Alfa 156, 145 y 146 EN EL 68º SALÓN DEL AUTOMÓVIL DE GINEBRA

En el stand de Ginebra de Alfa Romeo la atención del público se dirige hacia el Alfa 156, un coche apreciado por los periodistas especializados que lo han elegido “Coche del año 1998” y también por el público: a finales de enero en Europa ya había recogido 77 mil pedidos.

La nueva berlina deportiva, a la venta desde el pasado mes de octubre, se comercializará en 48 países antes de finales de este año. Existe un sinfín de motivos que explican este éxito: una línea neta y llena de encanto, un estilo elegante que recoge la herencia de tantos medianos deportivos que ya han entrado en la leyenda (del 1900 al Giulietta, del Giulia al Alfetta), una tecnología avanzada y una conducción brillante y segura.

En Ginebra se han expuesto cuatro de las seis versiones en las que se vertebra la gama del modelo: 1.8 T. Spark 16V (144 CV-106 kW; el coche se propone con algunos sofisticados objetos de la Lineaccessori), 2.0 T. Spark 16V (155 CV-114 kW), 2.5 V6 24V (190 CV-140 kW) y 2.4 JTD, con motor de cinco cilindros, dotado de un revolucionario sistema de inyección directa “Unijet” (136 CV-100 kW). La gama del Alfa 156 comprende una cuarta versión de gasolina (1.6 T. Spark 16V, de 120 CV-88 kW) y otra turbodiesel (1.9 JTD, de 105 CV-77 kW).

Es sofisticada la técnica de los coches que se presentan en el stand, que para los propulsores 1.8 y 2.0 Twin Spark de 16 válvulas montan un sistema de admisión de geometría variable de material plástico (nylon enriquecido con fibras de vidrio) y para el 2.4 JTD, el revolucionario dispositivo de inyección directa “Unijet”.

En resumen, con este sistema, independientemente de la velocidad de rotación del motor y gracias al control electrónico de la bomba y de los inyectores, por un lado se puede utilizar una presión de inyección muy alta y, por el otro, suministrar una mínima cantidad de combustible. Estas dos características garantizan grandes ventajas al conductor. La primera (concepto de acumulación) en realidad ofrece una combustión más eficaz y por tanto mayores prestaciones; la segunda (inyección piloto) garantiza una drástica reducción del ruido de la combustión.

Para el cliente todo esto se traduce en confort, eliminación de las vibraciones y un funcionamiento silencioso que hasta la fecha era inconcebible para un coche de gasóleo.

También se han adoptado soluciones de vanguardia para la suspensión. La delantera es de cuadrilátero, opción innovadora (para la Marca) que se ajusta a un objetivo concreto: conseguir la máxima estabilidad lateral, gran eficacia y precisión en la respuesta de la dirección, excelente motricidad y además conjugar todas estas características con la capacidad de absorber y amortiguar las irregularidades de la carretera típica de los coches más confortables del segmento. De hecho, el cuadrilátero permite conseguir una gran flexibilidad longitudinal por el lado de la rueda, sin influir en la estabilidad en las curvas y en la dinámica de la dirección.

De la técnica al estilo: aquí está el Alfa 156 1.8 T. Spark 16V enriquecido con algunos artículos de la Lineaccessori. Entre otras cosas, el modelo propone corona del volante y pomo del cambio de piel negra, alfombrillas de terciopelo, moldura apoyatobillo de acero, kit juego deportivo de pedales, barra de los domos, llantas de aleación de 5 orificios con neumáticos 215/45 18″, kit de faldones, kit de molduras, franja aerodinámica delantera, alerón en el maletero con tercera luz de parada.

Por último, en una peana aparte, el Alfa 156 que participará en el Campeonato Italiano Superturismo. El reglamento prevé la tracción de dos ruedas motrices y motores atmosféricos derivados de los de serie, de dos litros de cilindrada y con un régimen máximo de 8500 r.p.m. El propulsor del 156 Superturismo es el Twin Spark 2.0 16V. Gracias a una serie de soluciones técnicas, algunas realizadas en colaboración con el Centro Ricerche Fiat, el Alfa 156 Superturismo ofrece prestaciones muy altas, con una potencia máxima de 300 CV. El cambio es de seis marchas, con inserciones frontales y cambio de mando secuencial. El diferencial es autoblocante. Las operaciones en la carrocería son las que admite el reglamento: un spoiler delantero y un alerón trasero.

ALFA 145 Y 146

En el Salón de Ginebra Alfa Romeo presenta los 145 y 146 con los nuevos motores Twin Spark 16V 1.8 y 2.0 dotados de sistema de admisión de geometría variable. El dispositivo, gobernado electrónicamente por la centralita de la inyección, utiliza conductos de longitud diferente según el número de revoluciones. De esta forma, garantiza una mejor llegada de aire a los cilindros a todos los regímenes de rotación, aumentando el rendimiento y garantizando una respuesta más inmediata.

Gracias al sistema de admisión de geometría variable, la potencia ha aumentado 4-5 CV respecto a los motores anteriores. Además, el régimen de par máximo ha bajado de 4000 a 3500 r.p.m. Todo esto se traduce en un incremento de las prestaciones y de la flexibilidad de marcha. El propulsor 1.8 T. Spark 16V desarrolla una potencia de 144 CV-106 kW a 6500 r.p.m. y un par máximo de 17,2 mkg – 168,7 Nm-CEE. Para el 2.0 T. Spark 16V, los valores son de 155 CV-114 kW y de 19,1-187 Nm-CEE respectivamente.

El Alfa 145 1.8 T. Spark 16V llega a una velocidad máxima de 207 km/h y acelera de 0 a 100 en 9,1 segundos. Para el 2.0 Quadrifoglio los valores correspondientes son 211 km/h y 8,3 segundos. Igual de brillantes son las prestaciones del Alfa 146. La versión 1.8 T. Spark 16V llega a 209 km/h y tarda 9,3 segundos para pasar de 0 a 100 km/h, mientras que la 2.0 ti puede llegar a 216 km/h y parar el cronómetro a 8,4 segundos en la prueba de aceleración.

Esta entrada fue publicada en Alfa Romeo. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario