Alonso ‘se olvidará’ de la lucha por la pole

Escrito por 20 minutos
ImageFernando Alonso ha vivido estas dos semanas entre rumores sobre su futuro, ahora aparece el de Toyota, y discusiones sobre los increíbles fallos que está padeciendo.

En Turquía pudo ver que el Mundial está en sus manos. Le bastó con apretar cinco vueltas en carrera a Hamilton para forzar un error de pilotaje de su máximo rival. Golpeó un arcén con excesiva fuerza y esto desencadenó el reventón del neumático delantero.

Según el As, el bicampeón del mundo sacó otra lectura del duro pique a cuatro de Turquía: McLaren y Ferrari se equivocan en su lucha desesperada por la pole. Van demasiado cortos.

Su objetivo en Italia no será tanto conseguir la pole como tener las suficientes vueltas más de combustible que su compañero y los adversarios de rojo. Y meterse entre los tres primeros de la parrilla, el cuarto es peligroso por la buena salida de los BMW.

La historia, con Alonso

La historia también da algunos motivos de esperanza al piloto asturiano. No es imposible recortar cinco puntos a falta de cinco carreras. En tres de las diez últimas temporadas, el segundo clasificado a cinco carreras del final ha remontado y se ha proclamado campeón.

El último en lograrlo fue Michael Schumacher en 2000. Mika Hakkinen era líder por dos puntos después de ganar de manera impecable en Spa-Francorchamps con aquel increíble adelantamiento con Zonta en medio. El Kaiser ganó el título después de ganar cuatro carreras seguidas y lo consiguió con 19 puntos de ventaja.

En el año 1999 Eddie Irvine llegó a adelantar a Hakkinen en el Mundial después del abandono entre lágrimas del finlandés en Monza. El irlandés se colocó con dos puntos de ventaja y terminó el campeonato dos por detrás. Y el caso más antiguo en el tiempo fue el de Villeneuve y Schumi en 1997. Michael llegó a estar once puntos por delante y terminó tres por detrás. Después se los quitaron todos por chocarse con el canadiense en Jerez.

Esta entrada fue publicada en Formula 1. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario