AUDI A8 3.0 TDI: LA PRIMERA BERLINA DE LUJO EN CUMPLIR CON LA NORMATIVA EUROPEA EU4 E INCORPORAR FILTRO DE PARTICULAS DIESEL


Audi lanzará un filtro de partículas para su mecánica diesel 3.0 TDI en la primera mitad del año 2004. El modelo A8 3.0 TDI se convertirá en la primera berlina del segmento lujo/altas prestaciones que llega al mercado conforme con la exigente normativa europea EU4 incorporando el nuevo filtro de partículas para mecánicas diesel.

El nuevo sistema, que estará disponible como opcional, no requiere aditivos para el combustible y dura toda la vida del vehículo. Su introducción en el mercado forma parte de la consistente estrategia de innovación tecnológica que caracteriza a Audi. A medio plazo, los filtros de partículas para motorizaciones diesel estarán disponibles como equipamiento opcional en toda la gama TDI.

El motor de 233 CV y seis cilindros -el primer motor de producción diesel en equipar piezo inyectores- está listo para proyectar al Audi A8 a la “pole position” de las berlinas de lujo más respetuosas con el medio ambiente. El A8 3.0 TDI que equipa la tracción quattro y el cambio tiptronic de 6 velocidades, incluso sin el filtro de partículas, cumple con todos los valores exigidos en el standard EU4 de emisiones.

El standard EU4 se basa en una serie muy exigente de parámetros, incluido el contenido de partículas, que especifican una reducción aproximada del 93% en su emisión. Los ingenieros de Audi fueron capaces de cumplir con esta normativa llevando a cabo exclusivamente modificaciones mecánicas internas. Una efectiva optimización de la combustión previene principalmente la emisión de polución.

El 3.0 TDI representa en consecuencia un nuevo paradigma en la historia de las motorizaciones diesel con una tecnología excepcionalmente limpia. Esto se demuestra no solo por su capacidad adicional en la reducción de emisión de partículas, sino también por su reconocida eficiencia de consumo. Actualmente, en la gama diesel de Audi hay ya un total de 18 modelos con motorizaciones TDI, con potencias desde los 61 a los 233 CV, que cumplen con la exigente normativa europea EU4.

Junto con la introducción del filtro de partículas para el más potente y avanzado de los motores diesel capaces de cumplir con el standard EU4, Audi continua progresando en su estrategia de reducción progresiva de emisiones contaminantes de sus modelos, y utiliza un sistema que es una obra de arte de la ingeniería mas avanzada, el CSF (Catalizador filtrador de hollín) que tiene un filtro con un recubrimiento especial que contiene metales preciosos con capacidad de actuar en doble sentido.

El proceso de regeneración pasiva incluye la lenta transformación de las partículas depositadas en el convertidor catalítico en C02, a temperaturas del orden de 350 a 500ºC, con una clara disminución de las emisiones nocivas, lo que ocurre en conducción normal del vehículo en situaciones de tráfico ligero o autopistas, sin necesidad de medidas especiales.

Sólo si el automóvil es usado a bajo rendimiento, por ejemplo en tráfico urbano, la temperatura de los gases de escape es elevada activamente a 600 grados cada 1000/1200 km. para facilitar la regeneración del filtro. Una clara ventaja de este procedimiento es que el consumo sólo se incrementa marginalmente, gracias al sistema activo de regeneración.

Audi dispone también de otro modelo conforme con el standard EU4 equipado con filtro de partículas diesel, el A4 2.0 TDI, propulsado por un nuevo motor diesel de 2 litros y 4 cilindros.

Este motor reduce la emisión de partículas por un procedimiento de filtrado que utiliza un aditivo catalizante activo. Este compuesto organometálico es añadido a la gasolina, alcanzando el filtro simultáneamente a las partículas. La oxidación activa de éstas tiene lugar a temperaturas superiores a los 500 grados. Los residuos del aditivo tienen que ser limpiados del filtro a intervalos de aproximadamente 120.000 km.

Esta entrada fue publicada en Audi. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario