AUDI CELEBRA EL 25 ANIVERSARIO DE QUATTRO

La historia del primer quattro es el relato de incontables pruebas dinámicas en la nieve y de una idea genial: el árbol primario hueco situado en la caja de cambios que transmite a los ejes anterior y posterior la fuerza que proporciona el motor. Completado con una caja de transferencia, que pasó a ser posteriormente lo que hoy conocemos con el nombre de grupo o diferencial Torsen, el primer quattro comenzó a venderse hacia finales de 1980. Aquel coupé de líneas muy afiladas fue una mejor venta desde el primer momento, porque con la tracción total permanente y un motor sobrealimentado de cinco cilindros y 200 CV proporcionaba un comportamiento dinámico extremadamente deportivo, al tiempo que se distinguía por unas fascinantes características revolucionarias.

El quattro triunfó en las pistas de rallyes y ganó cuatro campeonatos mundiales sucesivos entre 1982 y 1984. ¿Quién no recordará hoy todavía las espectaculares proezas que realizaban los legendarios pilotos conduciéndo aquel vehículo? Después de aquella época, el equipo oficial de la fábrica se volcó en especial en los circuitos permanentes de alta velocidad. Y también sobre el asfalto se pudo comprobar nuevamente la superioridad de la tracción total permanente; los pilotos de los turismos de competición de Audi recibieron de manos de los organizadores los trofeos más prestigiosos tanto en EE.UU. como en Europa.

Junto al primer quattro, que es posiblemente el quattro más emblemático de todos, había ido desarrollándose en Audi toda una gama de automóviles de calle con tracción a las cuatro ruedas. Esta tecnología es hoy un pilar muy importante del negocio de la marca de los cuatro aros.

En los 25 años que habían transcurrido hasta finales de 2004, se habían fabricado en Audi 1.815.396 vehículos quattro. La actual gama de modelos abarca nada menos que 74 distintas versiones con tracción a las cuatro ruedas. El mito de la tracción total permanente continúa vivo y es hoy más fuerte que nunca, también gracias a que ha sido cultivado cuidadosamente al paso del tiempo. El concepto quattro no se refiere hoy solamente a un sistema de tracción extraordinario, sino que también quiere decir lo mismo que emoción, seguridad de conducción y un comportamiento dinámico inigualable. Los modelos Audi quattro son al mismo tiempo un factor de impulsión y una parte integrante de la innovadora marca técnica con el emblema de los cuatro aros.

Esta entrada fue publicada en Audi. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario