69º SALÓN DE GINEBRA: LANCIA k

Prestigio, potencia, fiabilidad, funcionamiento silencioso y capacidad de garantizar una excelente calidad de la vida a bordo: éstas son las principales características del Lancia k berlina, Station Wagon y Coupé, unas dotes que hacen de estos coches los mejores herederos de la tradición Lancia.

De la amplia gama (22 versiones en total), en el Salón de Ginebra se exponen tres modelos: el Lancia k berlina 2.4 cinco cilindros con cambio automático, el Lancia k Station Wagon 2.0 cinco cilindros turbo 20 válvulas y el Lancia k Coupé 3.0 seis cilindros en V 24 válvulas con cambio automático.

Los motores de los Lancia k pueden traducir la potencia en seguridad, marcha flexible y gran confort. Habiéndose reservado a los Lancia k berlina y Station Wagon, el 2.4 cinco cilindros JTD desarrolla una potencia de 136 CV (100 kW), un par máximo de 31 mkg a 2000 r.p.m. solamente e impulsa el Lancia k berlina hasta 202 km/h, mientras el Station Wagon llega a 200 km/h. Consumos ajustados: 7,7 litros cada cien kilómetros en el ciclo mixto para el primero y 7,8 para el segundo.

El cinco cilindros 2.0 turbo 20 válvulas se ofrece como berlina, Station Wagon y Coupé. Con una potencia de 220 CV (162 kW) y un par de 31,5 mkg a 2750 r.p.m., garantiza a la berlina y al Coupé una velocidad máxima de 243 km/h (para el Station Wagon son 235 km/h).

Completan la gama el 2.0 y el 2.4 atmosféricos (el primero sólo se ofrece para la berlina y el Station Wagon y el segundo también para el Coupé), y el 3.0, que se monta en las tres versiones. Por último, el Lancia k berlina ofrece tres motorizaciones con el cambio automático. 2.0, 2.4 y 3.0. El 3.0 con cambio automático también se ofrece para el Station Wagon y el Coupé.

También hay tres equipamientos que ofrecen los Lancia k: sofisticados y elegantes LS y LX, más deportivo el específico que se ha dedicado a la berlina y al Station Wagon 2.0 turbo 20v de gasolina.

En todas las versiones se respira una atmósfera cálida y de lujo sofisticado. El revestimiento es de terciopelo para los LS, de Alcantara® para los LX y para el Coupé, y de Alcantara® calada para las versiones turbo. Opcionalmente también se ofrece la suave piel Poltrona Frau, en la oferta específica Kaleidos Leather para el Coupé.

La garra del 2.0 turbo berlina se ve incrementada por detalles como los colores dedicados, las molduras de aluminio anodizado de color “cañón de fusil” que rodean los cristales laterales, las paletas de las manillas de las puertas pintadas del color del coche, las llantas de aleación de 16″ de 5 espárragos y con canal de 6″ 1/2 (que ya se montan en el Coupé y que ahora también son adoptadas no sólo por esta versión sino también por el 3.0 berlina).

Además del gran confort los Lancia k se distinguen por la originalidad de su línea, que presenta una agradable referencia a los Lancia de antaño. Por fuera, la elegancia de los coches queda destacada por detalles como la moldura de protección de los parachoques delanteros y traseros del mismo color de la carrocería.

Por último, se ofrecen algunos opcionales de prestigio para conseguir lo máximo en el sector de la fiabilidad y de la seguridad. Se trata del radionavegador, de los airbags laterales y de los faros de Xenón con corrector de geometría automática, que mejoran la visibilidad nocturna sin deslumbrar a los coches que viajan en sentido contrario.

Esta entrada fue publicada en Lancia, Salones del automovil. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario