ALTAS PRESTACIONES EN UN PEQUEÑO ENVOLTORIO: AUDI RS 3 SPORTBACK

.- Su motor turbo de cinco cilindros desarrolla 340 CV y 450 Nm de par máximo.
.- Acelera de 0 a 100 km/h en 4,6 segundos.
.- Incorpora la caja de cambios S tronic de siete velocidades, el sistema de tracción quattro y llantas de 19 pulgadas.

Prestaciones excepcionales con un tamaño compacto. Audi añade un nuevo modelo a su dinámica gama RS: el RS 3 Sportback. Siguiendo la tradición de la marca, su motor es un cinco cilindros y emplea la tecnología del turbocompresor. Este propulsor de 2.5 litros desarrolla 340 CV y 450 Nm de par máximo, pero sólo consume de media 9,1 litros de gasolina por cada 100 kilómetros.

La potencia se transmite a la carretera a través de una caja de cambios S tronic de siete velocidades y del sistema de tracción integral permanente quattro. Las llantas de 19 pulgadas y unos paragolpes hechos en fibra de carbono reforzada con plástico (CFRP) subrayan el estilo diferente del Audi RS 3 Sportback.

Potencia y sonido: el motor

Cada versión RS de Audi representa el escalón más alto del modelo concreto sobre el que se realiza. El RS 3 Sportback, desarrollado por quattro GmbH, trae ahora esa filosofía dinámica a la categoría de los compactos. Su aceleración partiendo desde parado hasta alcanzar los 100 km/h es de tan sólo 4,6 segundos, una cifra que no encuentra rival entre sus competidores. La velocidad máxima está limitada electrónicamente a 250 km/h. El nuevo vehículo compacto pesa sólo 1.575 kilos, gasta de media 9,1 litros de combustible por cada 100 kilómetros y emite 212 gramos de CO2 por kilómetro. Esta eficiencia se debe en buena medida a una bomba de aceite que trabaja únicamente cuando es necesario y a un sistema regenerativo que recupera energía en las deceleraciones del coche.

El motor 2.5 litros del RS 3 Sportback dejará impresionados a los pasajeros gracias a su agilidad para subir de vueltas (es capaz de llegar hasta las 6.800 rpm) y al sonido que produce, un sonido rotundo clásico de Audi, acompasado por el orden de encendido de sus cinco cilindros. Ese sonido se intensifica aún más cuando se abre una mariposa para variar el recorrido de salida de los gases en el tubo escape. Dicha mariposa se controla a través del botón “Sport”, que también cambia la respuesta del motor y que es de serie en este modelo.

Los potentes motores de cinco cilindros tienen una larga tradición en Audi. En los años 80 del pasado siglo, los empleaban los coches de competición y los vehículos de serie y en ambos casos eran muy superiores a los de sus rivales. Ya el primer modelo RS de Audi, el RS 2 de 1994, tenía un propulsor de cinco cilindros. Esta unidad de 2.5 litros, que se utiliza en la actualidad en los TT RS, es una joya técnica y ha sido elegida recientemente “International Engine of the Year” (“Motor Internacional del Año”) por un prestigioso jurado de periodistas especializados en el mundo del automóvil.

El motor 2.5 TFSI tiene una cilindrada de 2.480 centímetros cúbicos y una potencia de 340 CV. La potencia específica es de 100,8 caballos por litros. El par máximo de 450 Nm está disponible desde muy bajas revoluciones, alrededor de las 1.600 rpm, y se mantiene constante hasta las 5.300 rpm. Estos parámetros generales le proporcionan unos excelentes valores de aceleración y elasticidad.

Con sólo 49 centímetros de longitud, el propulsor de cinco cilindros es ultracompacto y apenas pesa 183 kilos. El cárter está hecho de hierro fundido con grafito vermicular, un material de alta resistencia y a la vez muy ligero. Audi es el primer fabricante de automóviles que emplea dicho material en un motor de gasolina. Unos refuerzos perfectamente situados contribuyen a fortalecer aún más el bloque. El concepto de construcción ligera permite que el peso del Audi RS 3 Sportback se mantenga en unos valores ajustados, lo que supone un beneficio tanto desde el punto de vista del reparto de pesos en cada eje como de su manejabilidad.

El gran turbocompresor genera una presión de hasta 1,2 bares. Por su parte, el intercooler logra un grado eficiencia superior al 80% al enfriar los gases de escape. Como todos los motores Audi turbo de gasolina, el 2.5 FSTI combina la tecnología del turbocompresor con la inyección directa FSI. La unión de estas dos tecnologías facilita una relación de compresión elevada (10:1) que se corresponde con un grado de eficacia alto. Las mariposas situadas en el colector de admisión mezclan el aire que entra. Los dos árboles de levas, ajustables cada uno de ellos en 42 grados en la rotación del cigüeñal, también mejoran la eficiencia en la formación de la mezcla.

Velocidad y agarre: el tren de rodaje

La compacta caja de cambios S tronic de siete velocidades transmite la potencia procedente del motor de cinco cilindros a través de tres ejes, uno primario y dos de salida. Como todas las cajas de doble embrague, se compone de dos tramos de transmisión. El proceso de cambio de una a otra marcha es extraordinariamente suave y tiene lugar en centésimas de segundo mientras se solapan el acoplamiento y desacoplamiento de los embragues, sin que se perciba la más mínima interrupción de potencia. La séptima marcha es muy larga, un hecho que favorece la reducción del consumo.

El conductor puede utilizar la transmisión S tronic de siete velocidades en dos modos automáticos y en uno manual, éste último accionando las levas situadas en la columna de dirección o bien con la palanca de cambios. El sistema launch control gestiona las salidas desde parado, de forma que se aproveche al máximo toda la enorme potencia del turbo con un mínimo patinamiento de las ruedas.

El sistema de tracción integral permanente quattro hace que la potencia se pase a la carretera sin esfuerzo y garantiza al RS 3 Sportback un aporte extra de agarre, dinamismo y estabilidad. Su componente central es un embrague multidisco controlado electrónicamente, que va montado al final del árbol de transmisión para conseguir un reparto de pesos favorable. En el interior de ese embrague hay varios discos bañados en aceite.

Gracias al sistema quattro se puede distribuir la potencia a cada eje en función de las necesidades. Cuando se produce un patinamiento en uno de los ejes, interviene inmediatamente una bomba eléctrica para incrementar la presión de aceite. La bomba presiona los discos del embrague de forma continuada, permitiendo así que el par sea redirigido hacia el eje que conviene. Gracias a un acumulador de potencia el proceso tiene lugar en sólo unos milisegundos.

Dinámica y seguridad: el chasis

La rígida carrocería es un punto clave para lograr una gran precisión de manejo en el RS 3 Sportback; el chasis es lo que hace que esto suceda. La suspensión trasera de cuatro brazos, para un ancho de vía total de 1.528 milímetros, está anclada a un subchasis y cuenta con brazos de control de acero de alta resistencia, lo que le permite gestionar por separado las fuerzas laterales y longitudinales.

La suspensión delantera es de tipo McPherson. En este eje la anchura de vía se amplía hasta los 1.564 milímetros. Todo el conjunto va también anclado sobre un subchasis independiente. Los componentes principales están hechos de aluminio. La dirección de cremallera tiene una asistencia electromecánica, gracias a la cual se obtiene una alta eficiencia, y cuenta con una desmultiplicación deportiva y directa de 16,2:1.

Los muelles y los rediseñados amortiguadores proporcionan el apoyo vertical. La suspensión deportiva baja la carrocería del RS 3 Sportback 25 milímetros en comparación con la del A3. El nuevo modelo, que se sitúa en la cumbre de la gama A3, está equipado con unas llantas de aluminio fundido de 19 pulgadas, sobre las que se montan neumáticos 235/35 delante y 225/35 detrás. Las llantas vienen de serie con un aspecto de titanio pulido a máquina, pero opcionalmente están disponibles en negro con una banda de color rojo.

Los discos ventilados internamente tienen un diámetro de 370 pulgadas delante y de 310 detrás. Los primeros están perforados en la superficie de fricción para lograr la máxima disipación del calor. Los discos van unidos entre sí mediante unos tornillos huecos en la cubierta de aluminio, y en ellos se acoplan unas pinzas de cuatro pistones pintadas en negro brillante, que llevan el logotipo RS. El programa electrónico de estabilidad (ESP) dispone de un modo Sport y puede ser desconectado por completo.

La respuesta de la dirección es muy precisa, lo que permite al RS 3Sportback abordar las curvas y salir de ellas con una excelente agilidad, así como de forma estable y serena. El límite de estabilidad es muy alto, lo que facilita una conducción sin esfuerzo que completa el carácter de este potente vehículo compacto.

Interior y exterior: estilo dinámico

El nuevo modelo, situado en lo más alto de la gama A3, muestra todo su potencial a primera vista. Los faros de xenón plus, es spoiler frontal, la parrilla single-frame en antracita con forma de diamante y las tomas de aire distinguen su figura.

La vista lateral está dominada por la prolongación del paragolpes delantero hecho de fibra de carbono reforzada con plástico (CFRP), los prominentes estribos, la cubierta de los retrovisores exteriores con aspecto de aluminio mate y un prolongado spoiler en el techo. Sobre un difusor en negro brillante van insertados, en la parte izquierda, los dos tubos de escape con forma elíptica, un detalle que marca el estilo de la parte trasera. Además, el logotipo RS 3 adorna la parrilla single-frame y el portón posterior.

También en el interior se consigue un estilo dinámico, con un acabado en color negro y numerosas inscripciones RS 3. Los asientos deportivos están tapizados en napa fina de cuero con costuras plateadas de contraste. Sobre diferentes zonas hay incrustados paneles brillantes, que pueden ser en acabado Piano negro o en un estilo nuevo denominado Aluminio de Competición. El volante deportivo multifunción va forrado de cuero y su parte inferior está achatada. La palanca de cambios y otros elementos diversos cuentan con un diseño especial. En el sistema de información para el conductor se puede ver la presión de soplado del turbo y la temperatura de aceite, así como un cronómetro.

El RS 3 Sportback viene con un completo equipamiento de serie en el que, entre otros elementos, destacan el botón “Spor”, el sistema de ayuda al aparcamiento trasero, el climatizador, un equipo de sonido de gran calidad y los faros de xenón plus con LED para luz diurna. Además, Audi ofrece a los clientes una amplia lista de opciones, como por ejemplo, los asientos delanteros tipo baquet, las barras de techo de aspecto aluminio mate y unos paquetes que incluyen diferentes elementos, bien con acabado en negro o bien en aluminio mate. Habrá cinco colores básicos de carrocería, más una selección ilimitada de pinturas para personalización.

Las entregas del RS 3 Sportback empezarán a mediados de marzo de 2011.

Esta entrada fue publicada en Audi. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario