultado del perfeccionamiento constante de la oferta de modelos de BMW X, así como de una nueva ampliación de la gama de vehículos 4×4 en la Serie 3 y la Serie 5 de BMW. En total, BMW ofrece en la actualidad nada menos que 37 modelos en los cuales la distribución variable de la fuerza entre las ruedas delanteras y traseras, controlada electrónicamente, proporciona una dinámica de conducción óptima en la carretera y una tracción excelente en terrenos sin pavimentar. La versión más reciente es el BMW 320d xDrive. Con él, la berlina, el touring y el coupé de la Serie 3 de BMW pueden disponer ahora tres opciones de motores de gasolina y dos diésel con xDrive. En la Serie 5 se puede elegir entre dos motores de gasolina y dos diésel para la berlina y el touring con tracción en las cuatro ruedas. El BMW X3 se ofrece en seis variantes de motor, mientras que los BMW X5 y BMW X6 están disponibles cada uno en cuatro variantes.

La evolución del sistema continúa. A lo largo del año 2009 se introducirá el xDrive en otros segmentos de vehículos. El BMW X1, que trae por primera vez las características típicas de los modelos BMW X al segmento de los vehículos compactos de la clase premium, estará listo muy pronto para la producción en serie, al igual que el primer BMW Serie 7 con xDrive y los primeros modelos con tracción en las cuatro ruedas de BMW M GmbH.
Pionero y abanderado de una técnica superior de tracción en las cuatro ruedas: el BMW X5 cumple diez años.
Los vehículos 4×4 forman parte de la oferta de modelos de BMW desde el año 1985, en el que se lanzó el BMW 325ix. Sin embargo, la tracción en las cuatro ruedas recibió su impulso más potente en 1999. Hace diez años tuvo lugar el lanzamiento del BMW X5, el primer Sports Activity Vehicle del mundo. El BMW X5 enriqueció el segmento de los vehículos todoterreno con sus inigualables cualidades de manejo deportivo en carretera, que claramente lo diferenciaron de la competencia.
Este concepto ha animado a otros fabricantes a imitarlo, si bien hay que decir que, en lo que respecta a los posteriores desarrollos y a la transmisión de estas propiedades a otros segmentos del mercado, BMW sigue ocupando la posición de líder. En total, desde el año 1999 se han vendido más de 1,3 millones de BMW X. Sólo en el año 2008 se vendieron más de 243.000 unidades. El modelo más vendido es el BMW X5, que se ofrece ya en su segunda generación. Pero también de los BMW X3 presentados en 2003 se han vendido ya más de 500.000 unidades. El BMW X6, lanzado con todo éxito en 2008, es el primer y único Sports Activity Coupé del mundo. Y también el BMW X1, como todos los modelos BMW X anteriores a él, es el pionero de su clase y no tiene competidores en el segmento premium.
Los modelos BMW X marcan tendencias y son vanguardistas en cuestión de innovación.

En adición a estos atractivos conceptos de vehículos, la singular funcionalidad es un factor gracias al cual BMW mantiene el éxito de su sistema de tracción en las cuatro ruedas. En el caso del BMW xDrive, la transmisión de fuerza tiene lugar de forma permanente a través de una caja de transferencia con embrague de discos controlado electrónicamente. De este modo, la fuerza propulsora puede repartirse en proporción variable entre los ejes delantero y trasero y se encuentra disponible en todo momento justo en el lugar donde puede traducirse en un movimiento de avance con la máxima eficiencia. En el caso del BMW X6 cabe añadir que se emplea por primera vez el Dynamic Performance Control, gracias al cual se obtiene adicionalmente una distribución de la tracción entre las ruedas traseras derecha e izquierda idónea para cada situación concreta. La función estabilizadora del Dynamic Performance Control, se aplica incluso en casos de cambios súbitos de la carga y en el régimen de retención.
Ambos sistemas están conectados entre sí a través de la gestión integrada del chasis (Integrated Chassis Management, ICM) central, que supervisa además el control dinámico de la estabilidad (Dynamische Stabilitäts Control, DSC) así como la dirección activa y el sistema de regulación del chasis Adaptive Drive. Gracias a esta tecnología, única en el mundo, es posible coordinar entre sí las funciones del sistema de propulsión y del chasis en décimas de segundo, de tal modo que en todas las situaciones se mejoran en un grado óptimo la agilidad, la precisión de la dirección, la estabilidad de la conducción y la tracción. De este modo pueden impedirse, por ejemplo, todas las tendencias del vehículo al subvirado o al sobrevirado, gracias a unas intervenciones precisas que se producen antes de que el conductor pueda siquiera percibir lo que está pasando. Aumentan también sensiblemente la precisión al entrar en una curva, la estabilidad en maniobras de frenado y el arranque sobre terrenos resbaladizos. Justo en las situaciones de tracción extremas es cuando el xDrive trabaja, interconectado con el ICM, con una celeridad muy superior y con mayor eficiencia que los sistemas convencionales de tracción en las cuatro ruedas.

La potencia innovadora que subyace al desarrollo de los actuales modelos BMW X no se manifiesta sólo en la insuperable precisión con que éste realiza la transmisión de la fuerza, sino también en la ejemplar eficiencia con que se genera energía motriz. Los modelos presentan en todas sus versiones de motor disponibles una relación excelente entre el dinamismo de la conducción y el consumo de combustible, gracias a la más moderna tecnología de motores y las medidas BMW EfficientDynamics de serie. Unos ejemplos contundentes de ello son los valores medios de consumo constatados en el ciclo de comprobaciones de la UE, de 6,5 litros a los 100 kilómetros para el BMW X3 xDrive20d (con una potencia de 130 kW/177 CV) o de 8,2 litros para el BMW X6 xDrive30d con sus 173 kW/235 CV.
Los modelos BMW X se encuentran también en la mira para el lanzamiento de la tecnología BMW ActiveHybrid. En el curso del año 2009 podrá comenzar a producirse en serie el BMW X6 ActiveHybrid, que combinará un motor de ocho cilindros con una propulsión eléctrica, gracias a una innovadora transmisión activa bimodal. También en estos modelos se materializarán los avances relativos al placer de conducir y a la economía típicos de la marca BMW y de la estrategia de desarrollo de BMW EfficientDynamics. La innovadora tecnología confiere al BMW X6 ActiveHybrid una dinámica de conducción hasta ahora inalcanzada en los vehículos híbridos convencionales, lo cual se suma a una reducción del consumo de hasta el veinte por ciento respecto a un vehículo comparable que sólo disponga de motor de combustión.

Esta entrada fue publicada en BMW y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario