AUDI LANZARÁ EL DIESEL MÁS LIMPIO DEL MUNDO

– La producción en serie contará con futuros modelos ‘e’
– Una estrategia integrada que reduce el consumo y las emisiones

A partir de mediados de 2008, Audi iniciará la producción en serie de la tecnología diesel más limpia del mundo. Con su sistema de emisiones ultra bajas, los nuevos motores TDI combinan las prestaciones y rendimientos de primer nivel de los propulsores TDI actuales con unas cifras de consumos verdaderamente sorprendentes y con unos índices de emisiones sumamente contenidos. De hecho, éstos serán capaces ya de superar las exigencias de los severos límites de la normativa anticontaminante que entrará en vigor en Europa cuando la producción se inicie. Al igual que la gama Audi al completo cumplió los estándares anticontaminación Euro 4 y el posterior Euro 5 años antes de su entrada en vigor, la marca de Ingolstadt vuelve a asumir su papel pionero en el desarrollo de tecnología innovadora.

Los afamados motores TDI son un elemento clave en la estrategia de tecnología integrada de Audi. “Tenemos la intención de consolidar el estatus del TDI como una forma de propulsión altamente eficiente en una base sostenible. Y en el futuro lanzaremos variantes ‘e’, diseñadas para un consumo de combustible optimizado en nuestros modelos de serie, tanto en versión TDI como también de gasolina con la tecnología TFSI”, señala Rupert Stadler, Presidente del Consejo de Dirección de AUDI AG.

La máxima eficiencia es la receta del éxito
“Audi es pionera en todo lo relacionado con los motores diesel. Desde 1989, más de 4,5 millones de automóviles han salido de sus cadenas de producción dotados de la altamente eficiente tecnología TDI bajo su capó. Dotando al sport prototipo R10 TDI con esta tecnología, acabamos de vencer las 24 Horas de Le Mans con un diesel por segunda vez. Los Audi R8 de competición con tecnología de inyección de gasolina TFSI vencieron esa carrera en cinco ocasiones. Los hallazgos más relevantes obtenidos en el ámbito de la competición los hemos ido incorporando a nuestros desarrollos de producción en serie”, enfatiza Michael Dick, Miembro del Consejo para el Desarrollo Técnico en AUDI AG. “Con ello, estamos demostrando hasta qué punto representan las tecnologías TDI y TFSI la eficacia más absoluta, el placer de conducción y la economía, tanto en la carretera como en las pistas de competición”.

Con la última generación TDI, Audi reafirma su aspiración al liderazgo en el campo de la tecnología diesel ultra sofisticada. Cuando Audi inició la producción en serie del primer motor TDI para un turismo en 1989, marcó un hito en el progreso de la tecnología de la automoción. Audi TDI no tardó en convertirse en la expresión de la potencia combinada con la máxima eficiencia y, lo que es más, lo que marcó el ritmo de evolución a toda la industria del automóvil. Incluso hoy en día, las brillantes prestaciones combinadas con el extraordinariamente bajo consumo de combustible logrados por los motores diesel turbo de inyección directa permanecen imbatidas por ningún otro sistema de propulsión en condiciones reales.

Una estrategia consistente en todas las gamas de modelos
Con sus motores TDI de última generación, Audi va a demostrar a partir de ahora que este sistema de propulsión de alta tecnología aún tiene un elevado potencial y un futuro garantizado. Gracias al optimizado proceso de combustión y a la inclusión de un sistema de emisiones ultra bajas, estos modelos son capaces de cumplir las exigencias de la norma BIN 5 en los Estados Unidos, al tiempo que satisfacen la severa normativa que entrará en vigor en Europa en un futuro a corto plazo.

Audi iniciará su estrategia TDI para 2008 con el V6 de tres litros del Audi A4 y el Audi Q7. Con una potencia de 240 CV y el elevado par máximo de 500 Nm en el Audi A4 y de 550 Nm en el Audi Q7, ambos presumen de un dinamismo soberbio combinado con unos consumos relativamente bajos, característicos de cualquier Audi. Otros modelos se irán incorporando de manera rápida a la gama, bajo la premisa de que Audi irá extendiendo su nueva tecnología a otros tipos de vehículos y a diferentes categorías en cuanto a potencias hasta 2010.

Tecnología innovadora para emisiones minimizadas
Esta nueva tecnología de Audi lleva el contrastado principio TDI de la inyección directa diesel con turboalimentación, a una nueva dimensión. Para conseguirlo, los ingenieros encargados del desarrollo de motores diesel de Audi han incorporado todo un paquete de medidas innovadoras a la última generación TDI. El nuevo sistema piezoeléctrico de inyección por conducto común con una presión de inyección de 2.000 bar, la efectiva recirculación de gases de escape y una optimizada sobrealimentación por turbo aportan una notable reducción de las emisiones contaminantes. Uno de los elementos más destacables son los sensores de las cámaras de combustión que posibilita una regulación de los procesos de combustión del motor de manera mucho más precisa. Es la primera vez que se incorporan unos sensores de este tipo a un motor en todo el mundo, lo que supone una nueva innovación por parte de Audi.

La consideración de la nueva generación TDI como la referencia en materia de ecología y diesel de alta tecnología viene reafirmada por un sistema que garantiza emisiones ultra contenidas, reduciendo las emisiones de óxido de nitrógeno hasta en un 90%. Este sistema de emisiones ultra bajas funciona con un aditivo biodegradable consistente en una solución llamada AdBlue. Pequeñas dosis de esta solución se inyectan aguas arriba del catalizador DeNOx. En el sistema de emisiones ultra bajas está incluido el catalizador, el módulo de medición, el depósito de AdBlue, canalizaciones térmicas y un completo sistema de sensores. El sofisticado sistema de control de emisiones se completa con el catalizador catalítico de dos vías separado y por el eficiente filtro de partículas diesel controlado electrónicamente.

Gran potencial para la reducción del consumo en todo el mundo
Gracias a sus niveles de emisiones extremadamente contenidos, estos motores diesel de inyección directa de última generación pueden funcionar en cualquier lugar del mundo, incluso en el estado norteamericano de California, donde están en vigor los límites de emisiones más estrictos. Comparados con los típicos motores de gasolina típicamente utilizados en Estados Unidos, el TDI aporta una reducción de consumo de hasta un 35%. Como consecuencia, la tecnología diesel puede realizar una mayor contribución a reducir el consumo de combustibles fósiles y emisiones de gases de efecto invernadero, nocivos para el entorno, que cualquier otro tipo de propulsor conocido. Audi comercializará estos modelos en EE.UU y Europa a partir de la segunda mitad de 2008.

Ambicioso equipamiento para reducir las emisiones de CO2
Perfeccionar el TDI forma parte de la estrategia de tecnología integrada de Audi para reducir las emisiones de CO2 y otros gases nocivos de todos los modelos. Aparte de esto, Audi también se apoya en el tremendo potencial de sus sofisticados motores de combustión. Con su tecnología de inyección directa y los turbocompresores, los motores de gasolina TFSI, al igual que los TDI, siguen distinguiéndose aún hoy por unos consumos muy competitivos frente a los de sus rivales.

Como resultado de esta estrategia, muchos modelos Audi TDI y TFSI desplegarán en el futuro un innovador sistema de control que aprovechará las fases de frenada y rodaje en vacío para almacenar potencia eléctrica. En ese sentido, se está desarrollando actualmente un sistema start-stop de nueva generación que sea compatible con los estándares de confort de Audi.

La producción de gran volumen incluirá modelos ‘e’
Un meticuloso afinamiento de todos los apartados del vehículo también contribuye a reducir de manera notable el consumo de carburante. Así, Audi ha hecho un minucioso trabajo en toda su gama de vehículos optimizando la resistencia a la rodadura, mejorando la capacidad de penetración aerodinámica, introduciendo relaciones de cambio adaptadas a las nuevas mecánicas, reduciendo la fricción y replanteando algunos órganos auxiliares. Con su elevado par máximo a bajos regímenes, los motores Audi turboalimentados de inyección directa, tanto diesel como de gasolina, cuentan con las características ideales para funcionar de manera óptima con unas cajas de cambio optimizadas, que posibilitan que los coches puedan conducirse con las mecánicas en su modo de funcionamiento más eficiente.

El éxito de esta estrategia tiene su ejemplo en los modelos ‘e’, que ya están en fase de producción. Un buen ejemplo es el actual Audi A3 1.9 TDI e, con un consumo medio de sólo 4,5 litros/100 km y unas emisiones de CO2 de 119 gramos por kilómetro. En el futuro, Audi aumentará su gama de modelos extra eficientes de manera considerable, ofertando versiones tanto TDI como TFSI de los modelos ‘e’.

Sistemas híbridos para una serie de modelos
No obstante, puede que haya también demanda para un sistema híbrido diseñado para algunos mercados en particular y para satisfacer requerimientos específicos. Audi está desarrollando sistemas híbridos para una serie de gamas y los introducirá en la producción en serie en aquellos mercados donde se estime que aporten beneficios significativos para los clientes. Audi desveló en 2005 el estudio del Audi Q7 híbrido con un motor eléctrico integrado entre el motor y la caja de cambios. Diseñado como un híbrido “full”, como se le conoce, el Audi Q7 está preparado para funcionar tanto con el motor de gasolina como con el eléctrico, y también con ambos al unísono. Cuando el coche rueda en retención o cuando se accionan los frenos, la energía cinética se convierte en energía eléctrica, se almacena en la batería y se transforma luego en capacidad propulsora cuando así se requiere.

Planteamiento integrado para combustibles más óptimos
Los combustibles juegan un papel determinante en las futuras reducciones de CO2. Al margen del etanol o el gas natural, las fuentes de energías primarias son los combustibles de la nueva generación extraídos sintéticamente de la biomasa o del gas natural. Estos combustibles a medida mejoran los procesos de combustión en el interior del motor, arrojando un balance de emisiones mucho más saludable.

En este sentido, resulta particularmente interesante el SinFuel, que se obtiene a partir de la biomasa. Cuando este combustible se quema, no libera más dióxido de carbono que el extraído de la atmósfera con anterioridad por las plantas utilizadas para obtenerlo. Las primeras instalaciones para producir estos combustibles a escala industrial se están construyendo en la actualidad. Audi apoya decididamente este planteamiento integrado para la obtención de combustibles mejores bajo el paraguas del Grupo Volkswagen.

Combustibles alternativos
Diversos tipos de combustibles alternativos ganan importancia en todo el mundo. El gas natural, por ejemplo, está siendo utilizado cada vez más asiduamente en una serie de países como fuente de energía más rentable con un contenido en CO2 más bajo. En este sentido, Audi ha ideado un concepto para usar el CNG (gas natural comprimido). Se basa en el motor TFSI y mantiene cualidades como su elevada potencia, incluso cuando funciona con gas natural. Ello quiere decir que se puede disfrutar de una reducción de emisiones de CO2 de hasta el 20% funcionando en modo CNG, sin compromiso alguno en materia de placer de conducción. Además, este ingenioso sistema no impide que se disponga de la capacidad total del compartimento de carga y de toda la versatilidad del vehículo, a pesar de la adición del depósito de gas natural.

Lo mismo puede decirse del sistema de funcionamiento con etanol de Audi. Está diseñado para funcionar con un combustible que contiene hasta el 85% de etanol, también sin pérdida alguna de dinamismo o deportividad. Y las emisiones de CO2 de un sistema como este se sitúan en torno a un 75% menos cuando funciona con bioetanol de segunda generación que cuando el motor quema combustible convencional basado en el petróleo.

La influencia decisiva del conductor
Audi mantendrá vigente su eslogan “A la vanguardia de la técnica” para sus clientes a base de introducir toda suerte de soluciones técnicas. No hace falta decir, sin embargo, que son los conductores quienes tienen a su alcance la posibilidad de conducir de un modo que beneficie al consumo de combustible. El estilo de conducción de cada uno puede influir al consumo y, como resultado de ello, a las emisiones en hasta en un 30%, sin grandes diferencias en el ritmo de marcha o el dinamismo. Adicionalmente, Audi aportará sistemas de apoyo a los conductores que les ayuden a modificar sus estilos de conducción para un consumo de combustible óptimo. Un ejemplo de tal ayuda a la conducción es el indicador de cambio de marcha que ya equipa de serie a los modelos ‘e’ y al nuevo A5 y que muestra la relación de cambio óptima para cada circunstancia de conducción.

Eficiencia adicional al toque de un botón
Audi ya ha presentado un vehículo que aporta a los conductores la opción de seleccionar un modo de conducción especialmente eficiente en materia de consumo de combustible para ciertas condiciones con sólo pulsar un botón en el estudio Cross Coupé quattro. En modo “efficiency”, la gestión electrónica del motor y de la caja de cambios hace que funcionen con una operatividad orientada al bajo consumo, la potencia de los elementos que más consumen y los módulos de confort se restringe y el sistema de control de la velocidad de crucero se programa para dar prioridad a un bajo consumo de combustible. Este modo se selecciona cuando el conductor lo estima conveniente y viene acompañado por una ligera reducción de potencia y confort. Aparte de ello y teniendo en cuenta que los datos que maneja el sistema de navegación son cada vez más precisos, en el futuro se utilizará también para una guía orientada a una conducción más económica.

Con la ayuda de estas nuevas mecánicas diesel limpias y las estrategias integradas de eficiencia, Audi se prepara para potenciar el carácter deportivo y elegante de sus coches, el sentido del placer de la conducción y la elevada calidad de sus automóviles mientras continúa reduciendo su índice de emisiones.

Esta entrada fue publicada en Audi. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario