AHORRO DE 100 MILLONES DE EUROS EN PRESTACIONES POR DESEMPLEO

La flexibilidad laboral de los fabricantes de automóviles junto a los incentivos a la demanda ahorran al Estado en prestaciones por desempleo (EREs) casi 100 millones de €

La adopción de medidas de flexibilidad por parte de los fabricantes de vehículos instalados en España y la disminución en la utilización de EREs temporales son las causas de este ahorro para el Estado.

El conjunto de fabricantes de vehículos instalados en España ha utilizado las medidas de flexibilidad que tenían disponibles a través de la negociación colectiva para adecuar la producción a la menor demanda del mercado.

Este ajuste de la producción ha supuesto una disminución de horas trabajadas en 2008, de 5,2 millones de horas, concentradas en su mayor parte en el segundo semestre del año, de las que 3 millones han correspondido a sistemas de flexibilidad internos de las empresas y el resto 2,2 millones a EREs temporales.

De no ser por la aplicación de estos sistemas de flexibilidad pactados por empresas y trabajadores, el Estado debería haber hecho frente a unas 375.000 jornadas de desempleo, con un coste estimado de más de 14 millones de euros.

EREs TEMPORALES

Por otro lado, la moderación en la caída de las matriculaciones y en la producción, debido a los planes de incentivo puestos en marcha en Europa, incluido el español, ha permitido rebajar los trabajadores afectados por EREs en 20.000 personas desde el mes de mayo.

Esta disminución de las personas afectadas por EREs temporales de los fabricantes de automóviles, ha supuesto un ahorro estimado para el Estado en prestaciones por desempleo no utilizadas en dicho período, de casi 82 millones de euros.

AHORRO DE CASI 100 MILLONES DE EUROS

Por lo tanto, entre las medidas de flexibilidad aplicadas por los fabricantes de vehículos y el descenso de los trabajadores afectados por EREs temporales, el Estado ha obtenido un ahorro, sólo en prestaciones por desempleo no abonadas, de casi 100 millones de euros.

Esta entrada fue publicada en Economia motor. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario