20 años de tracción total en Volkswagen.

Con la llegada del invierno, las condiciones de conducción se hacen más difíciles. Ante el hielo, la nieve y, en general, bajo condiciones totalmente impredecibles, la tracción a las cuatro ruedas resulta idónea. En Volkswagen ya hace 20 años que la tracción total está disponible para el Golf. Además de en este modelo, Volkswagen proporciona tracción 4Motion en Passat, Passat Variant, Sharan, Touareg y Phaeton, y en Multivan, Caravelle y Transporter.

Syncro en el Golf: innovación
Si echamos una mirada al pasado, la primera versión con tracción total del Golf apareció en 1986. Siguiendo su tradicional política, Volkswagen puso a disposición del gran público una nueva tecnología. El Golf syncro brindó la primera oportunidad a muchos conductores de poseer un coche asequible con tracción óptima en todo tipo de carreteras.

Syncro en el Passat y en el Transporter
Dos años antes ya se había lanzado el Passat berlina GT syncro con tracción a las cuatro ruedas. El diferencial central del sistema compensaba las diferencias de velocidad de las ruedas, entre los ejes delantero y trasero, cuando se hacía necesario. Sobre suelo deslizante, este diferencial podía bloquearse para asegurar la tracción más óptima en ambos ejes.

Sin embargo, este sistema de tracción a las cuatro ruedas era también el más costoso; con el fin de fabricar el Golf syncro a un precio competitivo, se tuvo que recurrir a una nueva solución de ingeniería. Afortunadamente, Volkswagen ya había desarrollado una tecnología de tracción total para el Transporter, que se lanzó en 1985 y que pudo adaptarse al Golf sin problemas: el acople viscoso. Era capaz de conectar, sin apenas modificaciones, la tracción delantera del Golf con el diferencial del syncro del eje trasero y funcionaba de manera automática, sin necesidad alguna de intervención del conductor. La silicona líquida del acople viscoso permitía que los ejes delantero y trasero giraran a diferentes velocidades al tomar las curvas. Y cuando era necesario, por ejemplo cuando las ruedas delanteras se encontraban sobre hielo, podía transmitir de manera virtual el 100% de la potencia del motor al eje trasero.

El mismo principio tecnológico se adoptó tiempo después para el motor frontal del Transporter T4 y en la tercera generación del Golf. La carrera del acople viscoso siguió vigente hasta la introducción de sistemas de control dinámico electrónico del vehículo, con una reacción de extrema rapidez, como el ESP en el Golf IV; al mismo tiempo, con el identificativo nombre de syncro, desapareció de la carrocería del vehículo.

4MOTION en el Golf, Passat, Sharan y Multivan
El syncro inició el camino para un nuevo sistema con un nuevo nombre: 4Motion. El Golf, el coche compacto de más éxito en Europa, comparte esta tecnología con el Passat y Sharan, además de con el Multivan y sus hermanos de similares características técnicas, el Caravelle y el Transporter.

En todos estos modelos, un embrague Haldex controlado electrónicamente hace posible la conexión entre la tracción delantera y el eje trasero. Sus elementos centrales son un embrague multidisco y una bomba de aceite de pistón anular. A la más mínima diferencia de velocidad de rotación entre el eje delantero y el trasero, la bomba de aceite ejerce una presión que cierra el embrague multidisco con lo que las ruedas traseras reciben potencia de manera automática. Al mismo tiempo, los controles electrónicos del ESP supervisan el embrague Haldex. Cuando aparecen síntomas de que el ve hículo está perdiendo estabilidad direccional, el ESP abre una válvula de control entre la bomba de aceite y el embrague multidisco, interrumpiendo de esta manera la conexión entre los ejes delantero y trasero. Es por ello que el ESP puede frenar cada rueda de manera independiente con respecto a las otras, lo que evita los derrapes.

Los elementos electrónicos también pueden detectar cuando el vehículo está siendo maniobrado a poca velocidad y abrir la válvula de control en consecuencia. De lo contrario, el embrague Haldex podría ponerse en marcha cuando el vehículo estuviera siendo maniobrado con la dirección completamente bloqueada. Esto acabaría bloqueando la transmisión y causando, de manera eventual, un desgaste en los neumáticos. Pero esto no es lo único que hace la válvula de control: también dirige la transmisión del par de torsión mediante el embrague Haldex. De ese modo se tiene en cuenta que, en determinadas situaciones es contraproducente proveer de todo el par de torsión al eje trasero, lo que podría hacer virar al vehículo bruscamente. Los elementos electrónicos regulan la válvula de control, ajustando las características del embrague Haldex con el fin de ayudar a asegurar la conducción del Volkswagen, tal y como desea el conductor.

4XMOTION en el Touareg
En el Touareg también se usa una versión modificada del embrague multidisco. La diferencia presente en la última versión del off-road de Volkswagen estriba en que las ruedas traseras no sólo están controladas cuando las delanteras patinan; al contrario, la tracción a las cuatro ruedas es permanente. Este sistema se denomina 4XMOTION. Es un sistema de tracción a las cuatro ruedas, ofrecido de serie, que usa una caja de transmisión con cambio reductor off-road ajustable, así como un sistema de bloqueo del diferencial. Su bloqueo multidisco, controlado electrónicamente, y el diferencial del eje trasero (con opción de bloqueo) son usados de manera automática por la transmisión electrónica. En condiciones normales, el par se distribuye al 50/50. Y dependiendo de las condiciones de conducción, se puede transmitir toda la potencia del motor a uno de los ejes. Un interruptor de control, localizado en el salpicadero, sirve para activar el diferencial manualmente (al 100%). Un bloqueo electrónico del diferencial (EDL) distribuye la potencia en las cuatro ruedas, consiguiendo un ajuste óptimo de la distribución del par.

4MOTION en el Phaeton
En la berlina de lujo de Volkswagen, un diferencial Torsen®, que responde a la mínima variación en la velocidad de rotación de los ejes, es el responsable de la distribución del par motor. El sistema 4MOTION, de serie en el Phaeton, lo convierte en un genuino vehículo de tracción total gracias a su diferencial integrado y a la distribución 50/50 del par entre los dos ejes.

De esta manera, el nombre de 4MOTION se adecua a todos los sistemas tecnológicos que, a su vez se ajustan a la perfección a todos los requerimientos. En todos se gana en rendimiento y seguridad activa, tanto en superficie seca, como en mojada o incluso en hielo, permitiendo a los conductores afrontar la conducción en invierno con la máxima seguridad.

Esta entrada fue publicada en Volkswagen. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario