Alfa Romeo 4C: Just drive

Just drive, una clara invitación a disfrutar de esas auténticas sensaciones que solo un Alfa Romeo sabe brindar. El nuevo eslogan, que acompañará la campaña de comunicación de los modelos Alfa Romeo, surge a raíz de la presentación del 4C, el pequeño purasangre que marca el retorno de la marca al mundo de los coupés deportivos ligeros.

Prestaciones extraordinarias, maniobrabilidad única, aerodinámica extrema y diseño que fusiona los recursos estilísticos de la tradición Alfa Romeo. Así es, resumido, el nuevo Alfa Romeo 4C, una ‘máquina de conducir’ sin compromisos, que te invita a emocionarte al volante, tanto en carretera como en circuito.

Alfa Romeo 4C es sencillez y ligereza: un coche donde todo ha sido diseñado para disfrutar plenamente de la conducción. La misma sencillez ha modelado su diseño. El automóvil expresa una “belleza natural” fruto de la combinación perfecta de función y forma. En su diseño y dimensiones recuerda inmediatamente uno de los más bellos coupé de todos los tiempos: el Alfa Romeo 33 Stradale. Al igual que el mítico 33 Stradale, el 4C se ha realizado para satisfacer exigencias mecánicas y funcionales extremas. La carrocería ‘cubre’ aerodinámicamente el motor y el chasis con superficies limpias y sencillas.

Diseñado por los ingenieros de Alfa Romeo y producido en la planta Maserati de Modena, el fascinante coupé de ‘2 plazas justas’ emplea tecnologías y materiales derivados del 8C Competizione – carbono, aluminio, tracción trasera – y tecnologías propias de modelos Alfa Romeo comercializados en la actualidad, pero profundamente evolucionadas para resaltar al máximo la deportividad del nuevo automóvil. Lo demuestran el nuevo 1750 turbo gasolina con inyección directa y bloque de aluminio, el cambio de doble embrague en seco “Alfa TCT” de última generación y el selector Alfa D.N.A. evolucionado con el inédito modo Race.

Una longitud de unos 4 metros y una distancia entre ejes inferior a 2,4 metros resaltan por una parte las cualidades de compacidad del vehículo y por otra acentúan sus características de agilidad. Las cualidades dinámicas del Alfa Romeo 4C se confirman con una relación peso/potencia inferior a 4 Kg/CV, un dato de superdeportivo.

Este coche se declara Alfa hasta la médula, confirmando ese espíritu deportivo que en los trayectos mixtos, o mejor aún, en los circuitos donde la velocidad y las aceleraciones transversales resultan más comprometidas, transmite sensaciones únicas al volante, incluso para el conductor más experto: de 0 a 100 km/h en solo 4,5 segundos, 258 km/h de velocidad máxima, picos de deceleración del orden de 1,2 g y picos de aceleración lateral superiores a 1,1 g. Todo esto también se logra mediante una distribución equilibrada del peso: el 40% en el eje delantero, el 60% en el trasero.

Si estos datos confirman las excelentes prestaciones y las cualidades dinámicas del 4C, existe un dato que pertenece indisolublemente a todo Alfa Romeo: la facilidad con la que se es capaz de reconocer un coche de la marca a través de los demás sentidos. Así pues, no solo el impacto visual, sino también el sonido del motor (se han resaltado las frecuencias graves y el típico ruido sordo del escape).

Del mismo modo, para ‘sentir’ el coche, se ha diseñado con especial atención una zona de asiento envolvente. Percepciones corporales que se sienten estando a bordo y, en medida aún más completa y emocionante, al volante del automóvil. Por ejemplo, el freno, al igual que en los coches de carreras, puede modular la carga para disponer de la necesaria sensación con el pavimento, incluso cuando se quita gas de forma brusca; la dirección, que debe transmitir el mayor feeling posible, no es asistida, es progresiva y directa; el acelerador está listo para controlar la salida de las curvas con la mayor aceleración posible.

El Alfa Romeo 4C se comercializará en todos los principales mercados mundiales con una disponibilidad anual limitada a solo 3.500 unidades, 1.000 de ellas destinadas a Europa. A partir de octubre, se podrá pedir en todos los concesionarios Alfa Romeo de Europa.

El 4C marca el inicio del plan de crecimiento global de Alfa Romeo que, junto a futuros modelos, se presenta como una marca global que competirá en el corazón del mercado Premium. Por esta razón, está desarrollando sinergias con las marcas Premium del Grupo Fiat-Chrysler, en particular Maserati, que agrega la fuerza de su historia, de su capacidad de innovación y de su fama en todo el mundo. En este sentido, por tanto, el superdeportivo Alfa Romeo 4C es un producto-símbolo con un altísimo nivel de calidad y de refinamiento tecnológico que encarna los valores más profundos de la marca Alfa Romeo.

Esta entrada fue publicada en Alfa Romeo. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario