AUDI, DIEZ AÑOS DE EXPERIENCIA EN DISEÑO EN ALUMINIO Y CONSTRUCCION LIGERA DE AUTOMÓVILES

El lugar de producción de la berlina de lujo Audi A8, con carrocería de aluminio, es también el sitio donde reside la base de los conocimientos sobre el aluminio del grupo. Audi estableció el Centro de Aluminio de Neckarsulm en 1994, con un coste de ocho millones de euros, aproximadamente. De esta forma, Audi agrupaba sus actividades en el campo del diseño ligero hace diez años, juntando toda la experiencia de los departamentos de desarrollo, planificación de la producción y control de calidad bajo un mismo techo.

Audi rebautizó su edificio hace dos años como “Centro de Diseño de Aluminio y Construcción Ligera de Neckarsulm”. El nuevo nombre es un reflejo de cómo han cambiado las actividades de investigación y desarrollo desde que el aluminio ha pasado a ser el elemento central. Aceros de alta resistencia, piezas de metal adaptadas, plásticos reforzados y magnesio se utilizan cada vez más en Audi. La implantación sistemática de diseños de carrocerías ligeras de vehículos, aseguran una importante reducción en el consumo de combustible.

El potencial de materiales disponible hoy en día para la construcción de coches ligeros será explotada de manera aún más eficiente en el futuro. Aunque el aluminio sigue siendo un material clave en estos diseños de bajo peso, los esfuerzos en investigación con otro tipo de elementos están progresando. “Mi visión es la de diseños ligeros y económicos para producciones de cierto volumen. Necesitamos explotar el potencial de algunos materiales para la fabricación de coches ligeros de la forma más eficaz posible y usar los elementos correctos en el punto adecuado. El aluminio, por supuesto, representa la fuente principal en los diseños de vehículos de bajo peso, pero estamos viendo cada vez más las posibilidades de otros materiales”, explica Heinrich Timm, responsable del Centro de Diseño de Aluminio y Bajo Peso y uno de los pioneros en el desarrollo de carrocerías de aluminio.

Los ingenieros del Centro de Diseño de Aluminio y Construcción Ligera fueron los artífices de vehículos como el A2 y el A8. Lamborghini también utilizó sus conocimientos para el desarrollo del deportivo de altas prestaciones Gallardo. Pero la apuesta de Audi por los vehículos con carrocería de aluminio también ha tenido impacto en la industria del acero. En respuesta a la aparición de la primera carrocería de aluminio con un volumen de producción notable para el Audi A8, los fabricantes de acero dieron un paso adelante para potenciar sus materiales con una alta y muy alta resistencia, destinados a la construcción de carrocerías.

El año en que se inauguró el Centro del Aluminio (como se conocía entonces) fue también el año en el que el primer A8 abandonó la línea de producción. Éste ha sido el primer vehículo en utilizar el concepto Audi Space Frame (ASF). Le siguió el Audi A2, en 1999, el primer turismo de gran volumen en usar esta tecnología. La segunda generación del Audi A8 vio la luz en 2002, en el Centro de Diseño de Aluminio y Construcción Ligera, y, un año más tarde, se inició la producción del deportivo Lamborghini Gallardo en Santa Ágata, Italia,.

Durante este periodo, Audi también desarrolló una nueva tecnología de producción. El nivel de automatización en la construcción de carrocerías es ahora de un 80%. Esta cifra se corresponde ya con el grado de automatización de la producción en carrocerías convencionales. El volumen de producción de carrocerías de aluminio en Neckarsulm ha permitido una ampliación importante en esta industria: la mano de obra de Neckarsulm ha fabricado ya alrededor de 320.000 vehículos con carrocería de aluminio.

Actualmente hay 110 empleados en el Centro de Diseño de Aluminio y Construcción Ligera trabajando p or perfeccionar sus conocimientos en el diseño de modelos Audi ligeros. Ellos son la herramienta que asegura el liderazgo de la compañía en el diseño de automóviles de poco peso y en su desarrollo y producción.

Esta entrada fue publicada en Audi. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario