AUDI A5 Y S5 CABRIOLET: DISFRUTAR CONDUCIENDO A CIELO ABIERTO

Madrid.- Dotado de una estética deliciosamente dinámica y gratificante a la vista, el nuevo A5 Cabriolet no puede negar que es todo un Audi. Y un Audi muy especial. Este cuatro plazas con techo de lona aúna un carácter marcadamente deportivo con la fascinación que aporta la conducción a cielo abierto, un exquisito confort y una gran versatilidad para uso cotidiano. Siete potentes variantes mecánicas, una ágil suspensión y una amplia gama de equipamientos de alta calidad convierten al nuevo Audi en el más atractivo convertible de gama media. La versión más alta de la nueva gama de Audi de convertibles es el S5 Cabriolet. Cuenta con un motor de nuevo desarrollo, con una arquitectura V6 de tres litros y sobrealimentación e inyección directa de gasolina. Los precios* en Alemania arrancan en los 37.300 euros para el 1.8 TFSI de 160 CV y transmisión manual de seis velocidades. La entrega de las primeras unidades del A5 Cabriolet comenzará en el segundo trimestre de 2009.

Al igual que en el resto de descapotables de Audi, el nuevo A5 Cabriolet también cuenta con un techo de lona, elemento que contribuye a dotar al nuevo modelo de una impactante silueta cargada de elegante dinamismo. Se trata de una capota muy ligera cuya apertura se completa en sólo 15 segundos y su cierre en 17 segundos. El mecanismo, completamente eléctrico, forma parte del equipamiento de serie. Opcionalmente, puede equiparse al coche con una capota acústica que reduce el ruido del viento casi a niveles de un techo rígido.

Cuando se abre la capota, ésta se pliega de tal manera que sólo resta un espacio muy leve al maletero, dejando su capacidad en 320 litros de volumen útil, sin duda el mejor valor entre sus competidores. El compartimento donde se aloja la capota desciende automáticamente cuando se abre la capota.

Igualmente útil resulta el respaldo abatible del asiento trasero, con su generoso túnel entre el maletero y el habitáculo, que incrementa la capacidad de carga hasta la nada despreciable cota de 750 litros.

Los extensores automáticos de los cinturones de seguridad complementan perfectamente al confort del interior del coche. Opcionalmente se puede equipar los asientos delanteros con un sistema de calefacción a la altura del cuello. El habitáculo ofrece un confortable acomodo para cuatro ocupantes. En él se dan cita no sólo un impecable refinamiento, sino una ejemplar ergonomía, que contribuye a que se cree un ambiente de deportiva elegancia. Los estudiados refuerzos de la carrocería y la utilización de aceros de alta resistencia garantizan la máxima rigidez y seguridad ante impactos.

El A5 Cabriolet se lanza con tres motores de gasolina y dos diesel, con potencias entre 180 CV y 265 CV. Todas esas mecánicas cuentan con inyección directa y cuatro están sobrealimentadas por turbo. La gama de posibles transmisiones incluye una con caja de cambios manual de seis velocidades, la multitronic de variador continuo y la increíblemente rápida S tronic de siete velocidades.

Además de la tracción delantera, Audi ofrece también en este modelo la tracción total permanente quattro, combinable con las mecánicas más potentes. El innovador diferencial deportivo, que distribuye la potencia de manera variable entre las ruedas del tren posterior, se encuentra disponible opcionalmente para hacer de la tracción quattro un elemento aún más dinámico y seguro.

Dinamismo fascinante: Audi drive select

El complemento perfecto a este compendio de tecnología es el sistema Audi drive select, directamente relacionado con las cualidades dinámicas del vehículo. Permite al conductor elegir entre tres mapas de gestión del motor diferentes, controlando las características de la inyección de combustible, los regímenes de cambio de la caja de siete marchas S tronic y del cambio multitronic y el modo de operación del sistema servotronic de dirección asistida. Si el coche incorpora el sistema operativo MMI un cuarto nivel, completamente programable, también se encuentra disponible.

El Audi drive select únicamente puede combinarse con una o más de otras tres tecnologías adicionales: el diferencial deportivo, el control adaptativo de los amortiguadores y la dirección dinámica. Esta última es una solución adicional de alta tecnología, capaz de variar su relación de desmultiplicación hasta en un cien por cien con arreglo a la velocidad del vehículo gracias a un piñón de superposición.

El nuevo Audi A5 Cabriolet incorpora un profuso equipamiento de serie, donde no faltan llantas de aleación de 17`, climatizador automático y un equipo de audio con reproductor de CD. Uno de los elementos más destacados entre el equipamiento opcional es la tercera generación del sistema operativo MMI, que aporta nuevas y atractivas funciones para la navegación y el entretenimiento.

En su condición de versión más alta de la nueva gama, el S5 Cabriolet ocupa una posición muy especial. Su motor TFSI de tres litros, un V6 con compresor, despliega sus 333 CV y 440 Nm de par de forma impresionante. Responde de manera fulgurante al acelerador y propicia unas prestaciones sensacionales. La tracción quattro, una suspensión deportiva con llantas de 18` y un paquete de detalles específicos de equipamiento remarcan el poderío deportivo del Audi S5 Cabriolet.

Diseño exterior

El Audi A5 Cabriolet combina la progresividad del diseño Audi con la fascinación inherente a un automóvil convertible. El generoso capó motor, las afiladas líneas de su carrocería, el trazo del contorno de los hombros, la elegante curvatura de las superficies, las grandes llantas, el distintivo frontal y la sugerente parte trasera interactúan entre sí para dar forma a un todo cargado de sensualidad y arte. El A5 Cabriolet tiene una longitud de 4,63 metros y una anchura de 1,85 metros, aunque su altura es de sólo 1,38 metros. Son, sin duda, las proporciones más deportivas de su categoría.

La estética del frontal está dominada por la parrilla Singleframe, flanqueada por grandes tomas de aire. El exquisito diseño de los grupos ópticos les confiere una apariencia de joyas tecnológicas. Y las luces de marcha diurnas de los grupos ópticos opcionales de xenón están formadas por LEDs. Una moldura de aluminio confiere un brillo especial al marco del parabrisas delantero.

La apariencia de la parte trasera muestra un aspecto afilado por líneas horizontales, anchos grupos ópticos, por las colas de escape y por la inserción específicamente coloreada del difusor. En el borde de la tapa del maletero destaca la presencia del extremo del discreto spoiler. Los grupos ópticos opcionales de xenón se combinan con luces traseras de tipo LED, que configuran un conjunto lumínico cargado de personalidad.

El techo practicable

El techo de lona, con su gran luneta trasera de vidrio, armoniza a la perfección en la estética del resto del conjunto. Esa es, precisamente, una de las varias razones por las que Audi prefirió este sistema frente a un techo de acero plegable. Además, su construcción es mucho más ligera, lo que reduce el peso total del Cabriolet y rebaja su centro de gravedad. La superficie externa de la capota está disponible en una gama de tres posibles colores, mientras que para su parte interior pueden seleccionarse un total de tres.

La capota consta de tres capas. La intermedia es acolchada. En el caso de la capota acústica opcional, que reduce el índice de ruido casi al nivel del de un techo rígido, esa capa intermedia es sustituida por una espuma de unos 15 milímetros de espesor. La capota acústica equipa una luz interior a la altura del asiento trasero, elemento que sólo suele encontrarse en el equipamiento de los convertibles del segmento de lujo.

En las dos versiones, una bomba hidráulica y los cuatro cilindros que mueven la capota se accionan cuando se pulsa un botón en la consola central o mediante el control remoto opcional. En total, se tardan 15 segundos en abrir la capota y 17 segundos en cerrarla. Ambas maniobras pueden realizarse también en marcha, siempre que la velocidad no supere los 50 km/h, lo que aporta más confort a la conducción y más posibilidades de uso.

Cuando se abre la capota, ésta se pliega en el interior de un alojamiento previsto para tal fin, adoptando una forma extraordinariamente compacta. Su alojamiento, que se oculta automáticamente en el espacio del maletero, sólo resta unos pocos centímetros de altura al espacio de carga y sólo 60 de los 380 litros de su capacidad. Los 320 litros que quedan con el techo abierto son, de largo, el mejor valor entre los vehículos de su segmento. Y, lo que es más, el bajo plano de carga del maletero facilita en gran medida la maniobra de cargar y descargar el coche. El deflector de viento, que forma parte del equipamiento de serie, encuentra acomodo en el interior de la llanta de la rueda de repuesto, algo muy positivo a la hora de ahorrar espacio.

Uno de los aspectos más útiles en el Audi A5 Cabriolet es el respaldo trasero abatible dividido en dos partes. Ambas pueden liberarse fácilmente a través de sendos tiradores situados en el maletero y plegarse automáticamente en sus correspondientes banquetas. El túnel central tiene 70 centímetros de ancho. El espacio de carga por detrás del respaldo de los asientos delanteros es de 1,76 metros de largo, lo que eleva la capacidad de carga total hasta los 750 litros.

La carrocería

Digno miembro de la familia Audi, el A5 Cabriolet cuenta con una carrocería extremadamente rígida. Se trata de una cualidad decisiva a la hora de conseguir la precisión de guiado de este automóvil, al margen de su nivel de confort y el elevado estándar de seguridad ante impactos.

En la construcción de la carrocería desnuda se recurre a varias innovadoras tecnologías. En primer lugar se sitúan los aceros de resistencia ultra alta, con una extraordinaria resistencia a la tensión, que Audi fabrica en sus instalaciones mediante un proceso de matizado en caliente. Los largueros frontales del A5 Cabriolet están fabricados en aluminio, para bajar el centro de gravedad y optimizar la distribución de masas entre ejes. Una estructura encastrada bajo la carrocería mejora el flujo de aire y, por tanto, contribuye a que los consumos de combustible sean aquilatados.

Toda una serie de refuerzos adicionales compensan la ausencia de un techo rígido. Están localizados en la sección frontal, en los largueros laterales, en el marco del parabrisas y en la sección posterior. Entre el interior y el compartimento del maletero se encuentra la estructura antivuelco. Ante la amenaza de un vuelco, unas barras de aluminio impulsadas por muelles se extienden por detrás de los reposacabezas del asiento trasero. Airbags laterales de cabeza y pecho aportan una protección extra en el caso de impactos laterales.

El interior

Con su generosa batalla de 2,75 metros y el habitáculo más largo de su categoría, el Audi A5 Cabriolet brinda un generoso espacio para viajar a lo grande. Eso puede aplicarse también a las plazas traseras, que incorpora una consola central con dos posavasos.

El interior está caracterizado por unas líneas fluidas y elegantes, una ergonomía muy funcional y una terminación de la más alta calidad, elementos todos ellos característicos de cualquier Audi. La instrumentación, con sus contornos en forma de gota de agua se ha convertido ya en todo un clásico moderno. El monitor central forma parte del equipamiento de serie. Y la fisonomía de la consola presta especial atención al conductor. Sus delicadas líneas la vinculan con el túnel central y con los revestimientos de las puertas. Si el cliente ha solicitado cualquiera de los dos sistemas de navegación disponibles, el coche equipa también el recomendable sistema operativo MMI, la mejor solución de su género del mercado.

Los asientos, ubicados en una posición baja, como corresponde al deportivo carácter de este automóvil, aportan una sujeción excelente. El uso de los cinturones de seguridad viene facilitado por unos extensores eléctricos. Entre el equipamiento opcional se encuentran otras soluciones, como asientos deportivos más firmes, regulación eléctrica y calefacción, opción ésta también disponible por separado para los asientos traseros.

Los asientos, controlados por el climatizador, llevan incorporados unos pequeños ventiladores y calentadores auxiliares como elementos de confort extra. Esta opción aporta también calentadores a la altura del cuello, a través de canalizaciones de aire caliente situadas en la parte superior del respaldo, que mantienen la parte nuca y el cuello a una temperatura agradable. Dotada de regulación a tres niveles, la calefacción del cuello en los asientos también está disponible opcionalmente en el caso de los asientos deportivos. Se trata de un elemento que permite alargar el período de utilización del Audi A5 Cabriolet con el techo abierto.

La tapicería de cuero opcional cuenta con otra característica especial. Se trata de un revestimiento especial que impide el calentamiento excesivo de los asientos y resto de revestimientos mientras el Cabriolet está aparcado al sol con la capota abierta. Este revestimiento refleja la radiación infrarroja, consiguiendo rebajar la temperatura de la superficie del cuero en hasta 20ºC. Audi ofrece una gama de varias terminaciones en cuanto a la superficie de los asientos, que incluye una refinada Napa. Las inserciones de serie son de tono platino Micrometálico, mientras que el aluminio y tres tipos de maderas diferentes forman parte de la gama de opciones disponibles.

Los motores

En la propulsión del A5 Cabriolet Audi también ha confiado en soluciones innovadoras. Los cinco motores disponibles, dos TDI y tres de gasolina, recurren a inyección directa de combustible. Es la prueba de que en Audi la eficiencia y el dinamismo van de la mano y son interdependientes.

La variante de gasolina más potente en el Audi A5 Cabriolet es el 3.2 FSI. Está dotado del innovador sistema de admisión valvelift, que varía el alzado de las válvulas de admisión en dos fases. El resultado de su actuación es una mejora en el flujo de los gases, pudiendo dejarse el acelerador abierto más a menudo, ya que las pérdidas por ello se minimizan, lo que además beneficia la consecución de un par y una potencia superiores al tiempo que se reduce el consumo. El V6 desarrolla 265 CV y 330 Nm de par entre 3.000 y 5.000 rpm. En su variante de tracción delantera o con el cambio multitronic acelera al A5 Cabriolet en 6,9 segundos de 0 a 100 km/h, siendo su velocidad máxima de 246 km/h. Su eficiencia energética es ejemplar, con un consumo medio de 8,6 litros a los 100 km. Alternativamente, puede combinarse con tracción total permanente quattro y la nueva caja de cambios S tronic de siete velocidades.

El 2.0 TFSI no hace sino probar el liderato de Audi en el diseño de motores. Se trata de un cuatro cilindros que también recurre a la distribución Audi valvelift, aunque en su caso actúa en las válvulas de escape, con ventajas equiparables a las del V6. Audi comercializa el dos litros turbo en dos versiones. La más baja, dotada de tracción delantera y cambio multitronic, desarrolla 180 CV y 320 Nm de par máximo entre 1.500 y 3.900 rpm. Esta versión acelera de 0 a 100 km/h en 8,9 segundos y alcanza una velocidad máxima de 219 km/h. Su consumo medio se sitúa en el excelente valor de 7,4 litros a los 100 km.

Por su parte, la versión más potente del 2.0 TFSI desarrolla 211 CV y 350 Nm de par entre 1.500 y 4.200 rpm. Está disponible con tres versiones en cuanto a transmisión. Por un lado, con la tracción total permanente quattro y el cambio S tronic y por otro con tracción delantera y bien con el cambio multitronic o con el manual. En esta última versión, el Audi A5 Cabriolet alcanza los 100 km/h en 7,5 segundos partiendo desde parado, con una velocidad máxima de 241 km/h. Su consumo medio es de 6,8 litros/100 km.

Los dos V6 TDI también marcan la pauta en su categoría. Con sus enormes cotas de par máximo y su refinado funcionamiento, representan la vanguardia en materia de deportividad de la tecnología TDI. El motor de tres litros genera 240 CV y 500 Nm de par máximo en el cigüeñal entre 1.500 y 3.000 rpm. Consigue acelerar de 0 a 100 km/h en sólo 6,4 segundos. Su velocidad máxima es de 247 km/h. Este diesel de alto rendimiento, cuya potencia llega a las cuatro ruedas pasando a través de una caja de cambios S tronic de siete velocidades, se conforma con un consumo medio de 6,8 l/100 km.

El segundo TDI de la gama es aún más austero. Se trata de un propulsor de 2,7 litros con 190 CV y 400 Nm de par máximo entre 1.400 y 3.500 rpm, cuyo consumo medio se sitúa en sólo 6,3 l/100 km. Este V6 diesel se combina con tracción delantera y transmisión manual, acelerando de 0 a 100 km/h en 8,6 segundos. Su velocidad máxima es de 230 km/h (valores preliminares).

La transmisión

Audi propone una gama de tres transmisiones diferentes a elegir para el A5 Cabriolet. El 2.0 TFSI de 211 CV monta de serie la caja de cambios manual, que destaca por unos recorridos de palanca cortos y una gran precisión de accionamiento. Tanto el motor de dos litros como el 3.2 FSI están disponibles opcionalmente con la transmisión automática de variación continua multitronic, que combina suavidad de funcionamiento con una elevada eficiencia y una relación orientada a conseguir un bajo consumo. Para una conducción más deportiva, el multitronic cuenta con la posibilidad de seleccionar un programa deportivo y también de funcionar en modo manual, con ocho velocidades de relación fija.

Para la versión más potente del 2.0 TFSI y para el 3.2 FSI, el S tronic de siete velocidades está disponible opcionalmente. En el caso del 3.0 TDI forma parte del equipamiento de serie. Esta innovadora transmisión de doble embrague cambia las marchas en pocas décimas de segundo y de manera tan suave que el conductor apenas nota los cambios. Además, contribuye decisivamente a la eficiencia y al ahorro de combustible. El conductor puede dejar que el S tronic de siete marchas pase de una relación a otra de manera automática o bien puede intervenir en los cambios, si lo desea, a través de unas levas situadas en el volante.

El cambio S tronic de siete velocidades ha sido concebido para utilizarse con la tracción total permanente quattro. Opcionalmente está disponible para montarse con las mecánicas diesel de última generación y con los otros dos motores de gasolina. El conjunto motriz quattro está diseñado con el dinamismo como premisa y cuando se practica una conducción normal distribuye la fuerza en una relación de 40:60 entre los trenes delantero y trasero. Si una rueda patina, un diferencial central de funcionamiento completamente mecánico transfiere la mayoría de la fuerza disponible al tren que tiene mejor tracción.

El nuevo diferencial deportivo aporta un toque extra de fascinación a la ya dinámica conducción que propicia la tracción quattro. Se trata de un innovador sistema de control que distribuye la fuerza propulsora de manera constante entre las ruedas del tren trasero, dependiendo de las circunstancias de la conducción.

Esta forma de controlar el par motor hace que la respuesta a los cambios de dirección del Audi A5 Cabriolet sea aún más espontánea y directa, mejorando aún más la estabilidad del coche. La aceleración transversal mejora, mientras el subviraje o el sobreviraje pasan a ser fenómenos completamente prevenidos.

El chasis

El Audi A5 Cabriolet lidera su categoría en todos los aspectos relacionados con la deportividad, ya sea la respuesta direccional, la estabilidad o la agilidad, aun conservando un comportamiento en marcha exquisitamente suave. Esos atributos se deben, sobre todo, a una perfecta distribución de masas entre ambos trenes. El delantero se ubica en una posición muy adelantada, algo que posibilita una solución muy poco usual, como es el montaje del diferencial por delante del embrague o del convertidor de par.

El diseño del chasis también se beneficia de la tecnología más avanzada. Las ruedas delanteras forman parte de un tren de cinco brazos. El subchasis que soporta el tren delantero va firmemente anclado al bastidor, lo que permite alcanzar una elevada rigidez. Las fuerzas de la dirección se transmiten a las ruedas directamente a través de la caja de la dirección, montada en una posición muy baja dentro del chasis. La dirección hidráulica de cremallera cuenta con una respuesta muy rápida y una gran precisión en su conexión con la carretera. Opcionalmente se encuentra disponible el sistema servotronic, que ajusta el nivel de asistencia de la dirección a la velocidad del vehículo.

La suspensión trasera del Audi A5 Cabriolet se apoya en un tren trapezoidal, que aúna un funcionamiento fluido con una estabilidad a toda prueba. Los componentes esenciales tanto de la suspensión delantera como de la trasera son de aluminio. Los grandes frenos garantizan un gran poder de deceleración y reaccionan con precisión a la presión que se ejerce sobre el pedal. Las llantas de 16 o de 17 pulgadas forman parte de la dotación estándar, dependiendo de la motorización elegida. Opcionalmente, se pueden elegir llantas de Audi y quattro GmbH de 18, 19 y 20 pulgadas.

Otro elemento altamente tecnológico del nuevo A5 Cabriolet es el sistema dinámico Audi drive select. Influye en las características de la alimentación de combustible, la velocidad de los cambios de marcha del cambio S tronic y también en la operativa del sistema de dirección servotronic. El conductor presiona una tecla para seleccionar entre modos confort, intermedio o dinámico. En el caso de vehículos equipados con MMI navegación plus, está disponible un cuarto mapa de gestión del motor, que el conductor puede configurar según sus preferencias.

El Audi drive select sólo está disponible en combinación con una o más de otras tres tecnologías adicionales: el diferencial, el control adaptativo de los amortiguadores y la dirección dinámica. Ésta cuenta con un piñón de superposición capaz de variar la relación de desmultiplicación en casi el 100 por cien, con arreglo a la velocidad del coche. La dirección dinámica opera directamente en el tráfico urbano. En carretera abierta o en autopista recurre a una relación menos directa. Para maximizar la seguridad, está directamente vinculada al programa de estabilización ESP, manteniendo al Audi A5 Cabriolet en su trayectoria cuando se superan los límites a través de actuaciones ultra rápidas.

El equipamiento

El Audi A5 Cabriolet viene de serie con un impresionante equipamiento. En él se incluye la capota completamente automática, llantas de aleación de 17 pulgadas, suspensión deportiva, un respaldo del asiento trasero abatible, con un generoso túnel central y un equipo de climatización automática que gestiona la temperatura del habitáculo distinguiendo entre tres zonas diferentes. El sistema de audio concert cuenta con reproductor de CD. Además, los extensores de los cinturones de seguridad y un freno de estacionamiento electromagnético forman parte del equipamiento estándar.

El lujo encuentra continuidad entre el equipamiento opcional. Así, el conjunto de luz adaptativa combina las luces delanteras de xenón plus con iluminación dinámica para curvas, mientras que el asistente de luces cambia automáticamente entre iluminación de alta y baja intensidad (luces `cortas` y `largas`). La llave de contacto opcional avanzada posibilita el acceso al coche sin utilizar llave y también permite arrancar el coche y abrir y cerrar su techo a distancia. La capota acústica contribuye a disminuir el nivel de ruido provocado por el viento. Además, los asientos calefactables controlados por el climatizador, combinados con el sistema de calentamiento de cuello y cabeza, completan un conjunto perfectamente acondicionado.

En lo que al chasis atañe, el programa se complementa con el sistema Audi drive select, el diferencial deportivo y la suspensión deportiva S line. El paquete deportivo S line plus combina reglajes más firmes con otras particularidades, como una altura rebajada en 10 milímetros, llantas de 18 pulgadas y neumáticos en medida 245/40 y un pack de detalles específicos también para el interior. El paquete S line exterior, por su parte, aporta al coche una apariencia especialmente dinámica.

El conjunto se completa con el sistema de infotainment: el MMI navigación plus, perteneciente a la última generación de equipamientos. Incluye una navegación con imágenes y gráficos en color y 3D, un útil lector de tarjetas de memoria y un lector de DVD. Igualmente posee tecnologías exclusivas, como el monitor de alta definición, un disco duro de gran capacidad para archivos de música y direcciones, además de una función de joystick para el manejo del MMI. Audi pone también en su catálogo de opcionales un módulo para recepción de radio digital, un dispositivo Bluetooth para telefonía móvil y un interface capaz de integrar un iPod.

Detalles como el sistema de sonido Bang & Olufsen o el sintonizador de televisión digital hacen que el MMI Navigacion Plus pueda utilizarse como un completo equipo multimedia de alta gama.

La conducción del Audi A5 Cabriolet se convierte en un ejercicio sumamente relajado gracias a innovadores sistemas de asistencia propios de la categoría de automóviles de lujo. Soluciones como el control de velocidad de crucero adaptativo forman parte del equipamiento opcional de este convertible de cuatro plazas, al igual que el Audi side assist y el Audi lane assist. Se trata de dispositivos que controlan la distancia con respecto al vehículo precedente y ayudan al conductor a mantenerse en su carril, ante distracciones, y también en el cambio de carriles, por ejemplo al adelantar. El Audi parking system advanced recurre a una cámara de vídeo instalada en la parte posterior del coche para mostrar el área que hay detrás del coche a través del monitor instalado en el tablero.

Audi S5 Cabriolet

La versión más ambiciosa de la nueva gama Cabriolet de Audi es el S5 Cabriolet. La letra `S` hace referencia al término Sport, tanto por dinamismo como por prestaciones y potencia, sin menoscabo de una sensacional eficiencia.

El motor del Audi S5 Cabriolet es un V6 de tres litros sobrealimentado fruto de un diseño inédito. La presión de sobrealimentación de este 3.0 TFSI es generada por un compresor mecánico cuyos resultados no pueden ser más contundentes. Así, la potencia máxima alcanza los 333 CV y el par máximo entre 2.900 y 5.300 rpm permanece constante en la generosa cota de 440 Nm. Su poderoso empuje y la agresiva e instantánea respuesta contribuyen a una conducción verdaderamente fascinante. El S5 Cabriolet es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en sólo 5,6 segundos, situándose su velocidad máxima, auto limitada, en 250 km/h. Aun así, su consumo medio se queda en 9,6 litros a los 100 km.

El equipamiento de serie del Audi S5 Cabriolet incluye la dirección servotronic, la caja de cambios de siete velocidades S tronic y el conjunto de transmisión con tracción total integral quattro. El diferencial deportivo es opcional. Por su parte, su deportiva suspensión mantiene al coche pegado a la carretera. El equipo rodante está compuesto por llantas de aleación de aluminio de 18 pulgadas, sobre las que se montan neumáticos en medida 245/40. Las pinzas de freno con terminación en negro portan el anagrama S5. Por su parte, la capota acústica, los grupos ópticos de xenón plus, los asientos deportivos con regulación eléctrica y tapizados con Alcántara y el volante deportivo multifunción forman también parte del equipamiento de serie.

Diferentes rasgos de diseño contribuyen a una apariencia deportiva exclusiva, entre los que se incluyen modificaciones a la parte inferior del frontal y la trasera, nuevas tomas de aire y salidas de escape específicas. En el interior la sensación de refinamiento y calidad viene de la mano de elementos como la tapicería exclusiva, el guarnecido de los bordes inferiores de las puertas o las inserciones en aluminio cepillado en mate, que proyectan un marcado dinamismo. Las agujas de la instrumentación son de un luminoso color blanco, que destaca sobre el fondo gris de los relojes.

*Los equipamientos, opciones y precios referidos son orientativos pendientes de su definitiva configuración para el mercado español.

Esta entrada fue publicada en Audi. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario