Abarth 500 “Assetto Corse”

En Ginebra, el público apreciará de cerca al Abarth 500 “Assetto Corse”, el pequeño súper deportivo destinado a las competiciones en pista, producido directamente por la Casa y que se vende “preparado para competir” a los pilotos a través de la Red de concesionarios. Diseñado por el Centro Stile Fiat Group Automóviles, fabricado por el equipo de Ingenieros de Abarth y ensamblado en el nuevo establecimiento Abarth de Mirafiori (Turín), el Abarth 500 “Assetto Corse” se presenta con total estilo racing, como lo demuestra un motor de 1400 cc, 16 válvulas y 190 caballos de potencia, además de la amplia distancia entre ruedas, llantas de aleación ligera racing de 17’’ de color blanco, configuración rebajada, espejos deportivos de competición y espacio para un número en los lados.
El Abarth 500 “Assetto Corse” presenta un frontal agresivo que contiene el logotipo Abarth y debajo de éste, el parachoques ancho con un alerón aerodinámico y con rejillas serigrafiadas que sustituyen a las de plástico de la versión de serie. Sobre el capó, además de los clásicos cierres manuales, encontramos dos tomas de aire de fibra de carbono que albergan al Escorpión. La parte trasera del vehículo se caracteriza por el alerón de color blanco, el distintivo con logotipo de Abarth y el escape doble. Finalmente, otra muestra de la identidad Abarth se encuentra en los laterales con el logotipo atravesado por un rayo que representa la imagen “racing” de la marca, y en el techo, con la banda roja y cuatro recuadros blancos, igual que en la versión Abarth 850 TC de los años 60.
En el habitáculo, el Abarth 500 “Assetto Corse” dispone de barras antivuelco homologadas para las competiciones, y está completamente desprovisto de lo superfluo, para hacerlo más ligero y veloz; el vehículo pesa aproximadamente 120 Kg menos que la versión de carretera. El asiento anatómico y el volante deportivo hacen también del Abarth 500 “Assetto Corse” un verdadero vehículo de competición, pequeño y con garra. Pero con algo más: en efecto, ha sido diseñado para tener costes de gestión bajos. Por lo tanto, Abarth vuelve a hacer accesibles las carreras, promoviendo una verdadera “democratización” de las competiciones como lo demuestra el “Trofeo Abarth 500”.

Esta entrada fue publicada en Abarth, Competicion en circuitos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario