AUDI TRADITION CELEBRA LOS 100 AÑOS DE DKW

– Admiradores de los motores de dos tiempos de todo el mundo
Audi Tradition participa con coches DKW en concentraciones de clásicos

Una leyenda del mundo del automóvil celebra su centenario en este año: DKW. La compañía de Zschopau, en Sajonia, se creó originalmente para fabricar vehículos movidos por vapor, pero al final debió su fama a los motores de dos tiempos. DKW llegó a ser el fabricante de motocicletas más grande del mundo a finales de la década de 1920 y, posteriormente, en los años 30, fue la primera compañía que produjo automóviles de tracción delantera en serie. A petición de Volkswagen, DKW fabricó en el periodo de preguerra los pequeños coches de la Serie F, en un número considerable.

Audi Tradition está marcando celebrando el aniversario de su marca predecesora con la participación de vehículos clásicos DKW en múltiples acontecimientos, incluyendo las Mille Miglia y el Gran Premio Nuvolari en Italia, el Concurso de Elegancia en Bergerac, Francia, el Silvretta Classic y el Ennstal Classic, en Austria, y, por supuesto, los “100 Años de Rasmussen”, un festival en la ciudad de Zschopau, que se celebrará el 26 de agosto.

En 1907, el danés Jørgen Skate Rasmussen abrió una pequeña fábrica de metales preciosos en Zschopau, en las Montañas de los Minerales. Después de la manufactura inicial de separadores de escape de vapor de aceite, equipos de motores de vapor y metales preciosos, comenzó a experimentar con coches de vapor en 1916. El proyecto no pasó de la fase de prototipo. Lo que sí permaneció, sin embargo, fue el nombre de la marca derivado de ese proyecto, DKW, una abreviatura de la palabra alemana para denominar a los vehículos movidos por vapor (Dampfkraftwagen). En 1919, Rasmussen construyó un motor de dos tiempos que comercializó como un motor de juguete bajo el nombre “Des Knaben Wunsch” (literalmente: “El Deseo del Niño”). Este minimotor fue ampliado y utilizado como auxiliar en las bicicletas para, posteriormente, en 1922, convertirse en un genuino motor de motocicleta conocido como “Das Kleine Wunder” (“El Pequeño Milagro”). Bajo los auspicios de Jørgen Skate Rasmussen, con Carl Hann como gerente y Hermann Weber como diseñador jefe, DKW se convirtió el fabricante de motos más importante del mundo en el transcurso de la década de1920 (en 1928 la planta de Zschopau era la fábrica de motocicletas más grande del mundo). En aquel mismo año, Rasmussen se hizo cargo de las fábricas de automóviles Audi en Zwickau y dos años más tarde encargó a los diseñadores de Audi la realización de un pequeño coche con los siguientes rasgos de diseño: un motor DKW de moto, de dos cilindros y dos tiempos, con una cilindrada de 600 cc; una carrocería de madera y tapicería de cuero, ejes oscilantes delante y detrás y tracción delantera. Nació así el DKW Front, que llegó a ser uno de los coches alemanes más populares y vendidos de su tiempo.

El 29 de junio de 1932 se fundó Auto Union AG, con sede central en Chemnitz, como resultado de la Gran Depresión. Esta nueva empresa estaba formada por la fusión de cuatro compañías que hasta entonces habían sido independientes: Zschopauer Motorenwerke J.S. Rasmussen AG (DKW), de Zschopau, Audiwerke AG, de Zwickau (de la cual J.S. Rasmussen era ya propietario desde 1928), Horchwerke AG, de Zwickau, y el departamento de automóviles de Wanderer Werke AG, de Chemnitz.

Los productos DKW no fueron menos importantes para el desarrollo económico de la nueva compañía de lo que habían sido Jørgen Skate Rasmussen y su empresa Zschopauer Motorenwerke para la fundación de Auto Union. Las motocicletas y coches DKW, con sus típicos motores de dos tiempos, surtieron el segmento bajo del mercado (la categoría con precios comprendidos entre los 345 y los 3.400 marcos alemanes de la época) y representaron la gama de modelos con un volumen de venta mayor en Auto Union. Por ejemplo, en los últimos años de la década de 1930, se construyeron hasta 4.800 unidades al mes de los coches DKW con tracción delantera. Por su parte, las motocicletas DKW se produjeron en unas cantidades tales que, en 1937, Auto Union volvió a ser una vez más el constructor de motos más grande del mundo y en su planta de Zschopau se fabricaron un total de 55.470 motocicletas. Otra importante área de producción la componían los motores DKW que podían ser utilizados para una amplia gama de vehículos y que también se usaban en una variedad de campos increíble, como la agricultura, la construcción de carreteras, las brigadas de bomberos, la armada o las autoridades públicas.

Los productos DKW eran conocidos por ser simples, prácticos, fiables, económicos, duraderos y de altas prestaciones. En términos de tecnología, la compañía con base en Zschopau demostró ser pionera e innovadora en áreas como los motores de dos tiempos, la tracción delantera y la construcción de carrocerías (de madera y plástico). Este espíritu también estuvo detrás del potencial innovador de Auto Union AG, que estableció una Oficina Central de Diseño y un Departamento Central Experimental en Chemnitz, para todas las marcas de Auto Union, desde 1936.

El trabajo conjunto para la producción de un vehículo fue más intenso en DKW que en cualquiera de las otras marcas de Auto Union: los motores se hacían en la fábrica principal de Zschopau, las carrocerías se producían en la planta de Spandau, en el distrito de Berlín, y los modelos de cuatro cilindros con tracción trasera eran también construidos ahí. El ensamblaje de los tracción delantera se realizaba en la planta de Audi en Zwickau. Todo esto era una hazaña logística asombrosa para aquellos tiempos.

La marca DKW, cuyo principal competidor en los años 30 era Opel, ofreció un gran potencial a Auto Union, potencial con el que la compañía confiaba poder plantar cara a la competencia esperada por parte del KdF-Wagen (Volkswagen) con el lanzamiento de un nuevo modelo, el DKW F 9, de similares características. Eso hizo de Auto Union la única empresa de coches en Alemania que había tenido una respuesta inmediata preparada para desafiar al modelo de Volkswagen.

Después de la guerra, Auto Union GMBH, que fue refundada en Alemania Occidental, estuvo lista para reestablecer el equilibrio en la industria del automóvil en Ingolstadt y Dusseldorf, y eso se llevó a cabo con la marca DKW. Los vehículos DKW se construyeron en Alemania Occidental hasta 1965, momento en el que la era de los dos tiempos llegó a su final en Auto Union, en la factoría de Ingolstadt, y la compañía centró su atención hacia los motores de cuatro tiempos, permitiendo así el renacer de otra “vieja” marca, Audi.

Los cuatro aros del logotipo de Audi simbolizan las marcas Audi, DKW, Horch y Wanderer, que más tarde se combinaron bajo el paraguas de Auto Union. Auto Union y NSU, que se fusionaron en 1969, hicieron muchas contribuciones significativas en el desarrollo de los automóviles. AUDI AG se formó a partir de Audi NSU Auto Union AG en 1985. Junto con las dos compañías tradicionales, Auto Union GMBH y NSU GMBH, Audi Tradition nutre y presenta la rica y variada historia de Audi. El museo móvil de Audi, en el Audi Forum de Ingolstadt, está abierto diariamente, de lunes a domingo, desde las nueve de la mañana hasta las seis de la tarde.

Esta entrada fue publicada en Audi. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario