AUDI: 100 AÑOS A LA VANGUARDIA DE LA TÉCNICA

-. Centenario de una marca Premium orgullosa de su historia.

Madrid – AUDI AG puede volver la vista atrás y contemplar un emocionante y rico pasado. La tradición de la marca en la fabricación de motores y automóviles se remonta al siglo XIX. Todo empezó con el trabajo de August Horch, uno de los pioneros de Alemania en la construcción de automóviles. Después de graduarse en la Universidad Técnica de Mittweida, en Sajonia, Horch tuvo su primer empleo en Carl Benz, en Mannheim. Inició su carrera en el Departamento de Fabricación de Motores, hasta convertirse con el tiempo en Director del Departamento de Construcción de Vehículos de Motor. Creó su propia empresa en 1899, abriendo la compañía Horch & Cie Motorwagen Werke en Colonia el 14 de noviembre de ese mismo año. Horch se trasladó a Sajonia en 1902, primero a Reichenbach y luego, en 1904, a Zwickau, donde la empresa se transformó en una sociedad anónima. A raíz de diferencias con el Consejo de Administración y el Consejo de Supervisión, August Horch abandonó la compañía en 1909, pero estableció acto seguido una segunda compañía de automoción en Zwickau. Ante el hecho de que su apellido ya estaba en uso y sujeto a registro como marca, eligió la traducción latina para dar nombre a su nueva empresa. Fue así como `horch!` se convirtió en `audi!`. La idea de utilizar la forma imperativa latina la aportó el hijo de uno de los socios de August Horch. El chico, buen conocedor del latín, había oído el debate para buscar un nuevo nombre a la empresa. En la correspondencia posterior con él, August Horch incluso utilizó la fórmula de despedida `Un cordial saludo, Horch-Audi`. Audi Automobilwerke GmbH se convirtió en una sociedad anónima en diciembre de 1914.

La marca Audi estableció una tradición de los logros deportivos ya desde sus orígenes. Gracias a su victoriosa participación en la Austrian Alpine Run entre 1911 y 1914, August Horch consiguió hacer de Audi un nombre con resonancia internacional en unos pocos años. El destacado Audi Type C 14/35 CV incluso recibió el apelativo de `Conquistador de los Alpes`. Tras la Primera Guerra Mundial August Horch dejó la compañía y se trasladó a Berlín para trabajar como un experto autónomo de automoción.

El primer vehículo de Alemania con volante a la izquierda

En 1921 Audiwerke AG sorprendió al mundo de la automoción al presentar el nuevo Audi 14/50 CV Type K, el primer vehículo de Alemania con volante a la izquierda. Audi extendió sus actividades más allá del campo tecnológico de suspensión y motor y comenzó a canalizar más energías hacia los ámbitos de la seguridad en la conducción y facilidad de manejo. El Type M, dotado de un motor de seis cilindros, apareció en 1923 y el primer modelo Audi con motor de ocho cilindros, el Audi Imperator, en 1927.

En agosto de 1928 Jörgen Skafte Rasmussen, propietario de Zschopauer Motorenwerke / DKW, centró su interés en Audiwerke AG, fusionando al año siguiente la empresa con sede en Zwickau con su propio emporio empresarial. Cuando la economía mundial quedó sumida en la crisis de octubre de 1929, las ventas de grandes modelos de coches con motores de seis y ocho cilindros se desplomó. Rasmussen respondió encargando a Audi el desarrollo de un pequeño modelo de la marca DKW con tracción delantera, automóvil que sería lanzado con gran éxito en 1931. La planta de Audi también montaría Audi DKW de tracción delantera, en una operación destinada a proteger los puestos de trabajo.

Cuatro aros, símbolo de la fusión

A instancias del Banco del Estado de Sajonia, que se dio cuenta de que sus inversiones en la industria del automóvil local se encontraban en peligro, Audiwerke, Horchwerke y Zschopauer Motorenwerke / DKW se fusionaron para formar Auto Unión AG el 29 de junio de 1932. Al mismo tiempo, la nueva entidad llegó a un acuerdo con Wanderer Werke para la compra y alquiler de la división de automoción de Wanderer. El nuevo grupo resultante eligió Chemnitz para su domicilio social. El símbolo de esta fusión eran cuatro aros, un diseño que aún a día de hoy continúa siendo el emblema de Audi.

Nada más crearse, Auto Unión AG era ya el segundo mayor grupo de automoción de Alemania. Las marcas Audi, DKW, Horch y Wanderer se conservaron. A cada una de las cuatro se les asignó un segmento específico del mercado: DKW, para motocicletas y pequeños utilitarios, Wanderer para automóviles de tamaño medio, Audi para los coches de lujo de tamaño medio y Horch para coches de lujo del segmento más alto del mercado. Para mejorar su percepción pública, en 1934 la nueva compañía decidió participar en carreras de motos al más alto nivel (carreras de Gran Premio) y en los años siguientes, vio cómo sus Auto Unión `Flecha de Plata` cosechaban innumerables victorias, títulos y récords mundiales en los circuitos de todo el mundo.

Audi, el primer aro en la nueva alianza de empresas

Una de las claves para el éxito de la todavía joven Auto Unión fue la asignación de un determinado segmento de mercado a cada una de las marcas, con el fin de crear una gama de modelos perfectamente equilibrada. Específicamente para la marca Audi, esto llevó al desarrollo del Audi Front Type UW, un automóvil de tamaño medio que fue el primero en beneficiarse de las sinergias del resto de las marcas.

La principal característica de ese nuevo Audi fue su sistema de tracción delantera. Lo que se hizo fue, simplemente, trasladar la experiencia de DKW en el ámbito de la tracción delantera a un vehículo de tamaño medio. Su motor era un Wanderer de 2 litros y seis cilindros desarrollado por Ferdinand Porsche, mientras que la carrocería de la versión berlina fue aportada por Horch y los descapotables fueron construidos por el famoso carrocero de Dresde Gläser.

La producción del Audi Front Type UW (la nomenclatura alude a un Type U con motor Wanderer) arrancó a comienzos de 1933. Un año más tarde, la producción de Audi se trasladó a la cercana planta de Horch para que la fábrica pudiera digerir el aumento de producción de los modelos DKW Front. Técnicamente revisado y equipado con un propulsor Wanderer mejorado de 2,3 litros, el nuevo Audi Front 225 se presentó en el Salón de Berlín 1935, permaneciendo en el mercado hasta 1938. Su sucesor, el Audi 920, también mostraba el sello característico de un sistema de producción modular. El chasis, transformado para adoptar un sistema convencional de tracción trasera, y la moderna carrocería se inspiraban notablemente en el Wanderer W 23 de seis cilindros. Este elegante automóvil tenía un motor de seis cilindros en línea con árbol de levas en culata desarrollado por Horch, con un tren trasero inspirado en el principio de eje flotante de DKW. Los primeros ejemplares del nuevo modelo salieron de la cadena de producción automática de la planta Horch de Unión Horch en diciembre de 1938. El Audi 920 se convirtió rápidamente en un éxito entre los clientes de la marca.

Dicho éxito, sin embargo, sufrió una brusca interrupción coincidiendo con el estallido de la Segunda Guerra Mundial. La producción de vehículos civiles fue cortada y las actividades del grupo pasaron a centrarse en la producción de armamento. El último Audi de esta época fue terminado en abril de 1940. No se produciría ningún otro en el espacio de un cuarto de siglo.

Un nuevo comienzo en Ingolstadt

En 1945, al término de la guerra, las instalaciones de Auto Unión AG estaban emplazadas en la zona ocupada por el ejército soviético, que expropió sus acciones y desmanteló la planta. La compañía fue retirada del Registro Mercantil de la ciudad de Chemnitz en 1948. Al final de la guerra ya se habían trasladado a Baviera algunos miembros de la dirección de Auto Unión y a finales de 1945 se creó un almacén de recambios de Auto Unión en la histórica plaza fuerte de Ingolstadt. Estos esfuerzos para retomar las operaciones desembocaron en la fundación de una nueva empresa llamada Auto Unión GmbH el 3 de septiembre de 1949, con el propósito de mantener la tradición del automóvil de los cuatro aros.

Los primeros productos con el emblema de los cuatro aros construidos en esta época fueron los reputados modelos DKW con motores de dos tiempos. Estos automóviles y motocicletas, básicos pero robustos y fiables, resultaban ideales para las austeras circunstancias de los años de la posguerra. La furgoneta de reparto rápido DKW F 89 L y la motocicleta DKW RT 125 W se presentaron en la Feria de Exportación de Hannover a principios de 1949. Estos modelos establecieron la fabricación de automóviles en Ingolstadt. Paralelamente, la compañía estaba trabajando en un automóvil de la marca DKW, que entró en producción en una nueva planta en Düsseldorf en el verano de 1950.

Desde 1954 en adelante, Friedrich Flick fue adquiriendo gradualmente una gran participación en el capital de Auto Unión GmbH. Su estrategia era encontrar un socio solvente para Auto Unión a medio plazo. En abril de 1958, Daimler-Benz AG adquirió el 88 por ciento de las acciones de Auto Unión y en el año siguiente la compañía de Ingolstadt se convirtió en una filial suya.

El renacimiento de la marca Audi

Mantener en su gama los motores de dos tiempos hizo que las ventas de modelos DKW de la compañía disminuyeran gradualmente a principios de la década de 1960.

Daimler-Benz acometió el problema encargando al ingeniero Ludwig Kraus, su Director

Técnico de Ingolstadt, adaptar el propio cuatro cilindros de cuatro tiempos al nuevo DKW F 102. Este nuevo modelo de Auto Unión aparecido en el mercado en 1965, siendo el primer coche de la posguerra que la marca construía con un motor de cuatro tiempos. Junto al inicio de una nueva era, se consideró que había llegado el momento de una nueva denominación de los productos. Fue así como surgió la resurrección del nombre Audi. El Auto Unión `Audi Type`, que inicialmente no tenía ningún otro nombre, fue ampliamente publicitado, convirtiéndose en un éxito rotundo. Este coche se mantuvo en producción hasta 1972, recibiendo leves retoques técnicos y estéticos en ese tiempo.

Pero en Ingolstadt había amanecido una nueva era en otro sentido también, porque la empresa había pasado a formar parte del Grupo Volkswagen en 1965. Los nuevos propietarios prohibieron a los ingenieros de Ingolstadt desarrollar modelos por su cuenta. Su plan era utilizar la capacidad productiva de Ingolstadt para la construcción del VW Escarabajo. Pero no habían contado con Ludwig Kraus, por aquel entonces Responsable de Desarrollo y miembro del Consejo de Dirección, que decidió continuar con el desarrollo de un nuevo modelo de Audi por su cuenta. Dicho modelo, al que la dirección de Wolfsburg finalmente dio luz verde, fue presentado a la prensa internacional en Ingolstadt en noviembre de 1968. Su nombre: Audi 100. El Audi 100 fue el primer vehículo de la marca desprovisto de cualquier vínculo genético con los antiguos modelos de DKW. El enorme éxito de este nuevo Audi demostró lo acertados que estaban sus creadores. El Audi 100 también contribuyó a que Auto Unión preservara su propia identidad.

Vorsprung durch Technik

En 1969 Volkswagenwerk AG trazó las líneas directrices de la fusión de Auto Unión GmbH con NSU Motorenwerke AG, con sede en Neckarsulm. La nueva empresa pasó a denominarse Audi NSU Auto Unión AG y tenía su domicilio social en Neckarsulm. La amplia gama de modelos Audi y NSU, con una gran variedad de motores y conceptos de transmisión llevó a que se acuñara un nuevo eslogan publicitario en 1971, que ha sido la auténtica definición de la filosofía de la compañía desde entonces: `Vorsprung durch Technik` o, A la Vanguardia de la Técnica.

En ese eslogan se apoyaba completamente la primera generación del Audi 80 (serie B1), lanzado al mercado en 1972 con un brillante conjunto de nuevas tecnologías, como un motor de serie con árbol de levas en cabeza y un sistema de auto estabilización direccional. Al término de la producción de este modelo se habían producido más de un millón de unidades.

En 1974 se produjo el nombramiento de Ferdinand Piëch como sucesor de Ludwig Kraus, inicialmente como Director de Desarrollo Técnico. A lo largo de la `era Piëch` Audi se convirtió en un fabricante de automóviles altamente innovadores. Este período también fue testigo de la progresiva mejora del posicionamiento de la marca Audi en el mercado. El motor de cinco cilindros (1976), la tecnología de turbocompresor (1979) y la tracción total quattro (1980) son fieles reflejos del éxito de esa época.

La compañía experimentó un cambio de nombre en 1985, pasando de la denominación Audi NSU Auto Unión AG a la de AUDI AG. Desde entonces, la empresa y los productos que construye han compartido el mismo nombre. La sede de la compañía fue trasladada de nuevo a Ingolstadt. El posterior progreso de Audi ha sido testigo de una sensacional serie de innovaciones técnicas: carrocerías completamente galvanizadas, la mejor aerodinámica de un vehículo de producción en serie de su época, la generalización del uso de motores turboalimentados, el desarrollo de motores diesel de inyección directa viables, la carrocería de aluminio, los primeros vehículos híbridos, la inyección directa de gasolina y la fabricación de coches de lujo con motores de ocho y doce cilindros no son más que algunos de los muchos hitos que documentan el camino de la marca Audi hacia su posición actual como fabricante de automóviles premium.

Esta entrada fue publicada en Audi. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario