La última novedad de Peugeot: el 301

La Marca reinventa su política de denominaciones de sus modelos alrededor del “0” central para responder a las expectativas de la clientela en todos los mercados. Dentro de su estrategia de internacionalización, Peugeot ha elegido para sus nuevos modelos de conquista, una terminación en “1” y estabiliza las denominaciones en “8” para sus futuras renovaciones de modelos.

Fue en 1929, con el 201*, cuando Peugeot inauguró las denominaciones de modelos con tres cifras, articuladas alrededor del cero central.

El sistema de denominaciones utilizado por Peugeot, fruto de su propia historia, se estructura de la manera siguiente:

– el cero central corresponde a la identidad de la marca Peugeot,

– el primer número representa el tamaño del segmento del modelo,

– la cifra de las unidades indica la generación del vehículo.

Este sistema evolucionó a finales de los años 90, al integrar grupos de dos letras para definir las diferentes carrocerías derivadas de un mismo modelo (CC y SW).

Desde 2005, también se enriqueció con los nombres con doble cero central con que se califica a los modelos de estructura alta como los 3008 y 5008.

El desarrollo internacional ha llevado ahora a la marca a reinventar su política de denominaciones.

Desde ahora, los modelos de Peugeot no cambiarán más de nombre con motivo de su renovación. La estabilización de los nombres simplifica la lectura de nuestra gama y facilita así su implementación.

El “0” designa nuestro código genético

El “0” central representa el código genético de la marca.

Esta numeración representa nuestra historia y la conservaremos para reafirmar nuestra notoriedad.

La primera cifra: el símbolo del segmento

La primera cifra, que designa el segmento del vehículo, se conservará sea cual sea el destino de comercialización del mismo.

La cifra final responde a nuevos desafíos, a nuevas ambiciones

La más amplia cobertura de mercados a nivel internacional propicia el lanzamiento de modelos de conquista en los segmentos más importantes de los mercados de mayor volumen.

Estos modelos se añaden a la gama Peugeot con nuevas denominaciones, siempre en números que acaban en “1”.

Concebidos específicamente para responder a las nuevas expectativas de los clientes, estos modelos de conquista, asequibles pero al mismo tiempo estatutarios, completarán nuestra oferta de modelos “8”.

Como el nuevo Peugeot 301, estos modelos, portadores de los códigos de diseño contemporáneos de nuestra marca, se caracterizarán, dentro de sus respectivos segmentos, por la calidad de su comportamiento dinámico y por el confort de conducción habituales en todo Peugeot, a los que se añadirán una robustez y una practicidad de uso más marcadas.

La construcción de las denominaciones terminadas en “1” será exactamente la misma que la utilizada para los modelos terminados en “8”, con una numeración de 3 o 4 cifras según el concepto de vehículo con:

– La primera cifra que sitúa el segmento del vehículo,

– el 0 o doble 0 centrales que definen la identidad de Peugeot,

– y la última cifra que será siempre un “1” o un “8”.

Los modelos terminados en “1”

Como el 201* calificado como robusto y económico en su época, el “1” representará a los modelos de la Marca asequibles y de alto valor percibido que correspondan a las expectativas de clientes que prioricen la practicidad de uso, la polivalencia y la racionalidad. Estos nuevos modelos completarán la gama “8”.

Los modelos en “8”

Todos los modelos que ya se designan con un “8” final, como el 308 o el 3008, conservarán su denominación cuando sean renovados y los actuales modelos “7”pasarán a denominarse con un “8” cuando sean sustituidos.

A lo largo de su historia, Peugeot ha sabido aunar, de manera única en el conjunto de su gama, exigencia y emoción. Sobre esta base se ha construido la Marca actual y sobre esta misma base se reinventará para extender su internacionalización y construir su crecimiento hacia el alto de gama asociando, como siempre, las cualidades racionales a las emocionales.

*El 201, proyecto número 201 de la Marca, jugó, en su época, un papel salvador para Peugeot en un difícil contexto económico. Los importantes medios industriales consagrados al lanzamiento de este modelo, punto de partida para una nueva generación de coches, contribuyeron a la estabilización de la Marca, cuyos productos se convirtieron, desde entonces, en sinónimo de innovación, elegancia, economía y robustez.

Esta entrada fue publicada en Peugeot. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario