Alonso quiere irse de McLaren tras sentirse perjudicado en su imagen y reputación

Escrito por 20 minutos
ImagePor fin llegó el gran día, ese en el que el Consejo Mundial de FIA decidía qué hacer con McLaren, con Ron Dennis y con los pilotos implicados en el escándalo del espionaje.

La sanción: 100 millones de dólares de multa a McLaren, sigue en el Mundial, pero pierde los puntos en la general de constructores y no podrá sumar ninguno en lo que resta de campaña. Los pilotos, por contra, salen indemnes de la trama y optarán al campeonato. Pese a todo,la normalidad parece reinar, a pesar del golpe económico a la escudería.

Pero no nos equivoquemos. La reunión del pasado jueves en París ha colmado el vaso. Alonso va a ir a por todas e intentará cambiar de escudería cuato antes.

Según asegura Marca en su edición impresa, el asturiano ha puesto en funcionamiento a sus abogados para que encuentren un motivo legal para romper su actual contrato con los británicos.

Además, este diario insiste en la posibilidad de que el bicampeón español hubiera llegado a un acuerdo verbal con la que fuera su anterior escudería, la francesa Renault, y regresar así el próximo año de la mano de Telefónica como patrocinador.

Recordemos que en su contrato vigente, el asturiano incluye una cláusula por la que podría abandonar el equipo, en el caso de que sufriera daños contra su imagen personal  y reputación profesional, pero la posible salida se complica al no haberse sancionado directamente a Alonso y al estar en disposición, el piloto español, de disputar el título Mundial al no haber perdido ninguno de sus puntos.

Schumacher sufrió un caso parecido

El kaiser Michael Schumacher cambió de Bennetton a Ferrari en el año 1996 por una sanción a su equipo en el año 1994. El alemán utilizó la cláusula de imagen, hallada en su contrato, para abandonar la que era escudería de Flavio Briatore, para vestirse de rojo el resto de su carrera.

Por tanto, en el caso de que Alonso intentara cambiar de aires, no sería la primera vez que ocurriría un caso así, ya que el siete veces campeón del mundo sentó jurisprudencia hace once años.

Hasta tres coches en sus manos

Lo que está claro es que Fernando Alonso es el preferido por todos. El escándalo de espionaje, la ganas de marcharse del bicampeón y el mal trato recibido durante todo el año de parate de McLaren estarían gustando y mucho al resto de escuderías que conforman la parrilla del Mundial.

Ferrari, Toyota, Renault y BMW, junto con McLaren, son los equipos con mayor potencial y presupuesto para satisfacer las necesidades del piloto asturiano. Aunque en las apuestas, Ferrari y Toyota dominarían frente al resto por su superioridad, Flavio Briatore sería capaz de hacer lo indecible por recuperar a “su campeón” y BMW ya ha tanteado al entorno del piloto para intentar una posible ofensiva.

Habrá que esperar el desenlace final para ver qué coche elige Alonso.

Esta entrada fue publicada en Formula 1. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario